Edición Anterior: 8 de Diciembre de 2019
Edición impresa // La Ciudad
La encrucijada educativa en tiempos de cambios y transiciones
Las pruebas PISA o la educación como una herramienta de transformación
Cada vez que se conocen los resultados de las pruebas PISA, las opiniones públicas alzan condenas sin analizar el espíritu de las evaluaciones ni el contexto. Verónica Danelli y María Elisa Risé, educadoras y responsables sindicales en Suteba y Claudia Lajud, antropóloga y docente, analizan las evaluaciones estandarizadas y globales. Y piensan una educación para todos donde las PISA no influyen más que para descalificar a la escuela pública. Y manipular la educación como una mercancía.
Silvana Melo

[email protected]m.ar

En el final de un gobierno que deja al país con un 40,8% de pobreza, los resultados de las pruebas PISA asoman desde la globalidad para decir que más de la mitad de los alumnos de 15 años no comprende lo que lee y siete de cada diez no puede resolver un cálculo sencillo. Cuando la educación será la herramienta fundamental para no volver sobre sistemas que dejen en el camino a amplios sectores de la población, habrá que poner en discusión estos mecanismos de medición globalizados y estandarizados pero, fundamentalmente, las decisiones de estado que asignen recursos destinados a políticas públicas transformadoras. Y no a evaluaciones que no conducen a una educación que sea herramienta para la construcción de un país mejor. Para las PISA, Chile está en el tope regional y Argentina quedó apenas por sobre Panamá y República Dominicana. En el contexto actual latinoamericano, parece haber un mecanismo que funciona caprichosamente en la prueba y que hoy queda desnudo de toda desnudez.

Las PISA son pruebas internacionales estandarizadas que lleva adelante la Organización Internacional para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a 35 países entre los que la Argentina no logró entrar nunca. Los resultados que difunde son números nacionales. Si cada provincia quiere obtener datos segregados, cada ministerio debe suscribirse y pagar un canon anual de 45 mil euros. Sólo lo pagaron CABA, Córdoba y Tucumán.

Las pruebas ya cumplieron 19 años, miden "las competencias adquiridas por jóvenes de 15 años independientemente del nivel educativo alcanzado", como son a escala global, "buscan establecer un ranking de los sistemas educativos nacionales de cada país". Así lo explican Verónica Danelli, Secretaria General de la seccional Olavarría de Suteba y María Elisa Risé, Secretaria General adjunta, quienes analizaron con profundidad el sistema educativo con vistas a la incertidumbre de un futuro que está comenzando, con la excusa de las pruebas que no tienen incidencia en las aulas argentinas. Las mismas pruebas que se toman en Hong Kong y en Orán, por ejemplo.

"A partir del año 2011, han quedado en manos de Pearson, una de las mayores empresas privadas dedicadas a hacer negocios con la Educación: elabora estos exámenes, los corrige y además está contratada por la misma OCDE como asesora en el desarrollo de herramientas informáticas que luego vende en los diferentes países", subrayan. Entonces "no tiene mayor sentido verificar cuántos puntos, según estas pruebas, suben o bajan los países en esta suerte de ranking al medir la cantidad de puntos que obtienen las y los estudiantes en matemática o lectura, cuando estas pruebas responden al paradigma economicista de rendición de cuentas que el neoliberalismo pretende imponer en todo el mundo".

- ¿Es posible utilizar las mismas herramientas para medir el aprendizaje global de un chico o chica de Hong Kong que de la provincia de Buenos Aires o Santiago del Estero?

-Por supuesto que no. Los procesos de enseñanza aprendizaje se producen en contextos materiales, sociales y culturales diferentes. No considerarlos invalida cualquier conclusión sobre la calidad de la educación de cada país. Sin embargo, las pruebas estandarizadas internacionales como las PISA, fueron concebidas para evaluar los sistemas educativos de los países a partir de la evaluación de competencias de los estudiantes. Este criterio se corresponde con las prácticas y la metodología de enseñanza de los sistemas educativos de países como Estados Unidos. Después los rankings comparan cuestiones incomparables: ciudades con países; muestras integralmente formadas por estudiantes del secundarios con otras que incluyen alumnos de centros de formación profesional, países que hace varias décadas que tienen secundaria obligatoria con otros en que la obligatoriedad es reciente o no existe, países que tienen universalizado el nivel inicial con otros en los que no; países con escuelas de jornada completa y docentes con dedicación exclusiva, con otros con niños con 3 o 4 horas de clase diarias por falta de infraestructura. Un absurdo estadístico carente de rigor científico. Estas pruebas parten de una concepción homogeneizadora, como si existiera una única cultura y un solo modo de producción válido para el desarrollo de los pueblos, terminan valorando mejor a los sistemas educativos meritocráticos y desiguales, como el caso emblemático de Chile, que es el país que "mejores" lugares ocupa en PISA, pero que, como contrapartida, es el de mayor desigualdad social en el continente.

-Con los resultados de las pruebas Pisa en la mano ¿es posible pensar una política educativa que abarque a todos los sectores sociales?

-No fueron concebidas para eso. Las pruebas PISA otorgan un status en la proyección mundial. Utilizar esos datos para hacer una lectura de nuestro sistema educativo es un error. En nuestro país las pruebas estandarizadas se comenzaron a implementar en el año 1993, en pleno auge de políticas neoliberales. Se publicaban rankings de resultados por regiones, provincias y escuelas, lesionando y castigando a los destinatarios por los resultados obtenidos. Todo esto colaboraba a perpetuar el sentido sancionador de la evaluación. Luego de la sanción de la Ley Nacional de Educación en el 2006, se plantea otra mirada completamente diferente de las pruebas ONE (Operativo Nacional de Evaluación): se trataba de obtener información para luego poder diseñar políticas públicas que acompañaran las trayectorias de los alumnos. Los resultados les servían a las escuelas como insumos internos para analizar sus prácticas dentro del proyecto institucional . Los programas que surgieron fueron, por ejemplo, conectar igualdad, aulas virtuales, libros para las bibliotecas, programa nacional de formación permanente, entre otros.

-¿Cuál ha sido hasta ahora la utilidad del Operativo Aprender como una herramienta del gobierno?

Desde la llegada de la Alianza Cambiemos al poder en el 2015, el Estado Nacional dejó de ocupar un lugar central en la definición y concreción de la política pública educativa para empezar a ocupar un lugar de contralor de los resultados. El operativo Aprender rompe con la lógica de las pruebas ONE en tanto los resultados no se constituyen en insumos para el diseño de políticas públicas porque en ambos operativos de evaluación subyacen distintas concepciones de educación y de estado: las diferencia una impronta inclusiva, o excluyente y culpabilizadora en estas evaluaciones estandarizadas. Los resultados de las pruebas Aprender 2016 han sido utilizados para denostar la educación de gestión pública a través de grandes titulares en los medios de comunicación que inducían a creer que la escuela pública logra un rendimiento un 50% inferior que la de gestión privada. Estas prácticas meritocráticas entienden a la evaluación como una instancia punitiva que permite establecer un ranking de escuelas, culpabilizando en última instancia a estudiantes y docentes de los resultados sin poner en relación las condiciones estructurales y los recursos con que se cuenta a la hora de desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Basta recordar las palabras del presidente Macri cuando en conferencia de prensa, y frente a los primeros resultados de las pruebas dijo "hay inequidad entre el que puede ir a la escuela privada y el que tiene que caer en la pública". Una síntesis del valor adjudicado al sistema educativo público, una escuela para ellos ineficaz, donde los docentes son los culpables del fracaso y la evaluación es la solución a todos los problemas educativos.

-Más allá de las pruebas Pisa o del Operativo Aprender y de los resultados de ambos ¿cuáles son los cambios imprescindibles para una política educativa que permita torcer los rumbos prefijados para amplios sectores de la sociedad?

-Lo que planteás es un problema político, válido también para pensar la salud, la alimentación, la vivienda, y en general el conjunto de los derechos que entendemos deben estar garantizados para todes. Necesitamos recentrar la educación como un derecho social que debe garantizar el Estado. Esto implica un Estado capaz de concebir y llevar adelante un programa de gobierno que priorice a la educación, los recursos que le va a asignar para disponer escuelas seguras, capacitación de los docentes y todas las acciones que garanticen el acceso pleno a todos los niveles y modalidades de la educación de todos los ciudadanos durante toda la vida. Si entendemos la educación como una práctica política, la escuela se constituye en el espacio privilegiado de construcción de sentidos, un territorio de disputa por estos sentidos y concepciones del mundo. Esto exige concebir y proponer políticas que favorezcan la democratización de la escuela y del conocimiento. Superar el paradigma de escuela que reproduce el orden social exige no sólo recursos materiales sino también voluntad política y entonces, como decís, abrir la posibilidad de torcer los rumbos prefijados. Por estos días, la expectativa de un nuevo gobierno que recupere y ponga en la centralidad de su agenda los derechos sociales, se impone como una necesidad de millones de argentinos decididos a dar vuelta la página de esta repetida experiencia neoliberal que no debió suceder. Porque significó un retroceso doloroso para amplias franjas de la población. En eso estamos, con la voluntad de aportar a la reconstrucción de un país para todes.


Claudia Lajud: “Antidestino y para todos”

Así deberá ser la escuela, dice Claudia Lajud, antropóloga, docente, inspectora jubilada, con todas las energías puestas en llevar adelante proyectos de Educación Sexual Integral, por donde ve un camino interesante para abordar a los chicos y las chicas desenamorados de la aridez del sistema educativo. De las PISA dice que “son pruebas estandarizadas, aplicadas a todos por igual, en contextos absolutamente distintos y se pretende que los pibes de la ruralidad hayan hecho los mismos procesos que los del contexto urbano. Es tan compleja la realidad de la Provincia que aplicar una prueba estandarizada no es una muestra del proceso educativo. Es focalizar en lo que aprendió el alumno y lo que tenemos que focalizar es cómo enseñamos y lo que se aprende. La prueba de esto dice poco”.

Por eso, la PISA “nos entretiene y perdemos de vista que estamos en una situación de abismo generacional enorme. Hay que poner la mirada en la formación docente focalizando al alumno real, no al alumno esperado. Porque el alumno esperado es aquel que fuimos nosotros algun vez, pero no es el que va hoy a la escuela”. Ese alumno “tiene otros procesos cognitivos, de aprendizaje, con un contexto totalmente diferente”.

El ex ministro Alberto “Sileoni dijo que para que se implementara la Ley 1.420 de educación tardamos cien años; es decir que para que la secundaria sea realmente obligatoria vamos a tardar bastante”. Ahora, dice la antropóloga, “hay un dinamismo que no es el mismo que el del siglo pasado. Y estamos en problemas porque nos quedamos atrás. Más que preocuparnos tanto por ese tipo de evaluación nos tenemos que preocupar por la evaluación institucional: evaluar los equipos de trabajo, los diseños curriculares que aplican esos equipos, mirar a los alumnos en el contexto de su comunidad y en el aula; estas pruebas no nos hablan de eso”.

Después de estas pruebas, observa, “aparecen programas, enlatados, que se venden a los países para que se apliquen. Querer instaurar determinados programas pensados en otros puntos del mundo, es una mercancía. Todo esto perjudica a la escuela pública: cuando una familia ve estos resultados termina buscando lo mejor para sus hijos. Aunque también las escuelas privadas participan de estas pruebas, dan la imagen de que tienen más días de clase, mejores maestros”.

Para Lajud “hay que poner mucho foco en la formación docente. El responsable es el sistema, tenemos que hacer de la formación una cuestión muy seria. Y la formación debe ser continua. Tiene que estar pensada en el marco institucional. Y se necesita presupuesto. El 6% del PBI no alcanza y en ese sentido va a haber una gran disputa”.

La educación, dice, “debe ser antidestino y es para todos”. Pero “hay un sector político y social que entiende que la secundaria no es para todos. Porque la escuela no estaba pensada para todos”. Y ésa es una de las grietas reales que hay que zanjar.

MÁS TÍTULOS

La encrucijada educativa en tiempos de cambios y transiciones
Cuidado, puede convertirse en algo muy doloroso
Capítulo 16
El secretario de Desarrollo Económico habló de las ventajas comparativas de la ciudad
Mañana asumirán los ediles electos en el recinto de la Sociedad Española
La actividad se concentró en la Plaza Aguado
La novena reunión del año del ente se concretó el miércoles pasado
ENTREVISTA. Carola Patané deja la Dirección de Minería, pero continuará en la función pública
Hace dos semanas pudieron firmar la escritura de la tradicional sede
Uno de los vehículos fue secuestrado
En lo que va del año en el Partido murieron en siniestros viales 13 personas
Investigan la participación de otros dos delincuentes
Una propuesta en el barrio Luján
FUTBOL. Por la 16ª fecha de la Superliga, Boca Juniors visita a Rosario Central
Manuel Scacheri, volante de Racing
INFERIORES. En la Copa de Plata de la categoría Sub 19
COLONIAS Y CERROS. El Torneo "Clausura" se definió en Loma Negra desde el punto del penal
AUTOMOVILISMO. Son 60 los puntos en juego en el premio "Coronación" de APPS
FUTBOL. La final anual en primera división, se jugará desde las 17.30 en el estadio "Ricardo Sánchez"
Importante inversión para acondicionar el campo de juego del "Buglione Martinese"
BASQUETBOL. Se presentan hoy por la duodécima fecha de la Zona Sur del Torneo Provincial de Clubes
BASQUETBOL. El partido válido por la Conferencia Sur de la Liga Argentina 2019/2020 comienza a las 20.30
Néstor Ramírez, arquero de El Fortín
FUTBOL INFANTIL. La Copa Embajadores se cierra con con semifinales y finales
AUTOMOVILISMO. Terminó 9º en la serie y lo separan 16 puntos de Ever Franetovich
TOP RACE SERIES. Josefina Vigo, con Guillermo Otero de invitado, clasificó en el puesto 12º