Edición Anterior: 16 de Febrero de 2020
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. El impacto del nuevo sistema en la nueva ley de movilidad. La licuación de las jubilaciones y sueldos en actividad
El aumento previsional o jubilados que financian a otros jubilados, y el ajuste político aún adeudado
El peronismo errático o ideológicamente extraviado. Los ancianos dejaron de ser los "privilegiados" de Perón y pasaron a ser los depositarios del ajuste. Algunas compensaciones que hoy son apenas una promesa. La licuación de los salarios. El crimen de Villa Gesell y el lenguaje de redes.
[email protected]

El gobierno puso sobre la mesa un nuevo relato, el relacionado con el aumento a los jubilados, y con varias contradicciones y "trampitas", discursivas propias ya no solo del peronismo sino también de la política de estos tiempos en el que el relato viene sustituyendo los hechos objetivos.

Efectivamente, se dijo que el anuncio del viernes (con las dos estructuras clientelares, el Pami y la Ansés presentes) "beneficiaba" a uno 86 por ciento de la clase pasiva cuando en realidad el beneficio solo alcanza al 50 por ciento, un poco más de 2 millones de jubilados y pensionados.

La medida del gobierno pone en tela de juicio lo que se podría denominar el ethos peronista, que Perón simplificaba con aquella famosa frase "los únicos privilegiados son los ancianos y los niños", esto es, los sectores más débiles de la sociedad.

Bueno, aquí con los "viejos" están haciendo, y desde hace tiempo, una brutal "guerra del cerdo", como lo graficó Adolfo Bioy Casares o como cuando Perón le reprochaba a los jóvenes peronistas que "no era cuestión de andar tirando un viejo por la ventana todos los días".

Esta sociedad del nuevo milenio, tal vez esto viene desde mucho antes y podríamos ubicar esta guerra generacional y este afán de descartar la experiencia desde mediados de los Cincuenta, cuando nació el movimiento yuppie, una especie de "jóvenes" de entre 20 y 40 años, aproximadamente, soberbios, "jóvenes profesionales urbanos", como se los denominó originalmente, tecnócratas y socialmente insensibles.

En el país, los tuvo el alfonsinismo, luego el menemismo, también el macrismo, antes el kirchnerismo y ahora el nuevo gobierno. Saben mimetizarse en los movimientos políticos de masa, los subyuga el poder, son extraña e inmerecidamente ricos, pretenden aparecer como "progres", pero son tan conservadores como los que critican. Desprecian todo lo que les antecede, incluso la experiencia a la que descalifican con una premura asombrosa. Carecen de emociones y cualquier tipo de sensibilidad y cuantifican o cosifican todo.

Esta vez, desde el gobierno volvió a defaultear a los jubilados, un sector que ha ido perdiendo defensores políticos porque muchos de ellos terminaron migrando al espacio que ejerce el poder de turno. Hoy por hoy, los jubilados y pensionados son un sector paria de la sociedad que tampoco han sabido organizarse o sus dirigentes se someten a gremialistas a los que les interesa más la rosca política y los negocios que la defensa de los derechos.

La tablita descendente

El gobierno de Alberto Fernández, más allá de las buenas intenciones que pudiera tener, volvió a caer en el facilismo de aumentar levemente la mínima a costa de jubilados que cobran 20 mil pesos, esto es, la mitad de la canasta básica total.

Veamos algunos valores para ver cómo se produce esta transferencia de ingresos. Un jubilado de la mínima, que percibe un haber de 14.068 pesos, tendrá un aumento del 12,96 por ciento, pero uno que cobra 20 mil pesos, el aumento se reduce al 9,8 por ciento, en tanto que el que cobra 30 mil el aumento solo llega al 7,3 por ciento. Uno de 40 mil, un 6 por ciento y uno que cobra 50 mil pesos por mes, el incremento que percibirá será de 5 por ciento.

El problema no es solo el achatamiento de la escala salarial sino que además, los jubilados con haberes superiores a los 20 mil, irán perdiendo mucho dinero hasta terminar con una base imponible muy inferior para aplicar la nueva ley de movilidad cuando Dios y el Congreso lo quiera. Pierden plata ahora y la perderán aún más cuando comience a regir la nueva movilidad que va a sustituir la que el gobierno de Alberto Fernández eliminó para financiar un aumento a los de la mínima o para hacerle un guiño al FMI, o para lo que sea. Lo cierto es que los jubilados de 20 mil pesos de haber jubilatorio continuarán financiando los pequeños aumentos de quienes perciben la mínima. En fin, una ironía absoluta en nombre de la crisis y de la emergencia.

Lo peor y lo escandoloso es que todo esto iba incluido en la ley de Emergencia que aprobó el oficialismo con la complicidad de la mayoría de la oposición, Cambiemos, que hoy se rasga las vestiduras cuando ellos ayudaron a abrir la puerta a esta enorme y cruel injusticia. Como dijo Alberto Lestelle (El Popular, 14-2-20), "se puede ser solidario pero no injusto".

Promesas y cargos

Pero este ajuste peronista, casi una continuidad del gobierno anterior también tiene sus promesas compensatorias. Se dice que por 180 días se les va a congelar las jubilaciones a jueces, funcionarios y embajadores y que también se les va aumentar la edad jubilatoria estos mismos sectores y también a docentes que hoy, todos ellos, pueden jubilarse a los 60 años de edad. ¿Será así o es solo una promesa para compensar el impacto del recorte al resto del sector previsional. Total, el tiempo tanscurrirá sin novedades y todo esto caerá en el olvido.

Mientras tanto, no solo las jubilaciones se licuarán con el ajuste y la inflación sino que además los salarios del sector público y privado correrán la misma suerte. Ya existe una fuerte inquietud entre los trabajadores estatales porque vislumbran un panorama desolador mientras su propia dirigencia coquetea interminablemente con los gobernantes simplemente (¿sólo por eso?) porque son del mismo palo político.

Es indudable que el poder hipnótico del peronismo sobre la dirigencia sindical ayudará absolutamente a la concreción de este brutal ajuste.

Y, mientras se les ajustan los haberes a jubilados que no son de la mínima, la Ansés igualmente le pagó una factura política a un miembro de Unidad Ciudadana de Tandil, Darío Méndez, nombrándolo como jefe de la regional de la ciudad serrana, un cargo político innecesario que se podría haber cubierto con un funcionario de carrera. En fin, una muestra más de la insensibilidad de la política para la austeridad que sí les aplican obligatoriamente a los jubilados y pensionados. Y no habría que descartar el nombramiento de otro jefe en la Udai local. Por el momento solo corren versiones, pero en algún momento seguramente aparecerá el nombre.

El ajuste adeudado

Entonces, el sacrificio lo siguen haciendo los jubilados para ayudar a los que cobran menos o para satisfacer las demandas del FMI de reducir el gasto público, pero ¿y la clase política cuándo hará el suyo?.

Por el contrario, mientras los pasivos se ajustan el cinturón, la clase política vive como la nobleza inglesa o española.

(Y tanto es así que el rey Felipe de España le dijo alguna vez a su esposa Leticia que él tenía un vestidor tan grande como el departamento en el que ella vivía o en el que podría residir un diputado sueco, algo así como unos 40 metros cuadrados de superficie mientras algunos polílticos o sindicalistas residen en countries o mansiones hollywoodenses)

Argentina es un país con un tercio de la población en estado de pobreza, pero con una clase política en general que vive en una grosera y escandalosa desigualdad.

Y mientras pululan nombramientos y nepotismos de toda índole, el sistema le continúa debiendo a la gente el ajuste político que se necesita. Por ejemplo, la unicamerabilidad en la Provincia, tal como existe en gran parte de los estados federales, el recorte a la mitad de la cantidad de legisladores en todos los niveles del Estado, incluso en los concejos deliberantes, la eliminacion de las Paso que se llevan unos 5.000 millones de pesos de manera innecesaria, un límite para los "asesores" de diputados y senadores, tanto nacionales como provinciales, reducción del monto de las dietas en todo los órdenes del Estado y algunas cosas más.

¿No parece más lógico y humano todo esto que hacerles financiar a jubilados y pensionados de 20 mil pesos el ajuste del gasto público?.

El reclamo de un ajuste político se ha ido transformando en una especie de grito en el desierto porque jamás hubo un gobierno que impulsara algo semejante. ¿Es que están todos en la misma sintonía?. Es que la politica es una estructura superior que sitúa sus propios códigos por encima de las pautas programáticas de cada partido?.


¿Caducar o morir?

La palabra cayó como un hachazo sobre las almas de los argentinos que todavía no pueden despertar de esta terrible pesadilla de verano geselliano. El rugbier había hablado de Fernando, se había acercado nuevamente al lugar del crimen, casi como un protocolo de una clásica novela policial, y les había informado a sus compañeros "de equipo", que ya estaba la ambulancia y que el pibe "caducó".

La expresó, así, como entre puntos, fríamente, como si el concepto portara una elocuencia absoluta. Todos iban a entender porque hablaban el mismo idioma.

La vida de un joven de 18 años se había tornado en apenas un trámite o una autorización, o una suscripción de las redes sociales, que de pronto había "caducado".

No dijo "murió" o "está muerto" porque esa palabra lo remitiría a la realidad objetiva, a la contundencia de otra semántica y al mismo final de la vida, algo que ellos querían eludir. El objetivo quizás era ese, degradar la vida hasta los suburbios cibernéticos de un trámite de red o del fin de la utilidad de una cosa. Los productos o los trámites caducan, pero no una vida.

De pronto Fernando Báez Sosa se había transformado en eso, algo que había "caducado", lo que implicaba una pérdida de validez o utilidad por el paso del tiempo. ¿Qué manera asombrosa de degradar una vida al mundo de las cosas sumergiéndola en el ámbito de lo intrascendente, no?.

Las palabras son re-presentaciones de la realidad, y suelen tener ese poder a veces sanador, en otras escondedor o elusivo de realidades que se tornan insoportables.

Había dicho "caducó", intentando despojarse todo el patetismo que significaba haberle quitado la vida a patadas a otro joven de la misma edad y que recién comenzaba a transponer el umbral de un mundo tan cruel y feroz como el de las conductas de sus victimarios.

"Caducó", dijo, y la palabra los arraigó aún más en el clima de indolencia en el que quizás vienen transitando sus propias vidas de redes, de cosas, de impunidad, pero ausentes de trascendencias.


Política y cambio cultural

Alguna vez, en la década del ‘80, cuando el país gozaba de la recuperación de la democracia, un diputado nacional (no importa el nombre) "apretó" a un encargado de un depósito de automóviles en Capital cuando fue a buscar el suyo al que se lo habían llevado por estar mal estacionado. "Ma’ sí, yo lo dejo por un ratito, total vengo enseguida", le habría dicho a su compañero suponiendo que o bien podía zafar o bien su cargo le confería la impunidad suficiente para dejarlo en infracción.

El legislador quería llevárselo sin pagar un solo peso de la multa. El encargado, ya harto de soportar presiones le respondió algo irritado: "hasta hace un tiempo tuvimos que aguantarnos a los militares, ahora son ustedes...¿Hasta cuándo vamos a soportar gente que solo quiere privilegios?...Pague y se lo lleva", le espetó.

En realidad, hubo (no sé si muchos o pocos) políticos a los que no les dolió la dictadura y la pérdida de las garantías republicanas. Creyeron que el golpe fue una maniobra para aplicar un modelo económico y nada más y que el cambio era sustituir a quienes ocupaban ese lugar tan deseado en el mostrador del poder, allí donde se decide y se goza de otra vida diferente a la del resto de la sociedad.

Suponían que la democracia se basaba sola y exclusivamente ya no en un cambio de sistema sino de actores, y no la modificación de una forma de vida, un cambio cultural y político, sino la recuperación de los privilegios que antes poseían y que de pronto habían perdido en manos de los uniformados. Por lo tanto, estimaron que recuperar la democracia sería como recuperar ese paraíso perdido colmado de privilegios.

Algo parecido suele suceder con los gremios. Efectivamente, un filósofo ruso, harto de soportar al nuevo zarismo del sistema comunista soviético, llegó a decir que la aspiración de muchos dirigentes obreros era la de ocupar el espacio de poder de la burguesía. El veía como los "revolucionarios soviéticos" se habían ido transformando en una suerte de nobles similares al zarismo precedente. Como vemos, la paradoja es universal. Solo cabe observar detenidamente las "inmerecidas y enigmáticas riquezas" de funcionarios, gremialistas y empresarios argentinos para sacar estas conclusiones.

Por lo tanto, el ajuste político apuntaría a ello. Primero, a que el costo del recorte -si es que hay que hacerlo- no recaiga siempre sobre los mismos y segundo a propender a un cambio cultural en el que la riqueza desproporcionada mientras muchos soportan insoportables escaseces sea algo ignominioso, casi una carga, y no el emblema de éxitos tan turbios y tan difíciles de explicar como los propios orígenes de sus patrimonios.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 26
Comenzará el miércoles 19
ESCENARIO POLITICO. El impacto del nuevo sistema en la nueva ley de movilidad. La licuación de las jubilaciones y sueldos en actividad
Entrevista con el presidente del consejo de administración de Coopelectric, Ignacio Aramburu
Repercusiones por el asesinato de Fernando Báez Sosa
Se acordó un aumento del 18 % en las tarifas del flete de cereales
Un fallo unánime de la Corte Suprema otorga a reconocerles el derecho a las asignaciones por embarazo y la AUH
Según las fuentes consultadas, hubo un leve crecimiento en relación con lo que sucedió en el 2019
ABO. Torneo de Verano de Primera División
BASQUETBOL. Se cierra hoy la cuarta fecha de la segunda fase del Torneo Provincial de Clubes
FUTBOL. Los equipos olavarrienses se enfrentan hoy desde las 20, por el Torneo Regional Amateur
TURISMO PISTA. Clase 1 en Buenos Aires
Correcaminata "Todos por Lauti"
KARTING. APPK Olavarría comienza a desandar la temporada con más de 100 pilotos
Será inaugurada en fecha a confirmar por las autoridades municipales
GOLF. Fourball a la americana
FUTBOL FEMENINO. Se juega en Santa Agueda, a las 17.30