Edición Anterior: 23 de Febrero de 2020
Edición impresa // La Ciudad
El ingeniero Eduardo Cerdá en Olavarría, en la ruta de la agroecología
Por una agricultura "que vuelva a generar arraigo" y "sin agroquímicos"
Organizada por el Renama y el Municipio, el ingeniero agrónomo Eduardo Cerdá protagonizó una actividad en Olavarría que coloca a la ciudad en el camino de la agroecología. Cerdá fue nombrado director de Agroecología en el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación. En el marco de un modelo de agroindustria que ya casi no produce alimentos y utiliza 500 millones de litros de agrotóxicos por año. La agroecología busca un campo diverso que produzca alimentos sanos y seguros. De estas cosas habló Cerdá con EL POPULAR.
Silvana Melo

[email protected]

Olavarría inició el viernes un camino complejo y esperanzador hacia la agroecología. En medio de un modelo de producción que se torna inviable porque se enfrenta directamente con la vida, la misma Olavarría que quemó los pastos en la vera del Tapalqué, dentro del más bello y populoso parque de la ciudad, con glifosato, hoy busca un sendero que aleje a la práctica de la agricultura del uso indiscriminado de agrotóxicos. La presencia del ingeniero agrónomo Eduardo Cerdá en la ciudad es un primer paso fundamental para un cambio que primero debe pasar por la cabeza y el corazón de los productores para que después esa convicción presione hacia arriba.

Cerdá, que descubrió la agroecología a través de un posgrado en la Universidad de La Plata en 1997, fatiga durante 23 años un camino que ha sido muy áspero por un contexto que empujaba con corriente contraria. Sin embargo, en los últimos años la Argentina –uno de los países más fumigados del mundo- llegó al punto de inviabilidad de su sistema productivo cuando gran parte de su tierra cultivada se destinaba a forrajes y combustibles y no a alimentos. Con un castigo feroz a la tierra y la utilización indiscriminada de millones de litros de sopas de veneno que afectan seriamente la salud y la vida.

El viernes el ingeniero agrónomo –que también caminó a contramano de la mayoría de sus pares- llegó también como flamante funcionario nacional, nombrado en el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca que dirige Luis Basterra. Cerdá tendrá a cargo una oficina novedosa y que rompe con los preceptos estructurados de un Ministerio que estuvo a cargo, en el gobierno anterior, del presidente de la Sociedad Rural: fue nombrado director de Agroecología. En un reconocimiento institucional del avance de esta forma de producir sana y segura, libre porque no endeuda a los productores ni los encadena a paquetes tecnológicos.

El ingeniero agrónomo llegó a Olavarría con pergaminos para mostrar: La Aurora, de Benito Juárez, es referente mundial en agroecología. Y las experiencias en Guaminí, Bolívar, Lincoln, entre otras tantas. 23 municipios ya dentro del Renama, esa red que él fundó y a la que ya se asoma Olavarría.

"Es la quinta vez que se hace la semana de la agroecología y se nos acercaron funcionarios del gobierno de Olavarría y del IDEB; les interesó mucho y preguntaron cómo había que hacer. Les recomendamos armar una charla para hablar con un grupo de productores que estuvieran interesados. Y seguramente Olavarría se va a sumar a los 23 municipios que integran el Renama y que están decididos a comenzar un cambio en la producción", relató Cerdá, horas antes de llegar a Olavarría.

-¿Qué expectativa tiene a la hora de llevar adelante desde el estado aquello que durante años luchó desde el llano, con tanto esfuerzo?

-Es interesante, después de tantos años, de lo que hemos hecho en los municipios, de la construcción de la red; ahora se suma Tres Lomas, son 23 los municipios y hay pedidos de otros 20 más. Eso implica la intención de realizar experiencias agroecológicas, gestionar para no utilizar agroquímicos en espacios públicos y fomentar alguna ordenanza sobre la producción agroecológica. Una experiencia que venimos haciendo como Renama en Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Formosa, con pedidos de San Luis, Neuquén, Santiago del Estero. Y como Renama nos superaban los pedidos, entonces es interesante poder trabajar desde el estado, más cuando se creó una Subsecretaría de Agricultura Familiar y Desarrollo Territorial y lo que nosotros hacemos también es agricultura familiar, en un modelo que no contamina, baja los costos y es de mejor calidad. La idea es que se visibilice más, que se puedan atender todos los pedidos con la estructura que tiene el estado, con los equipos técnicos. Es una construcción desde los municipios y los productores hacia arriba, una muestra de cómo debería ser la agricultura de los próximos años. Disminuyendo cada vez más el uso de agroquímicos, porque cuando se habla de buenas prácticas no se habla de no usarlos.

Campos adictos

El modelo agroindustrial implica "aplicar cada vez más productos biocidas que se incorporan a los suelos, plantas, animales, alimentos, al agua, a la atmósfera y a nuestros cuerpos", dice Cerdá. La mayor parte de la superficie cultivada está ocupada por maíz y soja "con una fuerte tendencia al monocultivo, perdiendo de vista la presencia de plantas recuperadoras de la fertilidad como pasturas y leguminosas, y sumado a la creciente caída en la efectividad de los agroquímicos, cada año se aumentan las dosis y se combina varios productos químicos con mayor cantidad de aplicaciones". De ahí el concepto de Cerdá de la adicción de los campos, que necesitan cada vez más. La adaptación y resistencia de insectos, hongos y malezas, dice el ingeniero agrónomo, dispara las dosis y las concentraciones: "de 3 litros por hectárea de glifosato al 48 % usados en 1996, hoy se están usando casi 14 litros por hectárea de glifosato por encima del 60 % de promedio, con mezclas de químicos que hacen muy difícil conocer su impacto biológico". En 1990 se aplicaban "38 millones de litros de agroquímicos; hoy son 500 millones, un aumento de más del 1300%. Sin embargo, el área cultivable aumentó poco más del 50%, de 20 a 37 millones de hectáreas".

Y a la hora de los números, más allá de que "estas sustancias rompen los equilibrios ecológicos, llevan al productor a gastar más dinero, hasta 4 veces más de lo que se gastaba en los años ’90, en el caso de trigo, para producir solo el doble de rendimiento". Y se pregunta: "¿a quién le queda esa diferencia? ¿Y qué pasa cuando las condiciones climáticas no acompañan? ¿Quién es el que arriesga?". No en vano en 16 años desaparecieron 80.000 productores en la Argentina, en un proceso de concentración de la tierra que expulsa a los productores del campo.

El mensaje que Cerdá lleva a los municipios y que fue central en Olavarría es la invitación a una agricultura "que vuelva a generar arraigo: con productores y productoras en los campos, pensando la complejidad ecológica, biológica, química y física de los bienes naturales, con uso de las mejores máquinas y herramientas, con la inclusión de la ganadería como complemento, sin depender ya de pocos cultivos: el campo debe ser diverso", asegura.

Lo que queda, entonces, es "seguir aumentando el uso de agroquímicos o practicar una agricultura de todo el territorio con mayor calidad. Con menos deterioro del ambiente, con la convivencia entre el campo y la ciudad".

Poderes

-El poder político hoy tiene un rumbo algo contradictorio, que puede complicar su trabajo en Agroecología. En la mesa contra el hambre participó Syngenta, por dar un ejemplo. Y no hay demasiadas señales concretas más allá de la creación de esta Dirección. ¿Teme que pueda convertirse en víctima de esa contradicción?

-Hay mucho desconocimiento, también. Creo que Syngenta ya no está más en la mesa. De todas maneras nuestra idea siempre es avanzar donde nos invitan pero siendo propositivos. Vamos a buscar un articulado con las organizaciones que son las que pueden poner freno cuando el rumbo se va torciendo.

-¿Cómo se enfrenta con el poder real, con instituciones como Sociedad Rural, AAPRESID, entre otras, que son las que pierden en esta historia?

-No me enfrento. Y a esta altura, ellos están copiando lo que nosotros hacemos. Vos ves que la bolsa de cereales divide por zonas los mapas de rentabilidad agrícola y si mirás bien, con el esquema de altos insumos, sólo las zonas de alto potencial resultan viables para producir trigo, maíz y soja. Que son las que generan los rendimientos necesarios para cubrir los costos. ¿Y el resto del país? Hay muchas zonas donde no se pueden producir estos cultivos porque no cubren los costos. Pero eso es así desde una determinada mirada, la del modelo químico industrial. Entonces dicen no nos podés aumentar las retenciones porque no nos queda nada y vos querés sacarnos más. Pero es que con estos costos no pueden producir en ningún lugar del país. Entonces, que se cobren impuestos a los agroquímicos. Que fomenten la agroecología, no cobrando impuestos a los que practican este tipo de cultivos. Te dicen tengo que mejorar el suelo y necesito créditos para comprar fertilizantes. No, así no se mejora el suelo. Se lo mejora con otros cultivos. Entonces ya no pueden defender el modelo, no se puede sostener.

-Entonces las que hacen el lobby son las empresas, las que imponen el paquete tecnológico.

-El productor lo entiende. Mira y dice cómo compré todo esto… con las instituciones se podría ir negociando. Pero lo más difícil es con lo que están vendiendo. El paquete tecnológico no es necesario. Nosotros apuntamos a la menor cantidad de necesidades posibles. Y a tener más tiempo. La Agroecología no es una alternativa, es la visión de la agricultura de los próximos años que deben abrazar los productores, profesionales, vecinos, el país y la región. Porque a esta altura encontramos los agroquímicos en el aire, en el agua, en las nubes, en los ríos. Esta es una tecnología de muy difícil control.




Sin venenos


Según el censo Nacional Agropecuario de 2018 hay 250.881 unidades productivas en la Argentina.

Cerdá cree que "cada unidad aplica 2.000 litros de agroquímicos por año".

Existen 5.277 unidades productivas "agroecológicas, biodinámicas u orgánicas, el 2% del total". En estas unidades "se está evitando la aplicación de casi 10 millones de litros de agroquímicos".

Es decir: "promover la transición hacia la Agroecología de los establecimientos agrícolas a través de políticas públicas, reduciría el uso de agroquímicos e impactaría positivamente en la balanza comercial del país y en la salud de millones de personas y de ecosistemas".

MÁS TÍTULOS

Capítulo 27
Abarca a provisionalidades y suplencias 2020
El ingeniero Eduardo Cerdá en Olavarría, en la ruta de la agroecología
ESCENARIO POLITICO. El dilema massista. Camporistas y mercantiles vuelven a la Cooperativa. el dificil equilibrio del poder
El debate en el HCD de cara a la audiencia pública del 4 de marzo
Juegos, artesanías y música, en el primer día del evento
IGLESIA DEL AVIVAMIENTO. Ricardo y Patricia Rodríguez serán oradores centrales de "Un día con el Espíritu Santo"
El presidente de la Asociación de Propietarios del Parque Industrial, Alberto Nievas, habló de la caída del sector en los últimos años
"Mi amigo Manuel", el libro que muestra el perfil más humano del Creador de la Bandera
LIGA ARGENTINA. Estudiantes recibe a Central Entrerriano de Gualeguaychú
FUTBOL. Los equipos olavarrienses se presentan hoy como visitantes, en la cuarta fecha del Torneo Regional Amateur
PRIMERA DIVISION. Arranca hoy la tercera fecha del torneo "Apertura"
Atlético Tucumán se lo empató a Lanús en un final frenético
Jeremías Sandrini, queriendo volver a ser
INFERIORES. Los equipos de la Zona "B" debutaron en el "Preparación"
TURISMO NACIONAL. El piloto de Olavarría realizó un gran trabajo en Bahía Blanca
Jeremías Sandrini & Giovanni Lo Celso
FUTBOL FEMENINO. El equipo local jugará hoy ante Aldosivi, en la definición de la Copa de Campeones