Edición Anterior: 4 de Abril de 2020
Edición impresa // La Ciudad
El primer caso de coronavirus en la ciudad despertó polémica en las redes sociales
Temor, falta de empatía y desconocimiento: la estigmatización al enfermo y el dedo acusador
Acusaciones, amenazas e información errónea. El primer caso de Covid-19 en Olavarría generó toda clase de comentarios en redes sociales. El comportamiento individual y social ante esta pandemia, desde la mirada de la psicología.
No acababa de conocerse el primer positivo de Coronavirus en nuestra ciudad que ya las redes sociales habían explotado con toda clase de comentarios que, incluso, llevó a la propia familia del paciente a dar respuesta y llevar tranquilidad.

Temor, falta de empatía y desconocimiento hacia un "enemigo invisible" que obligó a modificar nuestras vidas y que produce ansiedad e incertidumbre. Ahí aparece la estigmatización hacia aquel que padece la enfermedad y el dedo acusador de quienes buscan culpables con nombre y apellido.

Acusaciones, amenazas e información errónea. El primer caso de Covid-19 en Olavarría generó toda clase de comentarios en redes sociales. El comportamiento individual y social ante esta pandemia, desde la mirada de la psicología.

"Esta situación de emergencia sanitaria y pandemia producen estrés y preocupación en la comunidad. Nos encontramos ante una amenaza que es invisible y que genera muchos mecanismos estresores, de ansiedad, de inseguridad y de temor. Y esto requiere de cierto procesamiento interno de este tipo de cuestiones que no todos pueden procesar ni tramitar de la misma manera. Es ahí donde entra en juego el estigma", analizan las psicólogas Agustina Ciprés y Mariana Galli.

El estigma "es una condición, un rasgo o un atributo negativo y descalificante, en este caso se da hacia aquel que padece Covis-19. Así, parecería que el ‘enemigo invisible’ o esta amenaza que no puedo canalizar de otra manera termina materializándose en la persona, depositando allí todo lo negativo que he ido construyendo en relación a esta enfermedad. Esto termina volcándose equívoca y fallidamente en un sujeto, en una familia, no siendo un mecanismo sano bajo ningún punto de vista", sostienen las profesionales.

Hacer visible ese "enemigo invisible"

Olavarría tuvo el jueves su primer caso positivo de Coronavirus, una situación que no era inesperada pero que no dejó de generar aún más preocupación. Antes que el Intendente diera la conferencia de prensa, las redes sociales se transformaron en canales de información falsa, datos erróneos, elucubraciones de todo tipo, escraches y hasta amenazas.

La situación obligó a que desde el Municipio se repudiara el accionar de aquellos que hicieron circular "datos del paciente, fotografías en tono amenazante, a modo de ‘escrache’ o informaciones que no son verídicas. El coronavirus es una nueva enfermedad y nadie elige enfermarse. Todos estamos en condiciones de contraerla y por ello debemos respetar la privacidad de los pacientes y sus familias".

La situación generada en las redes sociales llevó también a que el propio hijo del paciente hiciera un video que se viralizó instantáneamente. Allí, salió a aclarar que su padre "hizo una cuarentena de manera ejemplar" y declaró que detrás de él y su esposa –quien fue internada el mismo jueves- "hay una familia".

La psicoanalista Isabel Figueroa también habla de un "enemigo invisible" y de la angustia que esto genera. Miedo, incertidumbre y ansiedad son los condimentos en medio de una pandemia que vive el mundo entero.

Es en este contexto que "aparece la angustia y la respuesta de los sujetos, que ya es un modo posible de hacer con la angustia. Entonces el enemigo invisible se transforma en algo ubicable en el contexto social, y esto ya es una respuesta posible frente a lo que nos angustia".

Figueroa define la realidad actual como una "pesadilla en estado de vigilia", una especie de síntesis "de lo que nos toca vivir y cómo nuestra vida se transformó en una pesadilla que no sabemos exactamente cuándo comenzó".

La pesadilla "por lo general tiene como característica que si todo sale bien nos podemos despertar y allí termina, concluye. Pero hoy podemos decir que nos cuesta todo: dormir y despertar a la realidad que nos impone como una pesadilla continua, sin corte".

Plantea que "las personas, los sujetos, poseen una tendencia marcada en suponer que el mal está en el prójimo, siempre visto como un enemigo, nuestra época es una época paranoica que como tal incita a la violencia. Entonces, frente a la angustia que genera ese enemigo invisible es necesario que alguien lo encarne, esta circunstancia resulta tranquilizadora pero problemática a la vez".

En este contexto, "por suerte, y como lo entiende el psicoanálisis: hay una posibilidad para la invención, para que cada uno pueda llegar a una respuesta singular atravesando la angustia efectivamente, sin que ellas fueran la violencia y la discriminación. Resulta imposible no citar a Freud: ‘El papel del psicoanálisis es procurar que el neurótico no le sume a las miserias de la vida, la miseria de su propia neurosis’. Para resumir con una frase convertida en deseo viral diría "que la pandemia nos una. Que el amor nos salve".

Información en tiempos de pandemia

"La falta de conocimiento o la excesiva información es uno de los puntos asociados al estigma. Por eso es muy importante que en estos tiempos de explosión mediática, de circulación desmedida de la información podamos manejarnos solo con la información oficial, de primera mano y haciéndonos cargo también de nuestras emociones y de nuestras sensaciones en relación a la información, considerando incluso que desde el Municipio se han establecido líneas telefónicas para contener a las personas, para poder hablar de esta situación", explica la psicóloga Agustina Ciprés.

Y asegura que "una de las maneras de poder evolucionar como sociedad, de salir resilientes de toda esta situación está en poder comportarnos empáticamente con el otro, pudiendo entender que nadie está exento de que esto le pasa al otro, mañana me puede pasar a mi".

De allí que "es muy importante como sociedad que podamos trabajar juntos en detener este estigma y que como comunidad podamos salir fortalecidos luego de esta crisis. La gente, ante estos procesos de movilización interna tan grande, tiende a buscar en alguien un responsable a quien castigar y rechazar", declara.

Y menciona a la psicoanalista Mónica Cruppi, que habla de que el desafío producto de esta problemática social "está en poder realizar cierta deconstrucción del sujeto posmoderno, individualista, centrado en sí mismo, para poder realizar el movimiento hacia un sujeto solidario con conciencia de nosotros".

En este sentido, las profesionales Agustina Ciprés y Mariana Galli proponen que "hay que trabajar estos puntos en donde consideremos al otro y a la familia de esa persona que se enferma. Pensemos empáticamente y consideremos que nadie está exento a que esto pueda sucederle. Con amor, con respeto y solidaridad podemos evolucionar hacia una sociedad resiliente luego de que esta crisis pase".

MÁS TÍTULOS

Funsaga reabrirá la atención al público el próximo lunes
"La economía argentina deberá bucear en sus propias virtudes y defectos", señala
Según un mapa online, el movimiento en la ciudad bajó casi un 35 por ciento
Así lo manifestó el nuevo secretario de Trabajo, Lucas Miriuka quien se mostró inflexible para exigir el cumplimiento de las normas
El primer caso de coronavirus en la ciudad despertó polémica en las redes sociales
Para el Hospital Municipal
El BCRA dispuso que atiendan también hoy y mañana
Buena en lo colectivo, no tanto en lo individual
Emiliano Boffelli
INFORME PARTE 3. Racing disputó hace 25 años el Campeonato Sudamericano de Clubes Campeones en Colombia
FUTBOL. Omar De Felippe, entre Malvinas y el Coronavirus
BASQUETBOL. Alejandro Diez es actual jugador de Platense en la Liga Nacional
AJEDREZ. Torneo a través de la web