Edición Anterior: 24 de Mayo de 2020
Edición impresa // La Ciudad
El mercado está retraído y el dólar se disparó por la pandemia, lo que obliga a pensar en un nuevo escenario
Mientras buscan rever valores de inmuebles, los martilleros pedirán extender la actividad
Aunque pudieron reabrir a principios de mes, las inmobiliarias solo pueden cobrar alquileres y por eso elaboran un protocolo que les permita extender su actividad y comenzar a mostrar propiedades. Además, con un dólar en disparada deben definir un nuevo valor de referencia en los precios de los inmuebles. "Hoy, una casa de 100 mil dólares representa unos 13 millones de pesos. Eso es una locura", dijo el secretario del Centro de Martilleros de Olavarría, Marcelo Corleto.
Sin dudas la pandemia planteó un nuevo escenario para los martilleros. Un mercado fuertemente retraído y la disparada del dólar obligan a repensar la actividad de cara a este año.

Las inmobiliarias debieron cerrar cuando se decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio en todo el país y reabrieron a principios de este mes en nuestra ciudad, aunque solo para poder cobrar los alquileres. Es decir, mantienen una actividad muy acotada y que no representa los mayores ingresos.

En este contexto, pedirán extender la actividad y para ello elaboran un protocolo que será enviado al intendente Ezequiel Galli para que lo eleve a la Provincia, de acuerdo a los lineamientos estipulados para la habilitación de actividades.

Mientras tanto, los martilleros deben definir un nuevo valor de referencia de inmuebles en un mercado que se vio modificado producto de la pandemia.

Retracción y disparada del dólar los obliga a rever los valores en el mercado. "Una casa que hoy está a 100 mil dólares representa 13 millones de pesos, y eso es una locura", analizó el secretario del Centro de Martilleros de nuestra ciudad, Marcelo Corleto.

De acuerdo a un estudio que realizó el Observatorio Inmobiliario de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi), solo una de cada diez inmobiliarias logró vender una propiedad. "Nosotros solamente podemos trabajar para el cobro de alquileres", reiteró Corleto. Solo de esta manera pudieron reabrir sus puertas a principios de mayo, razón por la cual cualquier otra transacción no está permitida.

La encuesta realizada por Camesi a más de 2700 operadores expone que desde el inicio de la cuarentena el pasado 20 de marzo, "el mercado inmobiliario, al igual que otros sectores, entraron en una parálisis que, con el paso de los días, se profundizó. Es por eso que no sorprendió a los operadores que fueran prácticamente nulas las ventas y los contratos de alquileres durante este período".

El relevamiento muestra que "el 9% de los operadores consultados pudo concretar contratos de alquiler, y sólo un 7% alguna operación de compra-venta".

Contexto

"Estamos en un contexto inédito de incertidumbre producto del ‘stand by’ de toda la economía. Hoy carecemos de valor de referencia de los inmuebles, el coronavirus destruyó el mercado, hay que volverla a reconstruirlo trabajando en definir los valores del mercado entre la oferta y la demanda", evaluó el presidente de Camesi, Alejandro Ginevra.

Desde el Centro de Martilleros de Olavarría, Marcelo Corleto se ubicó en la misma línea. "En realidad hay que analizar dos factores. Por un lado, entiendo que la gente en situación de crisis se retrae y no busca hacer una inversión o tener un gasto extra, ya de por sí este comportamiento se da de manera natural. Eso, acompañado a un nuevo escenario: hace unos días nos reunimos algunos martilleros para hablar de las tasaciones y la necesidad de rever los valores ante un dólar que se disparó en los últimos meses".

Esta situación está siendo analizada por los martilleros. "En Buenos Aires, por ejemplo, analizan bajar un 20 o un 40 por ciento los valores. Algunos hablan de que es una burbuja que tiene que volver a la realidad. Hoy, la gente gana la mitad del sueldo si se mide en dólares. Incluso, Argentina a diferencia de otros países que están en mejor situación, no tiene líneas de crédito accesibles. Un sueldo básico de 25 mil pesos en agosto, pasó ahora a 35 mil pesos, pero en dólares es mucho menos".

En el contexto actual que envuelve a la actividad, Corleto adelantó que desde el sector trabajan en un protocolo que les permita comenzar a mostrar propiedades en alquiler o en venta. "Eso implicaría arrancar un poco con la actividad".

En Olavarría, "hay gente que se tenía que ir del lugar donde vivían porque los dueños necesitaban la casa y hasta el momento no se han podido mudar".

También hay otra realidad: "a septiembre no hay desalojos ni aumentos", porque una resolución a nivel nacional lo impide. Es así que hay quienes mantienen alquileres atrasados o que han podido acordar abonar una parte del valor mensual en el marco de una economía prácticamente paralizada. Otros, en cambio, han mantenido el pago del alquiler al día con la intención de no generar deuda en los próximos meses.

MÁS TÍTULOS

ESCENARIO POLITICO. La política en tiempos de pandemia y a puerta cerrada. El albertismo, el pichettismo y el desembarco de Lousteau en Olavarría.
Hablan los jefes regional y distrital, una investigadora docente y una dirigente de Suteba
El mercado está retraído y el dólar se disparó por la pandemia, lo que obliga a pensar en un nuevo escenario
Con el apoyo de la oficina local del INTA, la actividad se concretó a través de la red social Instagram
Desde las casas de electrodomésticos coinciden en que la pandemia no tuvo un gran impacto negativo sobre el sector
SEGUNDA ENTREGA. Un trabajo de Aurora Alonso de Rocha
INSTITUCIONAL. Atlético Hinojo mantiene su ayuda
TENIS. Roger Federer, Nº 4 del mundo