Edición Anterior: 24 de Mayo de 2020
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. La política en tiempos de pandemia y a puerta cerrada. El albertismo, el pichettismo y el desembarco de Lousteau en Olavarría.
El trasfondo de la cuarentena, el nuevo ajuste a los jubilados, y los armados políticos locales
Con el pueblo con permisos a medias pero con los ajustes previsionales de siempre. ¿El IPS en peligro?. Los jubilados sufren otra vez recortes mientras se discute cuánto vive el virus en superficie. Los políticos locales se van acomodando para la nueva normalidad. El Intendente sacó su tractorcito y movió el tema del corte de pasto en las escuelas
Cacho Fernández

[email protected]

Entrando en el invierno, la política nacional sigue girando alrededor de dos ejes, la pandemia y la economía que incluye obviamente la renegociación de la deuda.

La cuarentena, aceptando que fue necesaria en su momento, hoy se ha transformado en una herramienta de poder y de sujeción, y "A puerta cerrada" como la obra de teatro de Jean Paul Sartre.

El mecanismo es conocido, se utiliza un demonio y luego se lo alimenta a diario para contribuir a esa forma de dominación. Y en ese esquema, tan viejo como el mundo, la información termina siendo funcional. Solo se trata de alimentar el temor dando diariamente cifras de contagios y muertes. La sola perspectiva de esa letalidad genera el miedo necesario para encerrar a la gente y disciplinarla al extremo.

Insisto con un ejemplo. En la novela "El desierto de los tártaros", esos militares no salen nunca de la fortaleza Bastiani. El terror por una invasión tártara, un enemigo mítico de esos militares enclaustrados, los condena a una vida casi monástica y con códigos cada vez más enfermizos. Primero se enfrentan por un hartazgo de convivencia unos contra otros, luego se terminan matando, a veces por confusión, puesto que el terror les hace ver "tártaros" por todas partes. La figura del enemigo demonizado está ahí, al alcance de la mano para darles sentido a sus vidas pero también para arruinárselas del todo.

En el medio está la política. El gobernador Kiciloff lo culpa a Rodríguez Larreta de enfermarle a sus ciudadanos del AMBA que no tienen otra alternativa que ir a trabajar a Capital. Lo acusa de ello y lo condena a endurecer el aislamiento.

El gobernador los quiere a todos adentro de su casa, así se mueran de hambre. El aislamiento acaba siendo funcional al poder y a la política puesto que detrás de su enojo parece estar la intención de apartarlo al jefe de la CABA de su cercanía con el Presidente.

El aislamiento obligatorio está domesticando peligrosamente al pueblo argentino. Axel Kiciloff lo impulsa en la provincia de Buenos Aires y pretende imponerlo en Capital. Schiaretti y Ramón Mestre hacen lo mismo en Córdoba. Lo importante para estos conservadores es tener a la gente encerrada, maniatada, con miedo y con exageración.

Bastó que en Córdoba aumentaran los índices de contagio para que se los vuelva a encerrar a los cordobeses. Algo parecido pasó en el Conurbano para que Kiciloff arremetiera contra la flexibilización porteña.

El trasfondo es político. Al gobernador parece molestarle el acuerdo entre Alberto Fernández y Rodríguez Larreta y que prefiere el esquema de gobierno de Cristina Kirchner cuando estaban los "malos" de un lado y los "buenos" del otro, un bipolaridad tan funcional al ex presidente Macri y a la actual Vice.

Alberto Fernández se maneja con otra estructura mental, más republicana y federal, y prefiere el diálogo y el consenso. Si hasta con la cuarentena fue diferente cuando les transfirió la responsabilidad de las apertura a gobernadores e intendentes, que son quienes conocen directamente las particularidades de sus propios territorios.

Pero el conservadurismo antidemocrático al cual hay que tener cuidado en no caer, se maneja con la simplificación. Ese fue el esquema de Hitler, de Mussolini y de Stalin, por citar algunos de los extremos malos ejemplos de los autócratas, esto es, la concepción de un "enemigo" demonizado enfrente, claramente identificado y de este lado quienes piensan igual o parecido. La ambigüedad suele ser muy molesta para estos esquemas conceptuales porque los obliga a tener que dialogar y a consensuar, una práctica que desconocen.

Para estos conservadores, lo primordial es tener a la gente encerrada, maniatada, asustada y con terror.

El trasfondo es político y posiblemente axiológico (valores). Entonces parece que el gobernador prefiere el esquema de gobierno de Cristina Kirchner ya que se formó en ese paradigma. Como diría Bush, con el mundo dividido entre "el eje del bien y el eje del mal".

La ambigüedad y la diversidad, los tonos grises suelen ser molestos para algunos esquemas conceptuales porque obliga a tener que dialogar y a consensuar.

Armados locales

El afán diferenciador va avanzando y la intención de separarse y conformar líneas albertistas tiene que ver con eso. Aquí, en Olavarría, el eseverrismo estaría con ganas de lanzarse con un espacio semejante aunque, como dicen algunos, "todavía es prematuro e inoportuno por la pandemia". Al eseverrismo, hoy de lleno en el Frente de Todos, como Liliana Schwindt, no les va a quedar otra salida que esa, la de convivir en un espacio aparte, lejos del camporismo que encabeza el diputado de Hinojo, César Valicenti, simplemente porque convivir en una misma casa podría tener el mismo desenlace de "la guerra de los Roses".

Algo similar estaría ocurriendo con los concejales que se abrieron y armaron su propio bloque. Municipales y otros gremios también estarían dispuestos a darle la pata sindical al nuevo espacio, pero en este caso los dividiría una figura política importante que algunos suponen que podría representar al albertismo local en las próximas elecciones ejecutivas. "Solo hace falta que levante el teléfono y nos llame para que vayamos", dijo uno de sus históricos.

En tanto, el peronismo no-K buscará armar en lo local una corriente pichettista para ir armando un espacio referenciado en el ex presidente del bloque de senadores peronistas, Miguel Angel Pichetto, y detrás de todo esto está la mano de un dirigente del PJ que jugó siempre un rol fuertemente protagónico y que pretende colocar a su partido de origen en un espacio de centro ideológico, ese lugar que históricamente ocupó el movimiento creado por Perón.

El pichettismo fue un espacio que Domingo Vitale pretendió representar hasta que saltó al Frente de Todos transformándose hoy, junto con su esposa Liliana Schwindt, en fervientes defensores de la línea política que encarna hoy el kirchnerismo y sus aliados.

Ese viernes se le comenzó a dar los últimos toques a la línea "Evolución Radical", espacio referenciado a nivel provincial por el senador capitalino y economista, Martín Lousteau. De Olavarría, y con una participación de unos 800 militantes, estuvieron dirigentes y militantes del radicalismo local tales como Franco Cominotto, el concejal Martín Lastape, el presidente del radicalismo local Francisco Gonzalez, el vicepresidente Gonzalo Dolagaray, Agustina Seggiaro presidente de la Juventud Radical, y otros. El economista presidenciable pintó un futuro inquietante con "economías más chicas y con nuevas desigualdades".

Reeleccionismo y camporismo

También es cierto que algunos intendentes peronistas del Conurbano y algunos de Cambiemos, con ansias de reelección, estuvieron hablando en enero de voltear la ley que prohíbe la reelección de los jefes comunales por más de dos períodos.

Existían en ese momento dos caminos, la legislativa o la judicial. Se habrían inclinado por esta última vía, aunque luego la pandemia abortó toda esta operación.

Ezequiel Galli admitió que conocía esta intención aunque aclaró que él no estaba participando de ella. "Hoy no se está hablando de eso -respondió a EL POPULAR Medios-, sí se habló en los primeros meses del año. Se tiene que ver si la ley es retroactiva y si se cuenta a partir del 2019 o del 2015. Seguramente alguien la va a mandar a la Justicia. Yo estoy gobernando, enfocado en la gestión. Cuando llegue el momento, y si se judicializa el tema, se verá qué hacer".

El tema no está archivado ni mucho menos. Más aún, se conjetura que el Gobernador y Máximo Kirchner, conociendo la operación en marcha, estarían con ganas de obstruir esta movida de los "reeleccionistas" para renovar -así dicen- las autoridades de las comunas del Gran Buenos Aires e intentar colocar camporistas en los municipios. Los reeleccionistas habrían descartado precisamente la vía legislativa por el peso de La Cámpora en el órgano legislativo y optarían entonces por la vía judicial.

Las esperanzas de Federico Aguilera de conducir los destinos de la ciudad dependerá sin duda del resultado de esta operación, caso contrario volvería a tener a Ezequiel Galli enfrente.


El pasto del conflicto

El Municipio reaccionó duramente cuando la ministra de Gobierno de la Provincia, María Teresa García, advirtió ue el Consejo Escolar local había recibido los fondos para mantenimiento escolar, incluido el corte de pasto.

"Fue un exceso", opinaron aquí aunque extraoficialmente, refiriéndose a los dichos de la funcionaria, pero buscaron no personalizar públicamente la respuesta para no chocar con la ministra.

Como diría el Génesis, el pasto fue creado por Dios, resignificado poéticamente por Walt Whitman en "Hojas de hierba", pero parece que aquí se lo descubrió cuando el Intendente decidió cortarlo con su propia gente y su propio tractorcito.

Algunos calificaron de "demagógica" o "proselitista", la acción de Ezequiel, pero frente a tantas dilaciones y trámites burocráticos, aunque con algo de politica, el gesto del Intendente contribuyó a acelerar un proceso que amenazaba con seguir hasta el reinicio de las clases, si es que los chicos lograban atravesar el enmalezado que se habría formado hasta entonces.

El dinero (los 547 mil pesos), estaba, pero no se lo podía tocar. No había acuerdo aún en si se debía utilizar para cortes de pasto o pintar las escuelas. La Provincia debía dar la autorización que no llegaba nunca. Ya había rechazado la propuesta de comprar herramientas para el corte del pasto y no había respondido a otras demandas que le habían realizado desde aquí. El trámite se había vuelto algo kafkiano y mientras tanto, el pasto seguía creciendo como Dios y la Naturaleza mandan.

La propuesta de "Todos" de pintar las escuelas con esos fondos valiéndose de los beneficiarios de planes sociales era correcta pero colisionaba con muchas cosas, por ejemplo, el valor de los insumos, el seguro de los trabajadores y la coyuntura especial que se estaba viviendo.


¿Adiós al IPS?

En un momento en el que el debate central es cuánto vive el coronavirus en las superficies (seguramente menos que la cuarentena argentina) y cómo ahorrar dinero público para no castigar a la política, uno se acuerda que, como decíamos en la columna pasada, se malgastan muchos fondos en embajadas innecesarias. ¡Si hasta en Uruguay se tiene una cuando los presos políticos durante la última dictadura militar podían ver la ciudad de Colonia desde el piso 18 de la cárcel de Caseros!!.

Algo similar estaría pasando en el Concejo Deliberante en donde se estaría a punto de crear un nuevo cargo político que sería el fruto de una negociación dentro de uno de los bloques opositores. Circula un nombre, aunque todavía no está confirmado, de una persona con mucha vocación militante, es cierto, pero el cargo no deja de ser nuevo y por ahí de dudosa necesariedad. Entonces, lo mejor sería que la clase política firme un pacto para no concretar empleos políticos durante cinco años y en todos los niveles de los poderes constitucionales.

Por otro lado el ajuste previsional continuaría en la Provincia mientras los gremios siguen adormecidos y ya no dicen nada ni se llenan la boca con los mandatos del FMI de las reformas jubilatorias que perjudican a los trabajadores. Hoy los sindicatos, como en el stalinismo, son parte del poder, y por eso los intereses se confunden.

Al respecto, y valga como una advertencia de lo que está por venir en un corto plazo, se piensa equiparar el régimen jubilatorio nacional con el provincial. Le llaman eufemísticamente "armonización" entre el IPS y la Ansés. El proyecto ya tiene media sanción del Senado. De esta manera los docentes y demás afiliados del IPS, que aportan el 16,4 por ciento de sus sueldos y no el 11 por ciento como lo hace un trabajador con la Ansés, ya no podría jubilarse a los 50 o 55 años, ni tampoco podrá hacer valer sus 25 años de aportes o de servicios.

Lo que se temió durante el gobierno de Macri-Vidal hoy parece ser una realidad, pero los gremios, salvo la FEB se callaron la boca. El sindicato que conduce Mirta Petrocini denunció la maniobra que les hipoteca el futuro y les cambia las reglas de juego sobre la marcha. El proyecto perjudicaría a docentes, bancarios, empleados públicos..., pasó ahora a Diputados y se espera que el peronismo-kirchnerismo tenga el mismo comportamiento que tuvieron cuando lo denunciaron como parte de los mandatos del FMI. Pero ahora se sienten del otro lado del mostrador.

MÁS TÍTULOS

ESCENARIO POLITICO. La política en tiempos de pandemia y a puerta cerrada. El albertismo, el pichettismo y el desembarco de Lousteau en Olavarría.
Hablan los jefes regional y distrital, una investigadora docente y una dirigente de Suteba
El mercado está retraído y el dólar se disparó por la pandemia, lo que obliga a pensar en un nuevo escenario
Con el apoyo de la oficina local del INTA, la actividad se concretó a través de la red social Instagram
Desde las casas de electrodomésticos coinciden en que la pandemia no tuvo un gran impacto negativo sobre el sector
SEGUNDA ENTREGA. Un trabajo de Aurora Alonso de Rocha
INSTITUCIONAL. Atlético Hinojo mantiene su ayuda
TENIS. Roger Federer, Nº 4 del mundo