Edición Anterior: 4 de Julio de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Los coros olavarrienses y su forma de "resistir" la pandemia
Voces que quieren seguir sonando
Sin el ida y vuelta necesario entre directores y coreutas y con la imposibilidad de compartir un escenario: cómo es la actividad de los coros durante esta pandemia. Algunos esperan, sin abandonar los vínculos humanos. Otros apuestan a producir, de manera artesanal. Y varios se unieron en lo que se ha dado en llamar La Ola Coral.
"Cantaremos... Voces y más voces sonarán... Cantaremos... Y al unirlas una voz será". Son apenas cuatro estrofas que, hay que decirlo, suenan maravilloso. Y en ellas contienen el ánimo de los coros y coreutas olavarrienses, que buscan "resistir" y reinventarse para los tiempos que vendrán en la pospandemia. ¡Aquí estamos! ¡Volveremos!, aseguran y se animan entre sí con ese mensaje conmovedor.

El breve ensamble de voces está disponible en YouTube, bajo el título "Cantaremos", y se debe a La Ola Coral, una asociación de distintos agrupamientos vocales que busca, a partir del confinamiento impuesto por el Covid-19, prolongarse en el tiempo para producir nuevas obras y también, "al menos una vez por año materializar un encuentro con todos los coros de la ciudad, en una velada con finalidades benéficas". Ola remite a la ciudad, pero también a ese movimiento marítimo representado en el logo con manos de directores superpuestas.

¿Cómo transita cada una de esas agrupaciones, hacia adentro, la imposibilidad concreta de dar rienda suelta a su vocación en prácticas cotidianas y escenarios? Sabido es que cada una de esta unión de voluntades ensaya por lo menos una vez a la semana, se "conecta" con sus voces también a partir de la proximidad física que supone el permanecer uno junto al otro. Ahora, falta el contacto humano entre los integrantes, con el director, la reunión, el comentario y sobre todo la respuesta del público. Sin embargo, como en toda situación extrema, la dificultad siempre supone una oportunidad.

No "quedarse"

Domingo a las 19. El coro Cantares, dirigido por Norma Etchegoyen e integrado por 15 coreutas, respeta el horario de la prepandemia para reunirse virtualmente a través de Zoom y acordar el listado de las obras que vendrán. "Tuvimos que adaptarnos a trabajar en forma no presencial; es muy difícil, pero si abandonábamos, tal vez no pudiéramos superar esta situación", graficó la directora del grupo que ya lleva 23 años de trayectoria.

Las primeras semanas de aislamiento provocaron un cierto abatimiento. Después, el contacto con asociaciones de coros nacionales y directores de Italia y España a través de internet trajo ánimos para seguir adelante, aun sabiendo que "lo último que regresará, había que hacerse a la idea, son los ensayos presenciales de orquestas, de ballets y de coros". Así, poco a poco referente y coreutas se fueron involucrando en los intercambio virtuales hasta llegar a publicarlos en YouTube e Instagram.

Con el primer trabajo, se "prendió" apenas un tercio de las voces. "Es complicado -admitió Etchegoyen-: primero se debe armar una base instrumental con guitarra, teclado o piano. Sobre eso, les grabo la voz de cada uno, el bajo, la soprano, el tenor. Ellos, después, deben escuchar esa base con auriculares y grabar su propia voz cantando. Lo que me devuelven es ese audio que, con la edición y compaginación de Eduardo Timpanaro, suena como coro". La etapa siguiente incluye las imágenes, que también se filman unitariamente como si se tratase de un playback y son editadas por Fernando López Bassano.

"Empezamos con algo pequeño, y ahora ya editamos dos videos más, más complejos, pero siempre artesanales", asumió Etchegoyen. De hecho, el último es el Hallelujah, de Leonard Cohen, con imágenes de una bailarina, que ya ha cosechado elogiosos comentarios de sus visitantes.

La rutina semanal siempre incluyó, en primer lugar, los ejercicios vocales, porque "las cuerdas vocales son músculos y como tales, se entrenan como las de los deportistas que van al gimnasio. Ahora, al no tener esos ensayos, se siente una cierta resistencia cuando quieren grabar. Por eso acordamos ejercicios vocales virtuales con un entrenador de Bahía Blanca, una vez al mes".

Norma Etchegoyen privilegió por sobre las dificultades, los aspectos positivos de la virtualidad. "Estas iniciativas nos han levantado el ánimo; a pesar del trabajo que suponen, ver el resultado motiva para seguir y pensar lo próximo. Por supuesto que nos enriquece y nos ayuda en todo aspecto. Fijate que en los ensayos presenciales, cada coreuta se apoya en el que tiene al lado, a todos les cuesta cantar solos. Con esta tarea remota, cada uno ha tomado confianza y fuerza para grabarse solo; se anima a probar lo que puede lograr".

Aquí y en todas partes, se comparte la necesidad de mostrarse, porque "el intercambio es tan positivo". Puede ser una propuesta "buenísima o no tanto, pero todos reciben palabras de aliento. Todos están luchando para que su grupo no se ´quede´, para que resista", definió Etchegoyen.

Para Juan Sebastian Abalo, director del Coro "Avanti!", de la Sociedad Italiana, el confinamiento constituyó una barrera imposible de superar. Por una cuestión generacional, sus integrantes no se han podio adaptarse a las posibilidades de los encuentros virtuales y el contacto se limita al whatsapp, la vía para acercar tareas y pistas de canciones en italiano con sus respectivas letras para el ensayo privado.

Abalo, que continuó con su labor artística personal virtualmente, aseguró a pesar de todo que "el coro va a seguir activo" sencillamente porque además de ser una agrupación vocal, "somos amigos y como tales, nos compartimos mensajes, vivencias y sensaciones todos los días, resistiendo y manteniéndfosnos unidos" hasta la próxima vez que les esté permitido subir al escenario.

Todas las voces...

Marilí Núñez, la directora de A Viva Voz e integrante del grupo Directores Argentinos, admitió que interrumpieron los ensayos de cada lunes a las 20, en el Centro de Jubilados de la calle Lavalle, antes de que se decretara el aislamiento. "La mayoría estamos por encima de los 60 años, y además, no podíamos llevar curcunstancias desfavorables a quienes nos ceden el espacio".

Respecto de las posibilidades que aporta la virtualidad, aseveró que "ninguna funciona. Si hasta en un encuentro de cumpleaños familiar (por Zoom o Meet) se produce delay (retraso) y todos estamos cantando a desetiempo, imaginate como grupo: es tan difícil coincidir en los sonidos. Lo único que sirve es que lo hagas mano a mano con uno, o le mandes las ´tareas´ y que ellos estudien por su cuenta. Eso también se complica: somos de acción in situ; entonces, si estamos juntos funcionan genial, dan lo mejor, pero cuando están solos, son más inseguros".

Lo que prima aquí, en contexto de pandemia, son las relaciones humanas: el contacto jamás se pierde y no pasan 24 horas sin que los coreutas se saluden, se intercambien fotografías de los nietos o de nuevas recetas culinarias, o compartan tal o cual canción que descubrieron navegando en la red de redes.

A nivel musical, deslumbró la propuesta de la profesora de Educación Musical Valeria Bayala, también directora del coro femenino Unas con Otras y del Coral San Carlos de Bolívar. "En nuestro caso, fue optativo", delimitó la responsable de A Viva Voz, quien reenvió a sus coreutas las estrofas proporcionadas por Valeria junto con todo el sistema indicado para grabarlas con sus voces. Le respondió el 30% de un coro que supera los 30 integrantes. "recolecté todas las grabaciones y Valeria compaginó, con muchísimo trabajo, todo lo que cada director le envió".

A su turno, Bayala contó que además de sus propias agrupaciones, Cantares y A Viva Voz, respondieron a la iniciativa el Coro de la Escuela Municipal de Música Hnos. Rossi y el Coro Piedra y Camino, ambos dirigidos por el profesor Julio Rollahaiser. "La verdad es que esta pandemia nos dio posibilidades que antes no pensábamos: de alguna manera, nos amplió el panorama en la relación entre el distanciamiento y la virtualidad", dijo Bayala, convencida de que "las situaciones difíciles son las que más enseñan" y, sobre todo, decidida a que "voces y más voces sonarán" y "al unirlas una voz será".

MÁS TÍTULOS

Fue interceptado en la tarde de ayer en el barrio Juan Martín de Pueyrredón
La Cámara Penal de Azul deberá resolver sobre la prisión preventiva del último detenido
AUTOMOVILISMO. Luego de muchos meses de espera y de incertidumbre
PADEL. Se define mañana el Estrella Damm Open del World Pádel Tour
Tareas del Departamento de Fútbol bataraz en cuarentena
RUGBY. Marcos Coalla, entrenador de Estudiantes, describió cómo es el presente de la disciplina