Edición Anterior: 4 de Julio de 2020
Edición impresa // Policiales
La Cámara Penal de Azul deberá resolver sobre la prisión preventiva del último detenido
Caso Alonso: las pistas de Castilla Rocha para hallar las armas fueron insuficientes
Se realizaron excavaciones en la playa de camiones donde los hermanos Castilla Rocha trabajaron hasta enero de 2010, cuando fue asesinado el abogado olavarriense. Uno de los acusados reveló a la fiscalía indicios sobre dónde estaría el armamento enterrado, pero no lo encontraron.
Agentes policiales junto al fiscal Christian Urlézaga participaron ayer de un rastrillaje y excavaciones en una playa de camiones ubicada en avenida De los Trabajadores y La Rioja. El objetivo fue hallar tres armas de fuego, una de las que sería la que utilizaron los asesinos en enero del año 2010 para rematar a Marcos Alonso. Al sitio allanado se arribó tras las declaraciones de Roberto Eliseo Castilla Rocha a la fiscalía.

El procedimiento se realizó en la playa de camiones donde, hasta enero de 2010, trabajaron los hermanos Roberto Eliseo alias "Mono" y Reynaldo Gabriel Castilla Rocha. El primero de ellos fue condenado en el 2011 a prisión perpetua como coautor del homicidio del abogado olavarriense junto a Juan Ramón "Johnny" Ibáñez. El segundo de los Castilla Rocha fue detenido a mediados de mayo y se lo acusa de haber participado del secuestro de Alonso, horas antes de que fuera asesinado de ocho disparos.

Castilla Rocha declaró por videoconferencia desde la cárcel de San Martín el jueves de la semana pasada, en una audiencia virtual en la que participaron el fiscal Christian Urlézaga, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 7 de Olavarría; y la defensora oficial Soledad Kelly. A esta instancia se llegó por solicitud de la defensa de Gabriel Castilla Rocha para que el "Mono" tome parte como testigo en la causa que investiga el rol de su hermano en el crimen.

Además de las declaraciones que brindó en varias oportunidades a EL POPULAR luego de la detención de su hermano, y con el claro objetivo de desvincularlo del asesinato de Alonso, Eliseo Castilla Rocha ofreció pistas a la fiscalía sobre el sitio en el que se ubica el arma con el que el abogado fue acribillado. Sin embargo, fuentes consultadas por este Diario manifestaron que aclaró que sólo diría el lugar exacto donde está escondido el armamento, desde hace más de una década, si disponían su trasladado desde San Martín a Olavarría y él mismo los llevaría. De manera inicial este pedido, casi de película, no sería tenido en cuenta por los investigadores.

Cuatro tambores

El testimonio de Castilla Rocha, que culminó tras cerca de dos horas de audiencia, si bien no fue preciso, permitió inducir que las armas estaban enterradas en el predio de avenida de los Trabajadores y La Rioja, donde ayer se realizó la búsqueda con una máquina retroexcavadora, con palas y con detectores de metales.

"Están debajo de una caja sostenida por cuatro tambores", habría sido una de las expresiones que sirvió a los investigadores para evaluar el sector donde estarían escondidas. Luego de que se reunieran otros elementos, entre ellos las declaraciones de testigos en el juicio de agosto de 2011 en el TOC Nº 1 de Azul, la fiscalía solicitó realizar la búsqueda en la playa de camiones. La medida fue avalada por el juez de Garantías Carlos Villamarín.

El rastrillaje se realizó en varios sectores del predio. Se buscó debajo del elástico de un camión que estaba sostenido por tambores, y también bajo una cámara refrigerante que estaba apoyada sobre cuatro tambores, similar a lo que declaró Castilla Rocha. Sin embargo, ninguna de las búsquedas dieron resultados positivos. Los testimonios recabados en el lugar tampoco habrían ofrecido mayores datos para la investigación por el secuestro de Alonso. Y todo indicaría que no habría más rastreos.

En las crónicas de EL POPULAR del juicio donde Castilla Rocha e Ibáñez fueron condenados a cadena perpetua se revelaron testimonios de personas que compartieron tareas en esta playa de camiones. "Anotaba los camiones y cuidaba el lugar", indicó uno de los testigos sobre el trabajo que desempeñaba Roberto Eliseo Castilla Rocha. En esas audiencias también se conoció que un testigo de identidad reservada aseguró haber visto a los hermanos Castilla Rocha armados en la playa de camiones, y que un trabajador dejó de ir a cumplir tareas por presuntos "aprietes" luego de que asesinaran a Alonso.

Prisión preventiva

A mediados del mes pasado el juez de Garantías Carlos Villamarín resolvió la conversión de detención en prisión preventiva para Reynaldo Gabriel Castilla Rocha, quien se encuentra alojado en la Unidad Penal Nº 38 de Sierra Chica. El hombre de 55 años, que fue capturado el 15 de mayo por personal de la Policía Federal en Pilar, está acusado de ser coautor del delito de "privación ilegítima de la libertad agravada por la participación de dos o más personas en concurso ideal con partícipe secundario del homicidio doblemente agravado por ser realizado con alevosía y el uso de arma de fuego".

En principio, a pesar de que para los investigadores Castilla Rocha fue cómplice en el homicidio del abogado Marcos Alonso, para el juez Villamarín sólo existen pruebas para vincularlo al secuestro ocurrido antes del crimen. Alonso estuvo privado de la libertad por varias horas en una quinta donde residía Roberto Eliseo Castilla Rocha, que se ubica sobre la prolongación este de la avenida Pueyrredón, a corta distancia de la Ruta Provincial Nº 51.

Además, la medida de prisión preventiva no se encuentra firme, producto de que la doctora Kelly apeló esta resolución a una instancia superior. Entre otros fundamentos habría expuesto que su defendido tendría problemas de salud, según indicó su hermano a este Diario. La resolución se encuentra en manos ahora de la Cámara de Apelación y Garantías del Departamento Judicial de Azul, que deberá disponer acerca del futuro procesal del hombre de 55 años.

Para su hermano, Reynaldo Gabriel es "un pobre y triste laburante" que se vio implicado en un crimen terrible "por mi culpa", dijo días atrás a este Diario. En una crónica previa aseguró: "Yo quiero que se sepa que Ibáñez y mi hermano no tienen nada que ver. Lo único que hizo Ibáñez fue manejar el auto (en el que se trasladó el cadáver de Marcos Alonso) hasta donde lo dejamos. Y mi hermano lo único que hizo fue acompañar a mi mujer, por eso lo acusan".

MÁS TÍTULOS

Fue interceptado en la tarde de ayer en el barrio Juan Martín de Pueyrredón
La Cámara Penal de Azul deberá resolver sobre la prisión preventiva del último detenido
AUTOMOVILISMO. Luego de muchos meses de espera y de incertidumbre
PADEL. Se define mañana el Estrella Damm Open del World Pádel Tour
Tareas del Departamento de Fútbol bataraz en cuarentena
RUGBY. Marcos Coalla, entrenador de Estudiantes, describió cómo es el presente de la disciplina