Edición Anterior: 8 de Julio de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Hicieron una olla popular en el Paseo Jesús Mendía y entregaron un petitorio a las autoridades municipales
Sin ingresos, artistas independientes y espacios culturales autogestivos visibilizaron su situación
Trabajadores vinculados al arte y la cultura independiente decidieron unirse para reclamar por medidas concretas que les permitan hacer frente a la difícil realidad económica que atraviesan, con escasos o nulos ingresos desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Piden una compensación salarial, excepción de pago de Monotributo, poder trabajar bajo un protocolo consensuado, habilitación de ferias y suspensión por seis meses del pago de servicios, tasas municipales y alquileres de espacios.
"Lo que buscamos es hacer visible la situación que atravesamos en medio de esta pandemia. No podemos trabajar y sin eso no generamos ingresos. Estamos realmente complicados", sostuvieron a EL POPULAR distintos artistas independientes e integrantes de espacios culturales autogestivos de nuestra ciudad.

Ayer, poco antes del mediodía se reunió una importante cantidad de trabajadores y trabajadoras ligadas con el arte y la cultura independiente. La jornada, con una olla popular y la entrega de un petitorio a las autoridades municipales, se realizó en el Paseo Jesús Mendía. Hubo una "gratiferia" con ropa usada y colecta y distribución de alimentos no perecederos.

Solicitan al Municipio la implementación de medidas concretas que los ayude a sobrellevar la difícil situación económica que atraviesan, sin poder trabajar desde hace más de cien días.

Entre los puntos centrales que reclaman se pueden mencionar la "tarjeta alimentaria para trabajadores de la cultura, una compensación salarial de 30 mil pesos, excepción de pago del Monotributo, prohibición de despidos, suspensiones y cesanteos; autorización a los artistas callejeros para poder trabajar guardando todas las medidas de recaudos necesarias; el permiso de circulación para comercialización y distribución de obras artísticas".

Además, piden "la habilitación a muralistas para desempeñar su labor en espacios públicos con los resguardos necesarios. La habilitación de feria de artesanos y productores en espacios cerrados con los respectivos recaudos necesarios". Y "suspensión por seis meses del pago de servicios, de tasas municipales y de alquileres de espacios donde se desarrollen actividades culturales".

"Lo estamos pasando muy mal"

"Realmente la estamos pasando muy mal y por eso decidimos reunirnos y reclamar en forma conjunta. Buscamos darle una solución a nuestra problemática. Somos trabajadores de distintas ramas del arte y la cultura que estamos en esta difícil situación", contó a EL POPULAR Francisco Moris, conocido como el mago "El Gran Jorge".

Remarcó que en su caso personal "trabajo haciendo espectáculos y shows. Vivo de esto, por lo tanto, desde marzo que no puedo generar ingresos. He brindado funciones por Internet, pero no es lo mismo en cuanto a compensación económica, pero tampoco a nivel emocional".

La jornada en el Paseo Jesús Mendía tuvo como protagonistas a artesanos, talleristas, artistas callejeros y referentes de espacios culturales autogestivos de nuestra ciudad.

Desde el espacio cultural Insurgente, Luz Jara contó que en Olavarría hay unos cinco lugares de este tipo. En todos los casos, "desde mediados de marzo estamos cerrados". Por lo tanto, se quedaron sin esa fuente de ingresos que representan los talleres, como los de arte y de oficios, las distintas actividades culturales y artísticas o aquellas iniciativas que permitían solventarse.

"Somos espacios autogestivos. No tenemos para pagar impuestos ni servicios, hemos organizado actividades alternativas, pero nuestras fuerzas se agotan. Estamos buscando la moneda para poder bancar nuestra olla. Como espacios culturales, espacios de encuentro, necesitamos apoyo del Estado en esta situación que atravesamos porque las cuentas se acumulan y es desesperante", planteó.

Sin ninguna ayuda estatal, "algunos de nosotros estamos pudiendo adaptarnos a realizar actividades por otros medios, como las plataformas digitales, pero hay quienes no tienen acceso a esto. Los espacios culturales deben sostenerse porque cumplen una función muy importante. Cuando todo esto pase, necesitamos poder reabrir y seguir adelante porque somos espacio de muchos artistas actividades culturales", sostuvo Luz Jara.

El arte "vive de la comunidad"

Pasadas las 12 comenzó a realizarse la olla popular con un guiso de arroz, garbanzo y verdura. Pero también hubo una feria de ropa usada, una la colecta y distribución de alimentos no perecederos y repartieron semillas para regalar a aquellos que quisieran iniciar una huerta.

"Yo vivo de mi trabajo desde hace 15 años", contó a su turno Alejandra Gallegos, artesana que realiza joyas en macramé y piedras.

Explicó que los artesanos "pedimos un lugar donde podamos exponer nuestras artesanías. Por ahí pensamos proponer poder estar en la plaza, en lugares al aire libre, y con las medidas de distanciamiento e higiene correspondientes".

Dijo que "hay ciudades que están en fase 4 y que están pudiendo exhibir sus productos. En Olavarría los negocios están abiertos, entonces por qué no podemos hacerlo nosotros".

Por otro lado, la artesana planteó que "no me parece tan riesgoso lo que estamos pidiendo. El caudal de gente que tiene una feria como la nuestra no es tanto y nos permitiría ir juntando algo de dinero para poder sostener nuestros emprendimientos y también sobrevivir a esta situación".

Puntualizó, además, que "tengo una casa que mantener, también tengo que comer y pagar cuentas. No he podido acceder al IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), otra chica que también es artesana no pudo tampoco tener esta ayuda y ahora vende barbijos para poder juntar algo de dinero. El hecho de habilitar la plaza, por ejemplo, nos ayudaría un montón".

Matías Alí es grafista y conforma un espacio junto con aristas plásticos y muralistas. "Estamos todos en el mismo reclamo", remarcó ayer pasado el mediodía.

Explicó que "la mayoría trabaja en la calle, en centros culturales, y así no se puede vivir. No tenemos un lugar en donde hacer nuestro trabajo porque el arte vive de la comunidad y de poder compartir lo que uno hace".

Por eso, "queremos que las autoridades municipales nos escuchen y que podamos buscar soluciones en conjunto, que podamos elaborar una estrategia que pueda mantener el arte funcionando y a los artistas a salvo".

Analizó, además, que el arte y la cultura independiente "fue siempre un sector que no se ha mirado, descuidado. Tampoco es conocido el laburo que hace un artista independiente, todo es a pulmón".





Comunicado

“Somos trabajadores de la cultura que elegimos trabajar de manera autogestiva. En lo cotidiano construimos y sostenemos diferentes espacios de participación y organización. Formas alternativas de trabajo e intercambio sin intermediarios ni patrones” dice el comunicado oficial elaborado desde el sector.

“En este contexto de cuarentena y aislamiento obligatorio nos encontramos imposibilitados a realizar nuestra labor como músicos, actores, magos, poetas, escritores, muralistas, bailarines, malabaristas, payasos callejeros, candomberos, murgueros, artesanos en espacios públicos, culturales, semáforos, plazas, parques y la calle como plataformas de expresión artística y humana”, exponen.

Y aseguran que “mientras la consigna es ‘quedarnos en casa’ a muchos de nosotros se nos hace imposible adaptar nuestros trabajos a las circunstancias, en varios casos por no contar con las herramientas necesarias, entre otros motivos. De esta manera no sólo se ven afectados nuestros ingresos sino también otras prácticas económicas que promueven el intercambio”.

En el comunicado se expone que “los artistas visuales, por ejemplo, que trabajamos en nuestros estudios en obras de pequeños formatos, que luego comercializamos, nos vemos impedidos de distribuirlas ya que no contamos con un permiso de circulación correspondiente”.

Además, “quienes además somos parte de espacios culturales autogestivos, salas de teatro y otros espacios físicos donde desarrollamos parte importante de nuestra labor diaria, nos vemos en la doble y ardua tarea de conseguir ganar algo de dinero para satisfacer nuestras necesidades básicas y la de nuestras familias, y a su vez, seguir sosteniendo nuestros espacios que no solo no están funcionando sino que acumulan deudas de alquiler, servicios y otros por no obtener ingresos”.

En el comunicado analizan que “de más está decir lo necesario que serán estos espacios cuando termine la cuarentena, como fuente de trabajo para cientos de trabajadores de la cultura de nuestra ciudad y como espacios de recomposición de relaciones sociales y organizaciones, que son de suma importancia para la comunidad”.

Y finalizan diciendo que “viendo ya como muchas actividades y espacios se fueron abriendo, exigimos poder volver a realizar nuestra actividad como trabajadorxs de la cultura, actividad tan esencial como cualquier otra”.

MÁS TÍTULOS

El lugar del trabajo y la oportunidad de reducir la desigualdad
Hicieron una olla popular en el Paseo Jesús Mendía y entregaron un petitorio a las autoridades municipales
El diputado Valicenti apura las gestiones para obtener un subsidio en Nación
Media sanción de una ley provincial para entidades intermedias
Los canteristas, entre la caída de las ventas por falta de obras y la sobrecarga de camiones
En el inicio del ciclo lectivo 2020, la pandemia le puso freno a la evaluación
El intendente había denunciado un "conflicto de poderes" con localidades cercanas que impidieron el acceso a vecinos de Olavarría
El acusado ya había sido encarcelado por asaltos ocurridos varios años atrás
BASQUETBOL. Santiago Dilascio se refirió a Luca Vildoza, héroe en el título del Baskonia