Edición Anterior: 14 de Agosto de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Tras el parate por la emergencia sanitaria
Lenta recuperación de la actividad en bares y restaurantes de la ciudad
Aun con la capacidad acotada por el cumplimiento de las normas sanitarias, los locales gastronómicos de la ciudad no han logrado recuperar todavía los índices de consumo de la prepandemia.
Apenas tibia, muy lenta, parece ser la recuperación de la actividad en el sector gastronómico de la ciudad compuesto por bares y restaurantes que reciben al público en sus propias instalaciones, tras el parate impuesto por la emergencia sanitaria por el Covid-19.

"La situación va mejorando, pero no es lo que necesita un negocio para mantenerse", planteó Oscar desde el resto bar ubicado en Rivadavia y Belgrano. A su juicio, y comparando con la prepandemia, "nos falta la gente de afuera, el visitante" por un lado y por el otro, "muchos de los consumidores locales tienen miedo" de compartir el espacio, aun cuando el local ha sido reformulado respetando las normas biosanitarias y el protocolo impuesto por las autoridades.

Los números son concretos: en la previa al 20 de marzo, la tradicional esquina estaba habilitada para recibir a 120 comensales, y hoy, esa disponibilidad es de apenas 48 personas, por lo que ya se parte de una relación adversa. "Si los ocupantes de la mesa son solo dos, ese número va decreciendo", contó Oscar, quien asumió la conducción del lugar en enero último y admitió estar trabajando "a un 15%" de las posibilidades. En realidad, en un emprendimiento de estas características se supone que "necesitamos por lo menos un 60% para equilibrar ingresos y egresos".

Mesas manteniendo las distancias requeridas, alfombra sanitizante y disponibilidad de alcohol en gel son algunas de las variables preventivas que antes no se contemplaban y que, de alguna manera, hoy engrosan la lista de los gastos. A eso se suma que los servicios se mantienen sin cambios. "Entra menos gente, pero tenemos los mismos costos de electricidad, de gas, de agua, de teléfono y de televisión por cable y en ese sentido, todos los pagos atrasados", graficó el responsable del resto bar.

Con 16 personas que componen el plantel y una demanda que no alcanza a levantar, "se hace muy difícil: toda la gastronomía está complicada. Ayer mismo (por el miércoles) no tuvimos un solo comensal a la hora del almuerzo. Cuando llegan, tampoco son más de dos o tres, contra lo que teníamos antes, como mínimo 30", se lamentó.

Aun con todas esas complicaciones, Oscar admitió que "tratamos de mejorar, de poner las cosas al día. Yo trato de ser positivo; no nos queda otra que ponerle el cuerpo".

Al 50

Desde el café de Vicente López y Coronel Suárez, Victoria Weimann enfatizó que "no hemos tenido problemas" en cuanto al respeto a los criterios biosanitarios establecidos por las autoridades. El permiso para incorporar a estas actividades de esparcimiento a los mayores de 60 años provocó, por un lado, un aumento de la afluencia y por el otro, "un ambiente más relajado, como que la cuestión de pedir el DNI para comprobar la edad, era algo que provocaba el enojo y mayor conflicto con el público".

En cuanto al tema de las reservas, explicó que "muchos nos consultan si son necesarias también para el cafecito de la mañana o la merienda", cuando en realidad, "se realizan casi exclusivamente para las cenas, porque en la hora del almuerzo, generalmente se trata de consumos ligeros, con mayor rotación". En cuanto a las edades, "he visto más padres con sus hijos, o amigos mayores de 60", aunque no referentes de la cuarta edad, esto es cercanos a los 80.

"Paulatina y lentamente se va recuperando la actividad; en general se ve más movimiento en la cafetería a la mañana, y por la tarde" con una merienda que aumenta los adeptos durante los fines de semana.

Antes del 20 de marzo, cuando se decretó el ASPO, el tradicional local tenía capacidad, incluyendo las banquetas de la barra, para 80 personas. "Incluso a veces agregábamos sillas en alguna mesa a pedidos de sus ocupantes. Ahora, hay un máximo de 40 lugares", con lo que la comercialización, ya naturalmente, se redujo en un 50%.

La clientela "se va animando un poquito más, pero también la gente se está cuidando. Algunos llaman, consultan, dudan y a veces cancelan después de haber reservado", advirtió la responsable del café céntrico, a minutos de haber atendido la cancelación de un grupo de cuatro personas, entre los que "seguramente, alguno volvió a pensarlo y se arrepintió" de su decisión.

Entre los nuevos hábitos se advierte, además, una cierta resistencia a salir más allá del atardecer, al menos en estas jornadas de intenso frío, y su reemplazo por el sistema de delivery. Los días de sol, en cambio, han motivado una notable preferencia por las mesas ubicadas en el exterior, sobre todo en horas del mediodía.

Incomparable

Para Marcos Romero, uno de los propietarios de la parrilla que funciona de miércoles a domingo en instalaciones del Club Racing, la actividad arrancó más que tímidamente. "Trabajamos con familias y con gente mayor y en principio, la gente no se está animando demasiado" a concurrir a espacios cerrados, aun cuando en este caso, todo está dispuesto cumpliendo las normas preventivas.

"Esto es incomparable con el escenario anterior a la pandemia", confesó Romero. Con la finalidad de generar ingresos como para continuar adelante, en esta parrilla también se orientaron hacia el delivery, una opción a la que "antes no le prestábamos atención ni le dábamos importancia, precisamente porque solíamos tener el salón colmado".

En realidad, la parrilla chaira incluye más de un ambiente, y de generosas proporciones, lo que hace posible mantener el distanciamiento social. "Atendíamos 160 cubiertos en la previa y ahora redujimos a más de la mitad, esto es 70 cubiertos, mesa por medio, en los tres salones que tenemos habilitados. En condiciones normales, los sábados en la noche -con el pico de la demanda- nunca registramos menos de 120 personas". Hoy, con la mida de capacidad y todos los protocolos que la gente acepta de buen grado, "igualmente los comensales no se están animando" a concretar reservas masivamente.

"Muy de a poco, tímidamente vamos recibiendo público nuevo que hace 5 meses estaba encerrado. Es lento y gradual, seguramente el haber pasado a la Fase 5 seguramente nos ayudará" a recuperar el terreno perdido durante la inactividad.

MÁS TÍTULOS

En el encuentro participaron autoridades policiales y de la Subsecretaría de Seguridad Municipal
Hoy se celebra la festividad de san Maximiliano Kolbe
Roberto Vidal destacó el trabajo de la Unión de Clubes
LFO. El pasado miércoles se realizó una nueva reunión y se habló del regreso a los entrenamientos
INSTITUCIONAL. Ferro Carril Sud celebra hoy sus 106 años de vida