Edición Anterior: 16 de Agosto de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Entre suspensiones y estricta virtualidad
Diario de la justicia en tiempos de pandemia
Algunos fueros funcionaron casi con normalidad. Sobre todo, aquellos más aceitados en estructuras con apoyatura electrónica. Las audiencias dentro del fuero penal fueron suspendidas en su gran mayoría. En octubre se hará en Necochea el primer juicio por jurados con protocolos sanitarios de pandemia.
Claudia Rafael

[email protected]

La pandemia mostró los diferentes rostros del Poder Judicial. Hubo fueros que funcionaron, en este período excepcional, con una cuasi normalidad a la altura de las circunstancias. Hubo quienes, dentro de uno u otro órgano judicial, se escudaron –en algunos casos con razón- en falencias estructurales o de recursos humanos. Hubo quienes tiraron de la cuerda para ver cómo hacerle una zancadilla a las prohibiciones y pudieron sustanciar juicios que consideraban urgentes. Y, como suele ocurrir, hubo aquellos que hicieron la plancha amparados en los peligros de un virus que acecha en silencio.

Durante las semanas de mayores restricciones sanitarias, el estacionamiento de los tribunales en la ciudad permaneció prácticamente vacío. De repente, esta semana volvió a poblarse y –muchos advierten- de un modo riesgoso. Como una política de extremos incomprensibles. "Pasamos de que no concurriera casi nadie a que vinieran todos al mismo tiempo. Cuando se hubiera podido trabajar con los cuidados y las distancias necesarias", aseguró una voz de puertas adentro de los juzgados.

"Siempre y cuando al teléfono oficial le alcanzan los datos, lo podemos hacer", respondió un referente del fuero penal ante la propuesta de concretar una audiencia judicial. Las computadoras no cuentan con cámara y demasiadas veces todo parece pender de un hilo que se corta ante el mínimo vientito.

Civil y comercial

Hay fueros que funcionaron de modo aceitado y no depende sólo de las voluntades individuales. Los juzgados en lo Civil y Comercial saltaron al mundo electrónico hace años y el aislamiento obligatorio los encontró aceitados en la virtualidad. Desde el juzgado en lo Civil y Comercial 1 de Olavarría, se indicó que "lo único que se difirió fueron los juicios que requerían de algún testimonio pero fueron unos 4 ó 5 expedientes en total. Los otros se realizaron normalmente con la modalidad virtual. Se pidió la conformidad a todas las partes y se avanzó. Quienes se resistían a lo electrónico no tuvieron opción y debieron adaptarse a la fuerza".

Ana Eseverri, titular del juzgado en lo Civil y Comercial 2, festejó que –más allá de los vaivenes políticos en la Suprema Corte- "siempre se mantuvo a través de todas las presidencias la política en informática y la inversión sostenida. Y eso nos aventajó en la pandemia. En Olavarría trabajamos muy bien salvo en la notificación a los domicilios reales que hasta el 3 de agosto estuvo paralizado. Es que llevamos muchos años y lo fuimos perfeccionando".

Es así que desde el 16 de marzo y hasta el 31 de julio hubo 6612 presentaciones electrónicas. Y 9232 trámites despachados. Hubo, además 432 resoluciones que son específicamente sentencias. Y a contramano de las prohibiciones establecidas, Ana Eseverri se basó en una jurisprudencia francesa para lograr concretar una audiencia que tenía como elemento protagónico las graves secuelas de una niña que requería de una cirugía. Se tomaron cinco testimonios de manera virtual y en estos días dictará su sentencia.

Mientras hay quienes se oponen a la toma de testimonios con ese mecanismo, la jueza argumenta que "la traba que se pone es decir que a un testigo le pueden dictar. Y, en realidad, yo creo que un testigo grabado y filmado no miente. Cuando yo llegué tenía un único testigo que se repetía en todos los accidentes. Cuando compraron para mi juzgado un sistema de videograbación de audiencias, nos cambió completamente la historia".

Suspensiones y protocolos

El camarista Carlos Pagliere, actualmente a cargo de la Superintendencia Departamental, planteó a este diario que "los juicios orales se cortaron absolutamente por la cantidad de personas que se necesita en la oralidad". Y a la hora de hacer aproximaciones arriesgó que "en tiempos normales hay unos dos juicios por semana por cada órgano. Y eso lleva a calcular que son alrededor de 56 al mes que no pudieron concretarse por la pandemia". Eso sí: ante las dilaciones muy extendidas llovieron pedidos de morigeraciones.

Desde el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Azul se informó que se pudo realizar un solo juicio con jurado unipersonal. Todos los demás fueron prorrogados.

Los juicios por jurados previstos para este 2020 atravesado por la pandemia son una fotografía del año que no fue. En la práctica, todos esos juicios se suspendieron de hecho. En palabras de Pagliere: "son imposibles de realizar porque los protocolos indican que no puede haber más de 10 personas en un juicio. Y ya los jurados titulares son 12. La inversión en pesos no justificaría la concreción".

Es así que, de hecho, quedaron suspendidas las audiencias de juicios por jurado fijadas para el 25 de marzo, 9 de junio, 29 y 30 de octubre y 3 y 4 de diciembre en el Tribunal en lo Criminal 1 de Azul. Y en el TOC 2 debieron suspenderse los juicios por jurado que debían concretarse el 23 y 24 de abril, 12, 13 y 14 de mayo, 4 y 5 de junio, 5, 6 y 7 de agosto, 13 y 14 de agosto y 31 de agosto y 1 de septiembre.

Cambios que se quedarán

A contramano de todas estas suspensiones, la Suprema Corte habilitó este jueves la sustanciación de un juicio por jurados en Necochea que si bien estaba previsto para el 1 de septiembre se hará en el mes de octubre. El juez Mario Juliano, impulsor de este juicio, dijo a El Popular que "la etapa más crítica es la selección de jurados. Habitualmente se convoca a 48 personas, 24 mujeres y 24 varones. Y decidimos hacerlo en el Teatro Municipal. La defensora, la fiscal y yo mismo estaremos arriba del escenario y los posibles jurados, en las plateas. De ahí surgirán los jurados definitivos. Y luego nos trasladaremos al recinto del Concejo Deliberante, con el necesario distanciamiento, con un cronograma de testigos escalonado y previendo la posibilidad de declaraciones remotas".

Para Juliano algunas de estas prácticas deberán trascender a la pandemia "por respeto a las personas. Por ejemplo, el no hacer comparecer a 20 personas en el mismo horario y al que le toca declarar último debe esperar por horas".

De todos modos, y a pesar de la pandemia, esta semana culminó en el mismo juzgado de Juliano un juicio oral y público muy resonante para aquella ciudad balnearia. "Lo pudimos hacer tranquilamente. La policía ecológica nos dio todas las medidas sanitarias. Era un juicio muy esperado en Necochea. Pero con voluntad se pudo hacer. Sobre todo sacando las audiencias de los tribunales que son espacios pequeños". En el Poder Judicial –argumentó el juez Mario Juliano- "tenemos la enorme responsabilidad de ver de qué modo podemos conciliar las medidas sanitarias con la administración de justicia. Porque el sistema judicial no se puede detener en forma indefinida. Tenemos recursos virtuales que nos permiten llevar a cabo múltiples actividades". Se trató de un juicio con cinco imputados transmitido en vivo por el canal de youtube del Concejo Deliberante. "Y tuvimos picos de cerca de 400 personas siguiendo el debate. Esto es absolutamente impensable en una audiencia presencial. Con los medios virtuales, conciliándolos con las medidas sanitarias podemos lograr productos superadores a lo previo a la pandemia. Son cambios que tienen que llegar para quedarse".

Plataforma virtual

La Justicia en lo Correccional en Olavarría avanzó durante este período concretando audiencias a través del Microsoft Teams, la plataforma virtual suministrada por la Suprema Corte para ese fin.

Con lo cual –según fuentes judiciales- se fijaron 58 debates para después de la pandemia; se dictaron dos prisiones preventivas por incumplimiento de reglas, 8 suspensiones de juicios a prueba (conocidos como probation), 12 condenas por juicio abreviado, 5 terminaciones anormales del proceso contravencional, 20 condenas y 8 absoluciones contravencionales y, finalmente, 20 sobreseimientos por haber culminado la suspensión de proceso a prueba (por cumplimiento de las reglas).

Sólo debieron postergarse para períodos posteriores a la pandemia y a la espera de presencialidad, aquellas audiencias sin personas detenidas que no cuentan con servicio de internet. Donde hay personas detenidas, pudieron concretarse por acceder a internet dentro de las unidades penitenciarias.

Como sobre tantos otros ámbitos, la sociedad deberá poner su lupa sobre el Poder Judicial cuando la pandemia sea un mal recuerdo del pasado. Por el tamiz de los controles sociales deberán mostrarse las conductas dentro de cada fuero. No es posible hacer generalizaciones que sólo conducirían a una falacia absurda. Difícilmente se podrá decir "la justicia estuvo o no estuvo a la altura de las circunstancias" porque el riesgo de generalizar puede conducir a conclusiones erróneas.

Pero sí habrá una certeza: más que nunca el Poder Judicial deberá asumir, en cada uno de sus fueros y de las piezas de su pirámide, que tiene una responsabilidad a cumplir que puede jugar –para bien y para mal- con los destinos de la ciudadanía. Y con la posibilidad de que esos destinos transiten caminos más o menos amables en la vida cotidiana.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 52
ESCENARIO POLITICO. Los números que le abrieron los ojos al Gobierno. La deficiencia legislativa. Un pacto de impunidad para tener en cuenta
Iniciativa nacional de apoyo a jóvenes en tratamiento por consumos problemáticos y adicciones
Entre suspensiones y estricta virtualidad
En Pinos de Paz esperan que las gestiones tengan respuesta
Un semblanteo del tironeo entre la oferta y la demanda de lotes y casas
Se trata de una técnica especial moderna denominada embolización hepática
Los productores sostienen el sistema y el Municipio reparte los bonos
GOLF. Cristian Peralta viajó a Estados Unidos para trabajar al lado de Julián Etulain
FUTBOL. Se acordó ir trabajando en la brevedad sobre el protocolo sanitario