Edición Anterior: 16 de Agosto de 2020
Edición impresa // Sociales
LOS TEXTOS DE LA MISA. 20º domingo del Tiempo Ordinario
"Mi casa es casa de oración"
Primera Lectura

Lectura del libro de Isaías (56,1.6-7). Así dice el Señor: "Guardad el derecho, practicad la justicia, que mi salvación está para llegar, y se va a revelar mi victoria. A los extranjeros que se han dado al Señor, para servirlo, para amar el nombre del Señor y ser sus servidores, que guardan el sábado sin profanarlo y perseveran en mi alianza, los traeré a mi monte santo, los alegraré en mi casa de oración, aceptaré sobre mi altar sus holocaustos y sacrificios; porque mi casa es casa de oración, y así la llamarán todos los pueblos".

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (11,13-15.29-32). Os digo a vosotros, los gentiles: Mientras sea vuestro apóstol, haré honor a mi ministerio, por ver si despierto emulación en los de mi raza y salvo a alguno de ellos. Si su reprobación es reconciliación del mundo, ¿qué será su reintegración sino un volver de la muerte a la vida? Pues los dones y la llamada de Dios son irrevocables. Vosotros, en otro tiempo, erais rebeldes a Dios; pero ahora, al rebelarse ellos, habéis obtenido misericordia. Así también ellos, que ahora son rebeldes, con ocasión de la misericordia obtenida por vosotros, alcanzarán misericordia. Pues Dios nos encerró a todos en la rebeldía para tener misericordia de todos.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (15,21-28). En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: "Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo". Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: "Atiéndela, que viene detrás gritando".

Él les contestó: "Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel". Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió: "Señor, socórreme". Él le contestó: "No está bien echar a los perros el pan de los hijos".

Pero ella repuso: "Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos".

Jesús le respondió: "Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas". En aquel momento quedó curada su hija.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 52
ESCENARIO POLITICO. Los números que le abrieron los ojos al Gobierno. La deficiencia legislativa. Un pacto de impunidad para tener en cuenta
Iniciativa nacional de apoyo a jóvenes en tratamiento por consumos problemáticos y adicciones
Entre suspensiones y estricta virtualidad
En Pinos de Paz esperan que las gestiones tengan respuesta
Un semblanteo del tironeo entre la oferta y la demanda de lotes y casas
Se trata de una técnica especial moderna denominada embolización hepática
Los productores sostienen el sistema y el Municipio reparte los bonos
GOLF. Cristian Peralta viajó a Estados Unidos para trabajar al lado de Julián Etulain
FUTBOL. Se acordó ir trabajando en la brevedad sobre el protocolo sanitario