Edición Anterior: 23 de Agosto de 2020
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. Parrilli o Cristina introdujeron el artículo de la polémica. La guerra con Clarín y pelea por la Séptima
La reforma y el artículo totalitario, ¿las PASO en duda?, los grises necesarios y los buenos modales
A los camporistas les habrían pedido ablandar las relaciones y una conversión de estilo que conquiste al olavarriense. Buscando randazzismos. Galli sigue firme con su armado en la Séptima. Los distritos de los primeros. En el Pro-peronismo son todos compañeros. Un artículo digno de Videla o de cualquier otro dictador.
Cacho Fernández

[email protected]

Uno de los artículos del proyecto de ley de reforma judicial reza: "comunicar en forma inmediata al Consejo de la Magistratura de la Nación cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos, económicos o mediáticos, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole, y solicitar las medidas necesarias para su resguardo".

Imaginemos que leemos esto en algún testimonio historico de un supuesto proyecto de ley. ¿A quien o a qué régimen se lo atribuiríamos? ¿quién o que modelo de gobierno podría proponer semejante violación de los derechos democráticos y republicanos de libertad de expresión y derecho a la información?.

Es posible que apartaríamos rápidamente cualquier duda para decidir el origen de semejante arbitrariedad totalitaria. Seguramente le adjudicaríamos semejante disposición a un Hitler, Stalin, Mussolini, o por ahí podríamos incluir entre los gestores a un Putin o un Maduro o nos traería reminiscencias de la dictadura militar, pero jamás podría pensarse que este artículo fue propuesto dentro de un régimen democrático y republicano y por un senador supuestamente del régimen.

Sn embargo, fue incluido por el inefable Oscar Parrilli, quien ya no sabe como satisfacer a su jefa, Cristina Kirchner, aunque se supone que lo hizo por mandato de ella misma. Porque ¿es posible imaginar otra cosa de quien en la vida no ha sabido hacer otra cosa que obedecerle?.

El artículo representa una flagrante violación a la libertad de expresión, uno de los derechos más importantes, -o el decisivo- de un régimen democrático. Pero la hipótesis de conflicto con los medios de comunicación, estando la Vicepresidenta, sigue tan vigente como su manifiesto terror al periodismo.

Rápidamente vino la respuesta de la Vicepresidenta contra el Grupo Clarín con el congelamiento de las tarifas de servicios de cable, telefonía, internet hasta fin de año puesto que los puso bajo la categoría de servicios esenciales. Es decir, la guerra Cristina-Clarín continúa, como aquella famosa guerra medieval de los cien años entre los reinos de Francia e Inglaterra y que terminó desangrando a media Europa.

Clarín recaudó en el primer semestre del año algo más de 60.000 millones de pesos por estos servicios y ahora, el grupo Clarín debe retrotraer una suba del 15 por ciento, es decir, unos 10.000 millones de pesos para este semestre. El Grupo mediático le empujó el valor del dólar CCL porque el 48 por ciento de las operaciones las hizo Clarín, una empresa que, paradójicamente, Néstor Kirchner ayudó a crecer en noviembre de 2007 cuando le entregó todo el poder de las comunicaciones.

Casi una ironía muy similar a la de la mitología griega en la que Cronos es muerto por Zeus, su propio hijo, para evitar ser devorado por su padre, tal como había rezado el oráculo.

Como vemos, ésta es la batalla real de la política argentina -y es a matar o morir- simplemente porque la vicepresidenta está convencida que la oposición no es Juntos por el Cambio sino Clarín.

Artículo totalitario

La reforma judicial amenaza con ser algo peor para el gobierno de lo que fue la Resolución 125 en 2008. Así lo pensó un dirigente político y parece tener algo de razón, porque aceleraría la interna en el oficialismo y los expondría a todos los actores con mayor protagonismo a mostrar sus verdaderas cartas.

Sergio Massa ya la pateó para adelante al decir que faltaba mucho para que esta salga. Aventuró que el debate podría ocupar todo el año legislativo y es de suponer que el líder el Frente Renovador podría ayudar a dinamitarla junto con el lavagnismo, aunque sea solo una parte, -a Graciela Camaño se la ve muy errática-, y alguno que otro legislador de las provincias que decida hacer la heroica.

El proyecto no tendría otro fin que el de liberar a Cristina de sus causas por hechos de corrupción y ahora se le añade este artículo de índole totalitario, obviamente contrario a uno de los derechos fundamentales de un régimen democrático.

La Vice podría encabezar una lucha contra los opositores en un escenario de completa polarización. "Estaría en su salsa", diría el mismo político, y le ayudaría a definir esta confusión que genera el estar oculta o gobernando desde las sombras.

Cristina es hoy una suerte de Catalina de Médicis en Francia o Margarita Beaufort, en Inglaterra, ambas regenteando los reinados de sus respectivos hijos, Carlos IX y de Enrique VII. Cristina no es madre de Alberto pero prácticamente lo fue a través de una suerte de parto tuitero.

En este caso, la regente argentina tendría que salir de las sombras y ponerse la frente de la batalla no solo contra la oposición (incluye a Clarín en ella) sino que además definiría la confusión interna cada vez más evidente por los tonos disonantes de Massa y Sergio Berni, por ejemplo.

El primero con el proyecto de reforma judicial y el segundo posicionándose muy lejos de las descalificaciones oficiales hacia la movilización del lunes 17 de agosto.

En tanto, Alberto Fernández parece no encontrar la estrategia más inteligente puesto que no tardó en lanzar un absurdo sermón a los manifestantes advirtiéndoles que no lo iban a "doblegar", atribuyéndose innecesariamente la propiedad de un proyecto que la gente ya se lo había adjudicado a Cristina. Es decir, Alberto está dispuesto a inmolarse con su madre-regente digital. Otra vez, el Presidente terminó metiendo en su propio arco una pelota que se iba afuera de su cancha.

Por lo tanto, y como un agravante, dificilmente Cristina se resigne a perder esta batalla porque expondría su falta de liderazgo, algo que no está en su ADN, y eso la obligaría a jugar con mayor franqueza esta batalla por su propia absolución.

Entonces, la mentada reforma de la Justicia amenaza con dividir al oficialismo como también a la oposición. Es evidente además que en Juntos por el Cambio solo hayan opinado Mauricio Macri y Patricia Bullrich sobre la movilización del 17A, mientras que María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta optaron por guardar un sugestivo silencio.

Grises y buenos modales

El kirchnerismo busca instalar algunos grises para los comicios del año próximo, una especie de Randazzo pero que le reste electores a Juntos por el Cambio. Y piensan nuevamente en José Luis Espert.

Cambiemos no tiene ninguna carta parecida, es decir, no cuenta con un Randazzo contra su oponente. Por eso mismo busca cerrar muy bien con el radicalismo para que no le juegue por fuera. No en vano, Ezequiel Galli destacó el diálogo que mantiene con Franco Cominotto.

El problema de "Todos" lo tiene adentro, desde Massa hacia abajo, y posiblemente con Berni que se obstina en diferenciarse de Kicillof y de Fernández utilizando el argumento, como buen militar, de responder a un solo jefe, Cristina.

La Cámpora sigue manejando la interna y lleva un guion sugerido por el sociólogo Daniel Rosso, entre otros, de ablandar las relaciones políticas abandonando las antiguas descalificaciones, y mostrándose como una agrupación solidaria y dialoguista. Es decir, cumpliendo al pie de la letra un proceso de conversión para penetrar en el elector medio olavarriense.

El diputado César Valicenti no descartó que el candidato de 2023 sea nuevamente Federico Aguilera a quien destacó por haber hecho "una excelente elección" el año pasado. Cabe recordar que Galli había tirado su nombre dentro de la hipótesis de quien podría ser su oponente si es que él podía presentarse por una nueva reelección.

Y, en el marco de una "mejoría de las cuentas municipales", dicen desde el oficialismo, el gabinete y el bloque oficialista dejaron este mes de aportar el 20 por ciento de sus dietas destinado a un fondo pandémico.




Los cumpas azuleños


El Intendente Ezequiel Galli sacudió el tablero al plantear la posibilidad de una interpretación de la ley que prohíbe las reelecciones indefinidas pero no se puso al frente de esta movida ni mucho menos. Pero el peronismo recogió rápidamente esta declaración para usarla a su favor.

Es que los barones del Conurbano ya se estaban moviendo en ese sentido buscando voltear la norma o provocar una interpretación que les permitiera judicializarla vía cualquier cargo que reivindicara el derecho a ser elegido. "Podrían mandar a un consejero escolar, por ejemplo", se animó a decir un dirigente político, "porque lo importante es para ellos encontrar un disparador".

Ahora, esa movida se la atribuyen a Galli como para sacarse de encima esa carga política, y de paso usufructuar luego un eventual fallo judicial. Para el gallismo, las declaraciones de su jefe contribuyeron a levantarle su perfil político dentro de la Provincia y le estaría dando una entidad importante. Pero le generaría alguna rispidez con María Eugenia Vidal, quien casualmente fue la promotora de la ley.

Para el peronismo, lo que dijo el Intendente les viene como anillo al dedo. Y bueno, ese es el juego de la política. A Galli, sus últimas declaraciones a este medio lo colocan al frente de una línea propia, el gallismo, dentro de un espacio mucho más amplio pero más cerca de Vidal que de Macri, aunque en una alianza cada vez más consolidada con el peronismo de Hernán Bertellys y Alejandro Vieyra, con quienes ya conformarían una suerte de pro-peronismo seccional. Y tanto es así que el secretario de Gobierno azuleño y el Intendente local se calificaron recíprocamente de "compañeros", en un saludo mutuo por el día del padre. Es decir, no comparten el pan, como reza la etimología del vocativo, pero sí la torta o el objetivo de prevalecer en el armado de la Séptima.

Lo mismo que en 2009, 2013 y 2017, quien gana, se llevaría los tres senadores. En Juntos por el Cambio, la tríada ría conformada por Olavarría, Azul y un candidato seguramente radical de un distrito pequeño que podría ser Alvear. Salvo que al monzoísmo de Larreche le quisieran pagar con un lugar en la Séptima.




La obediencia


Parrilli parece ser el emblema de la obediencia incondicional y no es la primera vez que lo demuestra. Su hermano, Marcelo, fue abogado del CELS durante la dictadura, defendió presos políticos, luego militó en el MAS junto con Luis Zamora por lo que es imposible saber qué puede pensar de este afán de su hermano de condicionar a los medios y obstruir la libertad de expresión.

De haber existido Oscar Parrilli en 1811, o la misma Vicepresidenta, "La Gaceta" jamás hubiera salido a la luz salvo que hubiesen tenido su color político, y lo mismo habría pasado con el caso Watergate porque los periodistas que lo descubrieron, Woodward y Bernstein, no hubiesen existido, ya habrían desistido de trabajar para un medio por falta de libertad y se hubiesen dedicado a otra cosa.

La obediencia no tiene límites. Comienza corroyendo la propia dignidad, y transfiere luego ese código al resto del sistema simplemente porque solo admite la obediencia y desprecia la autodeterminación.

El súbdito no comprende la libertad, le parece una extravagancia o un delirio republicano. El obediente pretende crear un mundo basado en la cruel y perversa dialéctica hegeliana del amo-esclavo, o víctima-victimario, bajo un acendrado verticalismo de cuartel. Desdichadamente, tal como lo demuestra el experimento de Stanley Milgram, el ser humano muestra una notable predisposición a la obediencia y elude sistemáticamente la autodeterminación.

La lógica del obediente es de índole castrense en donde se sugería a los colimbas dejar sus genitales colgados en el Puesto uno si es que pretendían pasar un servicio militar medianamente tranquilo.

El articulado que se le atribuye a este senador cristinista podría correr la suerte de un intento fallido si es que el Presidente cumple con aquello que dijo sobre su adhesión a la institucionalidad. Si no lo hace, será un fabulero más de la historieta política nacional.

Entonces, si se topan con este artículo de la reforma judicial, no piensen que pertenece a Stalin, Hitler, Mussolini, Videla o Galtieri. No, y más allá de las similitudes con los regímenes que ellos representaron, asombrosamente fue un senador de esta república país quien lo propuso.

MÁS TÍTULOS

La estadística corresponde a la UFI 22 que integra el Departamento Judicial de Azul
Capítulo 53
Plantearon que los precios estaban congelados desde el 1 de diciembre de 2019
ENTREVISTA. Soledad Barruti y el acuerdo con China para la cría industrial de sus animales
ESCENARIO POLITICO. Parrilli o Cristina introdujeron el artículo de la polémica. La guerra con Clarín y pelea por la Séptima
Este agosto es el más seco de la década
También piden colaboración para Oncología
Balance positivo del programa de Orientación Vocacional Ocupacional de la FIO
Relevamiento de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires
TENIS. Schwartzman abre su juego en Cincinnati
Se conoció el detalle de las disciplinas que se podrán practicar desde mañana en todo el territorio bonaerense
PADEL. Federico Chingotto hizo un balance luego de tres muy buenos torneos en el World Pádel Tour