Edición Anterior: 6 de Septiembre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
De todas maneras, aclaran que el incremento de alrededor del 8 por ciento no sería inminente
Por el aumento de costos fijos panaderos locales evalúan aplicar una nueva suba en los precios
La franja de precios al mostrador es amplia: el kilo de pan cuesta en Olavarría entre 100 y 120 pesos y se analiza situarlo entre 120 y 130 pesos. Plantean que las grandes panaderías son las más complicadas.
Acuciados por los incrementos en los costos de las materias primas y de la mano de obra, por estos días los panaderos locales analizan aplicar un nuevo ajuste en los precios, tanto en el mostrador como en el reparto. Desprovistos de los beneficios del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) y con una merma en las ventas profundizada por la cuarentena, referentes del sector evalúan "con preocupación" la situación y anticipan que el aumento no sería inminente.

Daniel Ottino, titular del Centro de Industriales Panaderos de Olavarría (CIPO), señaló que la posible suba rondaría el 8 por ciento, lo cual permitiría a los empresarios del sector mantener sus incipientes niveles de rentabilidad. "No es que el precio va a aumentar mañana ni pasado pero la problemática es complicada", aseguró ayer el dirigente, entrevistado por EL POPULAR Medios.

Pese a las limitaciones impuestas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los industriales panaderos locales "nos estamos reuniendo por Zoom, tanto la comisión directiva como integrantes del sector, que siempre estamos comunicados y hay una preocupación muy grande porque los números ya nos están superado", sostuvo Ottino.

En un delicado contexto donde las complicaciones obligarían a algunas de las grandes panaderías de la ciudad a no poder afrontar las cargas sociales de sus empleados, esa preocupación se extiende a las fuentes de trabajo. "Con el tema de los ATP estaban todos cómodos con eso pero ahora no lo están pagando y muchos están enloquecidos porque ya vienen endeudadísimos".

El dirigente recordó que "en febrero aumentamos la última vez. El precio hoy anda normalmente entre 100 y 120 pesos el kilo, y la idea es llevarlo entre 120 y 130 pesos. Pero después hay gente que está cobrando 90 pesos, 100 pesos. El pan para reparto normalmente anda entre 75 y 80 pesos, lo llevaríamos a entre 85 y 90 pesos", especificó.

De todas maneras, advirtió sobre las complicaciones a la hora de aplicar los incrementos. "Acá siempre pasa lo mismo, los costos van subiendo y nosotros esperamos hasta que no damos más y ahí le pegamos una levantada a los precios".

En la actualidad, esas dificultades son acarreadas por los costos fijos, ya que "si bien todo ha ido aumentando, los servicios siguen viniendo más caros, estamos trabajando menos y estamos pagando igual o más que el año pasado".

En ese contexto, "lo que más o menos se ha mantenido es la mano de obra pero ya se viene un aumento porque se está negociando en paritarias el pago de un bono. La bolsa de harina también aumentó, si valía 1.200 pesos, hoy está saliendo 1.350 pesos", enumeró Ottino.

Asimismo, apuntó a la pérdida de poder adquisitivo visualizada por los empresarios del sector. "Aparte los mostradores se han caído todos y también lo que son las especialidades, se han caído las ventas en general y tenemos que soportar una estructura pero con estos costos no se puede aguantar".

Frente a esa coyuntura donde "todo ha ido subiendo de a poco; siempre el precio del pan está un poco más debajo de lo que tendría que estar y hoy todos los panaderos están desesperados porque no les alcanza, no llegan a cubrir los costos".

Como consecuencia de la recesión y las restricciones propias de la cuarentena, hoy en día "no podemos pensar en el mantenimiento de maquinarias ni de vehículos porque hoy lo que cuesta es una locura; tenemos que rezar para que no se rompa nada. Y ni hablar si hay que comprar una máquina o un vehículo".

Otra cuestión que apremia a quienes se dedican a "las especialidades" es que "ha aumentado todo porque eso no sale pero no es que se vende más pan o más facturas y uno puede decir ‘no importa, lo saco de acá y lo pongo allá’ porque en definitiva todas las estructuras han quedado grandes", lamentó el dirigente.

Pese a haber reiterado en varias oportunidades que el incremento no se aplicaría en los próximos días, Ottino reconoció que "éste es un tema que en este momento me están llamando mucho por teléfono para ver qué podemos hacer. Yo no tengo mostrador, no estoy tan complicado, pero así y todo no puedo bajar los costos de los servicios".

En síntesis, "la idea es crear una conciencia de que el precio del pan es de entre 120 y 130 pesos el kilo, aunque después cada uno hace lo que quiere porque son precios orientativos. Aunque la realidad es que hay mucha presión para aumentar", definió el empresario.




"Estamos al límite"


El propietario de una panadería local que optó por no identificarse resaltó cómo en la actualidad existe un desfase entre los ingresos y el modo de producción del sector. Desde esa mirada, resaltó que "el sacrificio del panadero sólo lo saben los que realmente trabajamos en la panadería; es muy sacrificado".

Ante el aumento de costos fijos durante 2020, el empresario opinó que "al pan habría que subirlo porque se van a venir boletas muy grandes. Los costos de materias primas también están subiendo y no hemos subido el pan".

De ese modo, se refirió a la intrínseca baratura que atravesarían la mayoría de los productos a la venta en las panaderías, ya que "no puede ser que el pan valga 55 pesos por medio kilo cuando un alfajor vale mucho más que eso; es increíble".

Al analizar la relación entre los costos y los beneficios, el panadero resaltó que en la actualidad "estamos al límite ya de trabajar y más la gente que anda repartiendo, que trabaja para pagar los gastos, nada más".

En definitiva, mientras la inflación sigue en aumento, evaluó que "es terrible esto y se vienen épocas duras. Pero no porque se vengan épocas duras algunos van a decir ‘si vos subís el pan, no se va a vender’, y el pan se va a vender igual porque es de primera necesidad".

"Tampoco podemos estar trabajando y exponer un negocio, con el capital que lleva y los riesgos que tiene todos los días, para estar ganando cerca de lo que va a salir de costo", consideró para agregar luego que "el único que está haciendo alguna diferencia ahora es el que vende al mostrador pero el que hace reparto anda ahí nomás".




Efectos de la cuarentena


Respecto de los efectos del aislamiento social, preventivo y obligatorio sobre la actividad, Daniel Ottino, presidente del Centro de Industriales Panaderos de Olavarría (CIPO), planteó que influenciaron aún más en las restricciones en las ventas.

Sin embargo, a medida que se flexibilizó la cuarentena, con mayor circulación de vecinos, "ahora la situación se ha acomodado un poco porque permitieron abrir a la tarde, pero cuando el cierre era a las 16 era terrible para nosotros porque nos perdíamos, aunque yo no tengo mostrador hablo en general, las ventas de la tarde".

Al respecto, Ottino aclaró que "a la tarde se venden los bizcochos, las facturas, los sandwiches de miga; todo lo que sean especialidades no vendían nada. Después también hay muchos colegas que vendían mucho lunch y a eso lo perdieron".

Ante la posibilidad de que se endurezcan las condiciones del aislamiento en los próximos días ante el marcado aumento de casos, las dificultades para los empresarios del sector se incrementarían en forma directamente proporcional. "Si ahora llegamos a volver a Fase 3 y vuelven a poner el horario de cierre a las 16 estamos mal", sentenció el dirigente.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 55
Alcanza a 360 mil pesos y será utilizado para la refacciones y compras
ESCENARIO POLITICO. El Conurbano como el emblema del fracaso nacional. La deserción del Estado y la privatización de los derechos
La mamá y el abogado cuentan la historia de la niña trans de 5 años
Las cuotas permanecen congeladas desde marzo pero volverían a aumentar desde el mes próximo
Ramiro Di Giano, titular de Olabus, hizo un diagnóstico de la situación que vive el sector
De todas maneras, aclaran que el incremento de alrededor del 8 por ciento no sería inminente
Son rubros que tuvieron un escenario que fue cambiando desde que comenzó la pandemia
Pena condicional de 2 años y 6 meses para el conductor de la ambulancia que volcó en Blanca Grande
FORMULA 1. Mercedes aplastó a sus rivales de cara al GP de Italia
HANDBALL. Mundial de Egipto 2021
En el kartódromo del AMCO
Son 6 jugadas con importantes premios
PADEL. La dupla argentina enfrentará hoy, nuevamente, a los mejores del mundo en la búsqueda de su primer título