Edición Anterior: 10 de Octubre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
Comienza a delinearse la vuelta gradual a la actividad
Permiten las misas al aire libre: San José va a Cáneva y San Vicente opta por Estrada
Cada parroquia lo implementará de acuerdo con sus propias realidades y posibilidades. En San José están adelantados: definieron espacio y horarios, aunque no fecha de comienzo, mientras que San Vicente comenzará este mismo domingo. La comunidad de San Francisco no dispone de lugares al aire libre y en San Cayetano impera la prudencia.
Durante esta semana, la Provincia autorizó la vuelta de las celebraciones religiosas tras la inactividad impuesta por la pandemia de Covid-19, aunque lo hizo atándola a una condición excluyente: deberán ser al aire libre.

Así, las diferentes comunidades religiosas de nuestra ciudad comenzaron a analizar las posibilidades de hacer realidad la vuelta de las misas en espacios no techados. "El anuncio dice que tendrían que ser para 20 personas como máximo, al aire libre, todo con los protocolos necesarios y para personas que no sean de riesgo", describió el párroco de San Vicente, presbítero Estanislao Fariña, convencido en que se trata de "una buena noticia".

Por eso mismo, ya definió que "uniéndonos al cumplimiento del protocolo provincial", el escenario será el patio del Colegio Estrada, entrando por el Jardín aledaño al templo. Todo comenzará este mismo domingo, en los horarios de 11.30 y 17, mientras que de lunes a sábados, el oficio será a las 17, sin por ello dejar de lado las transmisiones por las redes sociales.

Las coordinaciones previas -incluyendo las de los bautismos- se podrán cumplimentar en la secretaría de Moreno 1776, de martes a viernes entre las 11 y las 12, o al teléfono 424201.

En la misma línea, el párroco de San José, Sebastián Briscioli, ya decidió horarios y espacio para esas celebraciones, aunque aún resta definir cuándo comenzarán. Tras reflexionar sobre el particular (ver aparte), advirtió que "de momento", la comunidad celebrará sus misas en el patio abierto del Colegio Cáneva. Para ello, los fieles deberán anotarse en la secretaría parroquial, Vicente López 2852, o al teléfono 420675 de lunes a viernes entre las 9 y las 12

Los oficios tendrán lugar de lunes a sábados inclusive a las 18 y los domingos a las 8, las 11 y las 18, mientras que los bautismos deberán ser consensuados, "ya que de momento sólo se administra de a uno por celebración, pudiendo estar presentes sólo padres y padrinos".

Para el padre Marcos Picaroni, referente de la parroquia San Cayetano del barrio CECO, en esta vuelta se imponen "criterios de mucha prudencia" y "no existen las respuestas uniformes". Eso, en referencia a "una apertura prudencial que atiende las realidades (sanitarias) de cada zona, que son diversas".

"Esto forma parte de una apertura progresiva", adjetivó el presbítero Picaroni, convencido de que "no tenemos apuro: cada parroquia lo irá implementando de acuerdo con el espacio y con las comodidades de las que disponga". Es que en su caso, desde abril se ofrece "el acompañamiento espiritual comunitario, de distintas maneras a través de las posibilidades tecnológicas, ya sea con espacios de catequesis, celebraciones y espacios de oración, que continuarán mientras dure el aislamiento y han sido de mucho provecho para nuestros feligreses".

Condiciones

El lunes último, el gobierno de Axel Kicillof habilitó la celebración de misas al aire libre, con protocolos a partir de esta semana, al tiempo que habilitó las filmaciones de películas y series para la televisión.

El ingreso a los lugares de culto y la celebración de rituales religiosos tendrá su propia dinámica. En el caso de la reapertura de los templos será sólo para "oración" con una ocupación máxima del 30% de la capacidad total y por turnos cada veinte minutos. Esto se permitirá desde ahora en municipios de fase 3, algo que estaba prohibido.

La idea es que la gente respete esto en iglesias o lugares religiosos de cercanía a sus viviendas para así evitar el traslado. Las misas tendrán que hacerse en lugares abiertos y los feligreses deberán pedir turno para asistir.

De hecho, en la región de La Plata el Arzobispado informó que a partir del lunes 12 de octubre en todas las parroquias comenzará a celebrarse la misa con hasta 20 fieles y con un protocolo que exige determinadas distancias. También se exigirá una inscripción previa.

Iglesias y bares

Para Susana Tunoni, catequista de la comunidad de la Inmaculada Concepción, la imposibilidad de celebrar misas en los templos resulta incomprensible, sobre todo pensando "no en una capillita pequeña, sino en los templos de mayor dimensión".

A su juicio, iglesias como San José, San Francisco, Monte Viggiano o San Vicente admiten "fieles en cada punta de banco y cada dos bancos: esto te pone a cinco metros de distancia", además de que "poniendo alcohol en la entrada, una alfombra sanitizante, que la gente no se toque ni se abrace, que cada feligrés se sirva su propia comunión, no existe nada más cuidado que eso".

Sobre todo, si se lo compara con "los bares, donde en una mesa hay cuatro personas con un barbijo que, mientras comen, se tienen que sacar", o "en un parque donde la gente, aun teniendo cada uno su mate, están uno al lado del otro y eso es mucho más riesgoso". En las iglesias, a su criterio, "hay mil formas de implementar los cuidados: sacar turnos, por ejemplo, y organizar varias misas si las programas se van completando".

"No entiendo ni el sentido ni la forma de la prohibición: si hubiera voluntad, la apertura de los templos se puede hacer tranquilamente", concluyó.

Desde la comunidad de San Francisco -Monte Viggiano, de la que precisamente depende la Inmaculada, fray Pablo Bajuk admitió que todavía no están pensando en volver a la presencialidad en las misas, porque "no tenemos las condiciones para hacerlo al aire libre". En la misma línea, recordó que "desde que comenzó la cuarentena estamos transmitiendo por streamig, en nuestro canal de youtube, la misa diaria y los domingos, el oficio dominical se emite por Canal Local. Y por ahora, seguiremos de esta manera", finalizó.




Celebramos rituales y actos de culto a Dios, no "reuniones" sociales


Pbro. Juan Sebastián Briscioli (*)

Al principio, todo era caos y confusión. Así comienza el Antiguo Testamento (al menos en el texto hebreo), pasando luego a narrar el orden de la creación. Y en ese punto anterior al orden muchos sienten que estamos, al menos en varias actividades de la sociedad.

Desde los días posteriores a la Resurrección de Cristo, los cristianos celebramos concretos actos de culto, como por ejemplo, la Misa: hay cientos de testimonios de ello. La palabra "Misa", proviene del latín missio (envío, misión), y es el nombre que hacia el siglo V (en pleno auge de la evangelización y para resaltar ese compromiso que implica) se la da a la celebración del sacramento de la Eucaristía, también llamada Fracción del Pan, Santo Sacrificio del Altar o Memorial de la Pasión de Cristo. En la Misa, el cristiano participa de modo consciente, fructuoso y activo de la Misión de Cristo, y además, alimenta su fe comulgando el Pan único y partido, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Cristo.

Otro acto litúrgico de culto, es el Bautismo. "Bautismo" es una palabra que proviene de la lengua griega, y refiere a "lavarse". Allí, quién es bautizado, se lava del pecado original y se incorpora al cuerpo místico de Cristo.

En fin: no vamos a explicar los siete Sacramentos (Bautismo, Confirmación, Confesión, Comunión, Unción de los enfermos, Matrimonio y Orden sagrado) que la Iglesia Católica celebra desde su origen. Pero sí vamos a decir con claridad que la celebración de dichos actos de culto, es decir, estos rituales de dos mil años de elaboración y tradición son parte esencial de esta religión (religión anterior al Estado argentino incluso en estas tierras: de hecho en este año se conmemoran 500 años de la primera Misa en territorio argentino). Se trata de ritos y rituales celebrados en templos que consideramos sagrados y no sólo de "reuniones" en salones.

Surge una clara pregunta: ¿puede decirse que hubo libertad de culto cuando luego de casi siete muy pacientes meses los cristianos no pudieron practicar sus rituales? Todos entendemos que esta situación puede ser difícil y compleja (y por eso hemos colaborado pacientemente), pero en verdad, muchos ciudadanos que somos creyentes no vemos con claridad un respeto a nuestra fe. La norma concreta que nos ha llegado estos meses fue: "se prohíbe". A la vez, en diversas actividades, esos criterios estatales se han modificado tantas veces que estamos un poco asombrados. Se cambiaron muchas veces las reglas, las fases, qué se puede hacer en cada fase, los permisos, los horarios, la manera de circular o no, los documentos, y demás, que a esta altura, muchas personas están ya un poco confusas (espero que al momento de publicarse este texto las cosas no hayan vuelto a cambiar).

Al parecer, a esta gran improvisación reinante también se le debe el mérito de haber logrado que las personas estén hartas ya de la eterna cuarentena y obedezcan cada vez menos tantos giros en esta "calesita de los permisos". ¿Y si la situación sanitaria requiere más tiempo? ¿Y si el criterio de algunos especialistas "recomienda" prolongarnos así más tiempo aún? ¿Los cristianos no podrán practicar sus ritos, alimentar su fe, lavarse e incorporarse a Cristo y demás? Alguno dirá "que recen en su casa porque es lo mismo". Me permito recordar que ni al Estado ni a nadie le corresponde decirles a las personas cómo debe practicar su propia fe cada institución. A muchos no nos da lo mismo. Que a una parte de la sociedad le parezca no esencial o despreciable la religión, incluso que se fomente ese desprecio, no es excusa para nada.

En alguna ocasión, nos sentimos tentados de celebrar nuestros Sacramentos en bares, supermercados o casas de juego, ya que allí hay más libertad, aún siendo más pequeños los espacios. Hace casi siete meses que los fieles católicos no han podido practicar o celebrar su fe religiosa, incluso algunos han muerto sin poder hacerlo. Hasta donde sabemos, el Estado no preside la fe, al menos en la Iglesia Católica.

Hoy surge la posibilidad de hacerlo de modo sumamente restringido al aire libre con un cupo de veinte personas que deberán anotarse con anterioridad. Cada párroco verá como lo puede implementar en su parroquia. ¡Esperemos que no llueva! En nuestro caso de la parroquia San José, celebraremos, de momento, la misa en el patio abierto del Colegio Cáneva. Ruego amablemente a los fieles que queden fuera del escaso cupo que autorizó el gobierno de la Provincia, que sean pacientes y no se enojen: no dependió de nosotros lo ocurrido hasta el momento. Igualmente, esperamos cordial ayuda de parte del Municipio para mejorar nuestra situación, ya que tenemos algunos templos grandes donde no habría mayores dificultades.

Evitaremos aglomeraciones y habrá distancia social. En lo posible traer el propio alcohol en gel (si no trae nosotros lo proveemos), y cumpliremos las demás cosas que ya todos sabemos hasta el hartazgo.

(*) Cura párroco - San José


MÁS TÍTULOS

Ayer falleció un hombre y ascendió a 45 el número de decesos
Encuentro del ministro Javier Rodríguez y Carbap
El legislador de JxC presentó el proyecto de ley y enfatizó que es muy importante que el ministro Berni se haya manifestado a favor
Hilario Galli salió al cruce del director de Región Sanitaria IX
Este mes solo abonaron el 60%, de los cuales el 50% estuvo cubierto por los ATP
TENIS. El español se metió en la final de Roland Garros
INSTITUCIONAL. Muchas disciplinas ya volvieron y otras se preparan
El evento fue programado para el 15 de noviembre
ELIMINATORIAS. Se completó la primera fecha
El objetivo, para noviembre, es tener actividad en el Autódromo