Edición Anterior: 17 de Octubre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
"El trabajo para disminuir la brecha por la desigualdad de género llegó para quedarse"
Con voz y voto, una matrícula femenina superior al promedio del país y aportes tanto a nivel local como latinoamericano a la hora de convocar a más mujeres en torno de las ingenierías. Eso destaca María Peralta, vicedecana de la Facultad de Ingeniería de Olavarría, de la institución que co-dirige poniendo en valor que están un paso adelante en busca de atenuar brechas que desigualan.
Tiene voz y voto, se siente respetada y está convencida de que hay un camino hecho. Sin embargo, admite que hay que seguir dando pelea para vencer mandatos sociales y culturales. María Peralta es ingeniera civil y vicedecana de la Facultad de Ingeniería de Olavarría (FIO), hoy con presencia académica a nivel local pero también latinoamericano a la hora de plantear la cuestión de género como prioridad en el mundo de las ingenierías. Hay indicadores propios que resultan alentadores en cuanto a matrícula, egresos e inserción laboral pero aún mucho pendiente y en diálogo con EL POPULAR explica por qué.

"El trabajo para disminuir la brecha por desigualdad de género ha llegado para quedarse", expone la profesional, mientras mira la matrícula 2020 y comprueba que hay un 35% de mujeres, superando la media del país.

Hace un mes, la UNESCO publicó un informe sobre "Las mujeres en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) en América Latina y El Caribe" donde analiza las principales experiencias de la región con recomendaciones para promover la inclusión de mujeres y niñas en dichos ámbitos.

El interés por generar estadísticas respecto a la brecha de género está directamente relacionado con la necesidad de promover acciones que la disminuyan. Esta es la discusión que también promovió la jornada "Los números no mienten", en el marco de la Cátedra abierta latinoamericana Matilda y las Mujeres, y que contó con la participación de la vicedecana María Peralta, quien forma parte de la iniciativa junto a la ingeniera Silvia García, desde la FIO.

El dato saliente de Olavarría es que este año registró un 35% de matrícula femenina, tendencia que se mantiene desde hace dos años y que está muy por encima de la media nacional para carreras similares, donde apenas se supera el 20%.

Al momento de analizar los números de la FIO en contraste con los nacionales (al menos hasta el 2018 que es el último año disponible en los portales públicos) se puede ver un aumento de la matrícula femenina que, si bien no es lineal, presenta un panorama que tiene correlato en las acciones de la Facultad.

De 2009 a 2017, Argentina presentó picos de aumento de mujeres graduadas en Ingeniería en 2011 y 2017, del alrededor de un 24% del total. Cuando se analiza ese mismo período en la matrícula de la unidad académica, la curva llega al 30%.

"Es una lucha que hay por mejorarla. Ingeniería es una de las carreras, como todas las relacionadas con la ciencia, tecnología, matemática, que no son las que más eligen las mujeres. Está en carpeta desde siempre y se ha profundizado, se ha visibilizado más el tema de la inclusión y los tema vinculados con la violencia de género. En la facultad, la visión es que hay que hacer y si uno le da visibilidad de que es posible estar, que la mujer se inserte en la formación en ingeniería y se vea que podemos hacer un trabajo y una carrera en igualdad de condiciones, no debería haber diferencias", admite María Peralta en diálogo con EL POPULAR.

"No escapamos al tema de desigualdad por cuestiones de género en general pero estamos trabajando desde hace un tiempo. En la Universidad se empezó con un protocolo por violencia de género y discriminación. Eso movilizó porque todas las unidades (académicas) tuvieron que ponerse en tema y en nuestro caso derivó en acciones que tenían que ver con talleres, capacitación, información en cuestiones de género para toda la comunidad académica", indica la profesional.

El objetivo es trabajar en la "disminución de la brecha por género en la matrícula. En Ingeniería tenemos ese problema: el índice relativo al ingreso, permanencia y graduación a nivel país, e incluso en el mundo faltan ingenieros. Cuando se aborda la cuestión de género hay mucho para hacer. Acá hay un 35% de mujeres en el ingreso y partir de acciones buscamos disminuir esa brecha", apunta Peralta.

"Problema cultural"

-¿El 35% obedece a un cambio de mirada de las nuevas generaciones porque tienen perspectiva de género o responde a una situación económica donde la FIO aparece como oportunidad cuando no hay opciones de irse a estudiar afuera?

Ha cambiado mucho. Los jóvenes no tienen tan marcado como hace 30 años, donde era más notable que había carreras de varones y de mujeres. Eso por suerte ha cambiado. Acá hay un problema cultural, que aún separa lo que es de nenas y de nenes. Eso tiene que seguir cambiando. Seguimos con la brecha en el ingreso pero ha mejorado y soy optimista. Este trabajo para disminuir la brecha por desigualdad de género ha llegado para quedarse. Pero no atribuiría la elección de Ingeniería porque no se pueden ir a estudiar afuera porque Olavarría tiene una diversidad de ofertas e Ingeniería no sería opción si no los atrae. Abonaría a la hipótesis de que ha cambiando la sociedad y hay temas hoy los jóvenes los entienden mucho mejor. Entonces, tiene que ver con elección vocacional. Hay un trabajo de Orientación Vocacional muy interesante, de la licenciada (María Inés) Berrino y detrás de lo vocacional está lo pedagógico, la formación propia, si venís de nivel medio y son fuerte en tal área ahí se inclina la balanza. Hay mucho por trabajar. Es vocacional, pedagógico, económico, social en la elección pero en cuestión de género, es fundamental lo cultural. La FIO está trabajado con el despertar de las vocaciones.

-Claro, ¿pero no debería abordarse antes del año de egreso?

Sí, no solo con el nivel medio y el último año de secundario porque a esa altura ya están formados. Hay que empezar antes incluso con talleres en preescolar. Cuando sos chico hay cosas que te marcan. La idea es atraer con los juegos o actividades con docentes del nivel Inicial y también con la ciencia en la escuela, donde hay un importante trabajo, con talleres para docentes, estudiantes y también en el nivel secundario. Debemos transmitir que pueden ser el motor para resolver un problema. Un ingeniero resuelve los problemas de la gente. ¿A quién no le gusta ser partícipe de las soluciones, tener un rol social. Lo vemos en las 24 horas de Innovación.

Voz y voto

Cuando se miran los cargos de gestión, también los datos son positivos para el género femenino. De las siete personas que integran el equipo de autoridades, cuatro son mujeres. Y la primera decana de la FIO, Susana Nolasco, asumió en 1989, una época donde aún no se hablaba de brecha, pero abrió el camino para todas las mujeres que integraron el decanato y vicedecanato después de ella.

Peralta destacó las acciones que están al alcance de la propia institución, y tienen que ver con el acompañamiento durante los primeros años de carreras, la existencia del jardín maternal universitario para hijos de estudiantes y las becas como herramientas generales para toda la comunidad universitaria.

También existen actividades de revalorización del rol de la mujer mediante actos institucionales, talleres y encuentros, así como iniciativas particulares para promover la discusión. Afortunadamente, el campo laboral es más receptivo que hace algunos años y, según Peralta, "pronostica mejores escenarios cada año, aunque aún hay mucho por hacer".

-¿Las mujeres tienen voz y voto dentro de los ámbitos de decisión? ¿Son escuchadas, respetadas?

Si y soy entusiasta. Acá en la gestión hay más mujeres que hombres. No hubo alguien que se sentó a definir si ponía a 4 mujeres y 3 hombres. Hay cosas que se dan naturalmente porque hay trabajo previo que deriva en esto. Yo estoy en el vicedecanato. El decano es hombre y el trabajo es codo a codo. No noto que alguien haga diferencias. En los grupos de trabajo hay temas propios de la naturaleza humana, egoísmos, que trascienden los géneros. No noto que por el hecho de ser mujer y estar acá que me pasen por arriba o no me tengan en cuenta.

-También hay una impronta y depende del perfil de cada persona...

Sí, eso es real y es mi filosofía. Si uno está en un lugar es porque alguien te convoca y tenés que hacerte notar, poner tu palabra, eso depende de cada uno.


Inserción laboral y brecha salarial

Desde la Facultad de Ingeniería de Olavarría destacan el crecimiento de la matrícula 2020, con un 35% de ingresantes mujeres. La pregunta es qué pasa al terminar la carrera y con la inserción laboral. "Tenemos dos problemas: uno incrementar la matrícula de ingresos y otro es mostrar que el egreso y la inserción laboral no no representa un problema por cuestiones de género. Tendríamos que mostrarlo para atraer más mujeres a la ingeniería", admite María Peralta.

la vicedecana de la institución observa que "falta seguir trabajando, elevar en las asociaciones profesionales el número de matriculadas, que están muy por debajo de los hombres. Según el CPIC (Concejo Profesional de Ingeniería Civil), los ingenieros civiles que son los que más requieren de la matrícula para trabajar, tenemos un 10% de mujeres matriculadas".

Sin embargo, eso no necesariamente espeja la cantidad de profesionales que están insertas laboralmente. "Es un reflejo parcial -señala Peralta-. Los que se matriculan en Ingeniería lo hacen por ejercicio profesional independiente. No significa que no estén trabajando. Es un indicador en cuanto al trabajo que requiere de matrícula, que hay más demanda en hombres que en mujeres. Hay que trabajar, implementar políticas institucionales, empresariales, políticas públicas que hagan que la mujeres que tiene otros roles y más cuidad en el hogar o más tareas que el hombre, tengan facilitado ese acceso y que no sea un condicionante".

Otro tema que desiguala es la cuestión salarial. "Hay desigualdad. Hay un trabajo relevado de ONU que habla de la brecha salarial. No lo hemos relevado a nivel local. Hay fuentes que tiene la OIT (Organización Integral del Trabajo) y algunos trabajos publicados que hablan de esta brecha. Hay mucho para trabajar para achicarlas. Y hay que seguir adelante, vamos en el buen camino y tenemos que seguir así", concluye María Peralta.


Con otra sensibilidad

¿Por qué son necesarias las mujeres en las ingenierías? La vicedecana del a FIO explica que "somos importantes los hombres y mujeres. Me choca cuando hacemos diferencias. Sí tenemos una sensibilidad especial. Ante el desarrollo de un proyecto o una reunión la mujer tiene una impronta diferente al hombre. Hay excepciones y no hay que generalizar".

Ahora son parte de la Cátedra Latinoamericana Matilda y las Mujeres de Mujeres en la Ingeniería. ¿Cómo está posicionada la FIO en ese mapa regional? La ingeniera María Peralta señala que "muy bien. Formamos parte del Comité de Educación. Sin hacer autobombo, somos de los pocos que tenemos estadísticas y un relevamiento por carreras, ingresos y egresos. Lo del 35% de ingresantes no es igual para todas las especialidades. No es lo mismo Química que Electromecánica".

¿No es preocupante mirando ese mapa latinoamericano y que no haya estadísticas para diagnosticar y definir acciones? La referente de la FIO reconoce que "hay pocos datos pero éste es una problemática nueva. El Confedi (Consejo Federal de Decanos de Ingeniería) tomó el tema de las Mujeres en la Ingeniería en 2018 y editó libros junto con Acofi (Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería) como Matilda I y II, contando experiencias de mujeres y el tema de relevar datos es nuevo porque es nueva la visibilidad sobre las cuestiones de género. Lo hablamos con Silvia García y estamos un pasito adelante en cuanto a datos. En un Foro con referentes de la OEA, YPF y el Conicet, me invitaron a mí. Esto significa que vieron que estamos hablando con respaldo de trabajo de años, nos dedicamos. Estamos contentas porque creemos que estamos haciendo un aporte, y no es por figurar, que es considerado".

Con respecto a la realidad local y si hay indicadores preocupantes en la academia en cuanto a violencia de género, Peralta aseguró que "en Ingeniería no. A partir del protocolo de la Universidad se indica el abordaje que hay que darle ante situaciones de violencia. No hemos tenido problemas en Ingeniería".

MÁS TÍTULOS

La dirigente de la conducción provincial habló de los protocolos y también aprobó la reciente suba salarial
Falleció la médica azuleña María del Carmen Ruiz, secretaria de salud de Tapalqué
Otra jornada luctuosa en el Partido, con récord en el número de contagiados
BASQUETBOL. Se reanudará la etapa de la clasificación
Las mismas se realizarán entre hoy y mañana en el kartódromo
TURISMO PISTA. Franco Melli, con motor de Juan José Cassou, fue el más veloz en Buenos Aires
FUTBOL. Lanús superó 4-1 a San Lorenzo en un amistoso
KARTING. Lo aseguró Paulo Roldán de cara a la competencia del mes de noviembre