Edición Anterior: 13 de Diciembre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
La oftalmóloga Evangelina Giles Campo habla de la actualidad de la profesión y de las patologías frecuentes
La atención en pandemia "es más estresante, pero trato de que el paciente se sienta cómodo"
Con estrictos protocolos y cuidados indispensables, la profesional dice que cambió la forma de trabajo en un 2020 complicado en materia sanitaria.
Bata y cubre calzado descartables, guantes, barbijo y máscara protectora. Aunque a principios de la pandemia resultaba raro, a esta altura del año ver a los médicos vestidos con kits de protección de la cabeza hasta los pies no resulta para nada descabellado, menos aún en aquellas profesiones que requieren contacto y cercanía con el paciente.

La pandemia modificó muchas cuestiones y la atención en los consultorios no quedo afuera. Sin dudas "es mucho más estresante, pero trato de que el paciente se sienta cómodo", asegura la Dra. Evangelina Giles Campo en el Día del Oftalmólogo.

Con estrictos protocolos y cuidados indispensables, la profesional dice que cambió la forma de trabajo en un 2020 complicado en materia sanitaria. La cercanía con el paciente no es tan relajada, las consultas son más ágiles y hay una desinfección permanente. El ojo seco, con todo su abanico de patologías, producto de la alta exposición a las pantallas abarca el 80% de las consultas actuales.

Recibida de oftalmóloga en La Plata en 1998, la especialista realizó la residencia en el Hospital Santa Lucía de Capital Federal, donde permaneció después trabajando durante ocho años con un intenso trabajo que demandó horas pero que dejó importantísimos aprendizajes. Durante un año y medio, incluso, intercaló su tarea allá con su atención en Olavarría hasta 2005, cuando decidió dedicarse a su profesión íntegramente en nuestra ciudad.

Así comenzó atendiendo en la Clínica María Auxiliadora y al año y medio decidió instalar su propio consultorio, transformado en el Centro de Ojos Santa Lucía desde 2012 y luego de trabajos de refacción y ampliación.

En San Martín 3175 hay más de diez equipos de última tecnología destinados a todo tipo de estudios necesarios para la salud visual y también hay un quirófano con todos los requisitos indispensables.

Este año, además, hubo que agregar otros condimentos que hacen esta vez al cuidado y prevención en el marco de la pandemia. Así, en el Centro hay ahora equipos de ozono y UV-C para esterilizar el área, alcohol en gel, termómetro infrarrojo portátil y barbijos a disposición de los pacientes.

La atención "cambió, sobre todo el contacto con el paciente. Es todo un poco más distante y la atención es más ágil. Uno no puede charlar con los pacientes como hacíamos antes, incluso de cosas que no son oftalmológicas. No tenemos tanto tiempo y las medidas de bioseguridad son permanentes entre una atención y otra".

Con una visión integral

No solo la forma de atender se vio modificada en este nuevo contexto, también se profundizaron ciertas patologías que se veían con anterioridad pero que hoy ocupan el 80% de las consultas.

Un dato notorio se vincula con alteraciones visuales en los niños, tales como "parpadeo frecuente, cansancio visual y ojos rojos. Eso es por tanto uso de pantallas", en un año donde al uso tradicional de tablets o celulares se agregó el estudio en modo digital.

En los adultos también se observa "todo el abanico de patologías asociadas al ojo seco. Y este año la mayoría de la gente que viene consulta es porque tiene molestia en los ojos. El cuadro es multifactorial y presentan arenilla, ardor, picazón, ojo rojo y alteración de la visión".

En este sentido, la Dra. Evangelina Giles Campo explica que el uso intensivo de las pantallas "hace que cuando uno quiere enfocar a lo lejos hay un enlentecimiento del enfoque del ojo. Tiene que parpadear o nota que está viendo mal".

Con nuevas formas de atención y con extremos cuidados de requiere el contexto actual, la Dra. Evangelina Giles Campo resalta que "amo mi profesión, uno se puede equivocar como persona pero todo lo que hago en mi trabajo lo hago con mucho cariño. Me pongo siempre en el lugar del paciente, no del médico. A veces la gente se enoja porque tiene que esperar, pero cuando entra a la consulta a veces se sorprende de mis preguntas porque indago también en otras cuestiones y, lo más importante es que se va satisfecho. Para mí la atención es integral, no despacho a la gente. El ojo no es algo aislado y así es como lo veo yo".

En su día, la profesional envía un saludo especial a todos sus colegas. Está por terminar un año difícil para todos y en este marco la celebración de la profesión también es especial y diferente.

MÁS TÍTULOS

El Frente de Todos y la continuidad del interbloque
ESCENARIO POLITICO. La política enferma que ve una edil; aprietes e intolerancia; el FDT y sus contradicciones internas
Mariana Vilanova, tercera generación de una familia de ópticos
La oftalmóloga Evangelina Giles Campo habla de la actualidad de la profesión y de las patologías frecuentes
El CEO de la cementera, Sergio Faifman, habla del conflicto con AOMA y de la realidad del sector
¿El doctor Germán Caputo candidato?
Con sede central en Mar del Plata, es referente en la reconstrucción de neumáticos
TURISMO PISTA. El piloto de Olavarria festejó por primera vez en la Clase Uno
COPA MARADONA. Talleres le ganó 2-0
GOLF. Hubo actividad en Estudiantes
CLASE DOS. Agustín Herrera llegó sexto con el Chevrolet Corsa
El festejo por el Día del Hincha tuvo también un fin solidario en Olavarría
TC. El piloto arrecifeño se destacó ayer en El Villicum
REGIONAL. Será rival de Racing A. Club