Edición Anterior: 15 de Septiembre de 2021
Edición impresa // Sociales
Columna de las Misioneras de la Inmaculada Padre Kolbe
Contemplar y abrazar doblemente
Angélica Diez (*)

[email protected]

Contemplar y abrazar doblemente el dolor es una clara invitación para renovar nuestra fe. El 14 y el 15 de septiembre, celebrando al Hijo crucificado y a la Madre Dolorosa, nos ubica ante un misterio de vida en medio de esa aparente derrota. Cada 14 de septiembre, la Exaltación de la Cruz de Jesucristo nos la muestra como fruto de libertad y amor, de su solidaridad con el dolor humano, compartiendo nuestro dolor y hacerlo redentor, sellado con la esperanza y la certeza de participar también de esa resurrección con que él venció a la muerte y nos regaló una vida nueva.

Muchas veces hemos escuchado: " Dios no es bueno porque permite el dolor y el sufrimiento en las personas". El sufrimiento humano es parte de la naturaleza del hombre, es algo inevitable en la vida. Mirando a Jesús y a María podemos comprender que tiene valor de salvación.

La piedad popular ha representado a la Virgen Dolorosa con un corazón traspasado por siete espadas que simbolizan los siete dolores: la profecía de Simeón, la huida a Egipto, los tres días que Jesús estuvo perdido, el encuentro con Jesús llevando la Cruz, su Muerte en el Calvario, el Descendimiento, la colocación en el sepulcro.

Hoy, día 15, acompañamos a María en su experiencia de profundo dolor ante la agonía de su Hijo crucificado. Ella está de pie; tiene esa fortaleza que le da su entrega a la voluntad de Dios, renueva su confianza y su esperanza en las promesas de Dios. Quizás, habrá orado con el salmo 40: "Esperé confiadamente en el Señor: 2 él se inclinó hacia mí 2 y escuchó mi clamor" (40,2). Ella habrá intuido en la intimidad de su corazón que su Hijo se entregaba plenamente consciente de su ofrenda con el mismo salmo: "Tú no quisiste víctima ni oblación; 7 pero me diste un oído atento; 7 no pediste holocaustos ni sacrificios, entonces dije: "Aquí estoy". (Salmo 40, 7,8). Allí, al pie de la cruz la Madre y el Hijo en plena sintonía oraron y se donaron por vos, por mí, por la humanidad: "¡Aquí estoy!".

Ante el sufrimiento que padecemos personal, familiar, comunitario, mundial nos brota la confianza y la gratitud en su maternidad: ninguna lágrima derramada cae sin que la reciba; ninguna oración queda sin ser escuchada , ningún dolor se pierde en el vacío porque Ella lo asocia a la cruz redentora de Su Hijo y así, la misericordia de Dios seguirá actuando a nuestro favor en todo lo que nos sucede, y resultará para nuestro bien y gozo.

(*) Misionera de la Inmaculada Padre Kolbe, Olavarría.

MÁS TÍTULOS

Todavía con un aforo del 50%, un máximo de 100 personas y sin baile, las fiestas sociales se mantienen postergadas
Hoy, a las 8.30, en forma virtual
El ex funcionario de Estado analizó la última Paso e hizo una fuerte crítica a La Cámpora
PASO 2021. Alejandro Cellillo resaltó el desempeño de "Dar el Paso" y el reposicionamiento de la UCR en Juntos
Nuevo taller del ciclo "Con mis redes a full"
El programa se emite hoy por Canal Local
El reconocido artista volverá a presentarse mañana en Olavarría
Se realizará hoy por YouTube, organizada por el Colegio de Abogados de Azul
Sorpresiva noticia en la recta final rumbo al proceso eleccionario
Interesante propuesta en la Comisión de Canotaje de Estudiantes
Columna de las Misioneras de la Inmaculada Padre Kolbe
Simón Lohidoy, autor del gol en la victoria de Estudiantes
BASQUETBOL. Por la sexta fecha de la Zona Sur 1 de la Liga Junior
KARTING. Mañana será el cierre de la inscripción que ya tiene más un centenar de pilotos
ABO. Torneo "Oficial" de divisiones inferiores
FUTBOL. Sigue en marcha la undécima fecha de la LPF
FUTBOL. El Bataraz venció 1 a 0 a Velense, en el duelo de ida del torneo de la Federación Bonaerense Pampeana
FUTBOL. Arranca hoy, con cuatro encuentros, la nueva competencia de Primera División