Edición Anterior: 25 de Noviembre de 2009
Edición impresa // Opinión
Presos de los paros docentes
La cantidad de días de clase cumplidos en el curso de un ciclo lectivo puede determinar en buena medida el juicio de valor sobre un sistema educativo.

Tan necesaria y significativa se considera esa cifra y tan a menudo se ha dejado de cumplir que las autoridades del sector educativo elevaron al Congreso en 2003 un proyecto de ley que fijaba la obligatoriedad de un calendario escolar mínimo de 180 días de duración. Fue sancionada y promulgada a principios del 2004.

Esa norma dio forma legal a un convenio signado algunos meses antes por el Ministerio de Educación de la Nación y todos los gobernadores. A pesar de todos esos recaudos, no se pudo alcanzar la meta mínima propuesta.

De hecho, los gremios docentes porteños y bonaerenses intensifican en estos días, con paros, sus demandas de un mayor presupuesto educativo y aumento salarial con paros de 48 horas.

Esto sucede casi al final del ciclo escolar, lo cual representa, en un año en el cual las jornadas de enseñanza se han visto afectadas más de lo habitual, un serio problema no sólo para los alumnos, principales damnificados de estas medidas, sino también para los padres, muchos de los cuales deben trabajar y ver la forma en que pueden sobrellevar sus obligaciones con los súbitos días libres que tienen sus hijos.

Si se suman a las medidas de fuerza las dos semanas de receso por la gripe A, la ecuación se aleja aún más de la meta mínima de escolaridad.

Los propósitos anunciados por los ministerios de Educación de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires en cuanto al número de días por cumplir, 185 y 187 respectivamente, sufrieron una merma de 16 días antes de concluir noviembre. Los días perdidos buscaron ser compensados por diversos medios, tales como la supresión de las vacaciones breves de la primavera o el aumento de las tareas para el hogar, de modo que los alumnos alcanzaran los objetivos pedagógicos en la intimidad de las casas con el apoyo de sus padres.

Es público y notorio que, en esta cuestión, hay problemas que afectan a la enseñanza desde hace lustros. Tal es el caso de las medidas de fuerza gremiales destinadas a obtener mejoras de sueldo, que se concretan en paros.

Este mal de la actividad escolar, con peligro de convertirse en crónico, está provocado por la insuficiencia de los sueldos que la inflación carcome a poco de lograr incrementos relativos.

La persistencia de estas conductas ha llevado a hablar de una "cultura del paro", que se presenta con mayor frecuencia en el comienzo de las clases y reaparece al promediar el año.

Esa realidad ha provocado una llamativa y, a la vez, saludable reacción de los padres de alumnos de algunos establecimientos de la ciudad de La Plata, que debería hacer reflexionar a los funcionarios, sindicalistas y docentes que integran la comunidad escolar: comenzaron a movilizarse para evitar que se siga perjudicando la educación de sus hijos.

Es mucho lo que está en juego cuando se suspenden las clases. Los que resultan gratuitamente perjudicados son los chicos, como todos lo reconocen.

Los paros cancelan tiempos de aprendizaje, enfrían las motivaciones y, con ello, declina el interés para estudiar y trabajar. En verdad, se produce una caída desalentadora de las expectativas que debe despertar la escuela.

Un calendario escolar tiene mucho de un contrato que cumplir. Cuando esto no ocurre, queda pendiente una deuda que se contrae nada menos que con los alumnos; es decir, con las generaciones que encarnan el porvenir del país.

La Nación, 24 de noviembre de 2009

MÁS TÍTULOS

El oficialismo hizo los cálculos con la nueva tasa. Parte de la oposición quiere un sistema alternativo
A través de la Red Local. El Municipio presentará un plan preventivo
La Nación podría enviar sólo una parte del monto solicitado
Mineo, Cilley y Sarlingo analizan el desarrollo local y el impacto de las viviendas "de interés social"
Los dos ex combatientes que volvieron a las islas hablan de los diez días que recordarán para siempre
INDUSTRIA HOTELERA Y GASTRONOMICA. El Gran Hotel Olavarría, un símbolo de los tiempos de esplendor
Los maestros ya anuncian que el inicio del ciclo 2010 "será complicado"
Pinceladas de un barrio en que un pequeño núcleo cargó de estigmas al barrio
Si Enrique De la Vega saca buenos resultados, es fija para continuar
TURISMO SPORT DEL SUDESTE. Lo tendrán que resolver los pilotos y sería con puntaje doble en el Autódromo del AMCO
TIRO. Finalizó el campeonato anual de caza mayor
AUTOMOVILISMO. Por ahora, Roberto Vidal sólo confirmó a Agustín Herrera en el TC Mouras
ARGENTINO "B". El equipo olavarriense recibe a Bella Vista, uno de los líderes de la Zona B
TENIS. Derrotó al español Verdasco
KARTING. La temporada 2009 de la APPK se resolverá el domingo en las cuatro categorías
EQUITACION. El torneo fue dividido en seis pruebas
Será el viernes
La delegación viaja hoy a las 7.15 rumbo a Bahía Blanca
CICLISMO. Con la presencia de los mejores equipos del país