100058

04.09.2017 Día de la Industria

Metalúrgica Herrera, más de tres décadas en el mercado

José Luis Herrera fue conociendo el secreto de la metalúrgica como empleado y luego se largó solo para levantar su empresa.

Más de tres décadas, 33 años precisamente, que Metalúrgica Herrera -nacida en Colonia Hinojo, desde donde se desarrolla a todo el país- está convirtiéndose en una empresa que va creciendo paso a paso, firmemente, y con objetivos claros y precisos.

Tantos son los buenos resultados que su propietario José Luis Herrera (más allá que sea una empresa familiar, en la que trabajan nada menos que 32 empleados, más parquero y gente de mantenimiento, así como en seguridad e higiene), se sorprende casi permanentemente. Aunque conoce los secretos de este trabajo luego de haberse formado como empleado en otra empresa, para luego largarse solo a recorrer un camino con mayores riesgos, pero también con más ambiciones, y los resultados ahora están a la vista.

"Estamos trabajando muy bien, con un año de mayor crecimiento que en otros, casi el doble al moverse más el mercado automotor, de camiones precisamente, y también al hacerse rutas nuevas y el trabajo en las canteras, más movimientos de suelos, hace que se hagan camiones. También vendemos mucho a municipalidades, cajas, acoplados, semis y bateas, es decir vuelco bilateral y vuelco trasero, y también están los pedidos que dispone el cliente, en cuanto a forma, color, etc. Hay gente que viene y pide lo que necesita exactamente y acá diseñamos y le hacemos todo" comenzó contando José Luis Herrera (54, a cumplir 55 el 25 de diciembre).

"Estamos en un crecimiento constante y tratando de atender al cliente de toda la vida. Si hay empresas de transporte o agencias de camiones que me quieren comprar un 15, 20 o 30 por ciento de la producción y no puedo atenderlos. Es así. De empresas terminales grandes vinieron a buscar nuestros productos, pero tengo que decirles que no o que me esperen cinco o seis meses. No quiero cerrarles las puertas, porque el no tampoco sirve, pero les pido que me den un tiempo para construírselos porque les tengo que dar prioridad a los clientes que tengo desde toda la vida, que antes tenían un solo camión y ahora tienen veinte o treinta y que fueron creciendo prácticamente junto conmigo" agregó José Luis, cómodamente sentado en una de las oficinas del predio ubicado en la Avenida de los Fundadores, casi Servet, donde se ve a unos pocos metros la salida hacia la ruta desde este pueblo que fundaron los alemanes que llegaron desde el Volga allá por el 1870.

Respecto de las ventas, Herrera cuenta que "lo que más sale son cajas y acoplados volcadores. Tengo una atención fundamental en eso, aunque hay empresas que hacen muchas bateas, pero para nosotros es más secundario. Vendemos más cajas y acoplados, porque casi estamos especializados en ese tema. Vienen de todos lados, hasta de Río Negro, de distintos puntos del país, ya que a veces me llaman en Córdoba y me mandan foto porque va un "Herrera". Además, estamos financiando mucho desde nuestra propia empresa, y esa financiación la empezamos hace casi diez años, de a poco. Y en cuanto a las compras, se hacen a 0, 30 y 60 días, y financiamos a ocho y hasta diez meses. Nosotros compramos los cilindros y chapa, y también compramos acoplados a un par de empresas que son proveedores míos desde hace mucho tiempo (Sola y Brusa, y Sabino). A eso que compramos le colocamos toda la hidráulica y le montamos la carrocería, aunque también tenemos nuestro propio chasis, que está homologado. Es que si pongo mi propio chasis, no alcanzamos a abastecer todos los pedidos que tenemos" siguió contando José Luis, quien resalta que esta es una empresa netamente familiar, ya que se encuentran trabajando en la misma su esposa Silvia, sus hijos María José (es la que maneja absolutamente la parte administrativa), Guadalupe y Ezequiel, lo cual es un orgullo para él, así como el Premio al Emprendedor que recibió en la Fiesta de la Industria 2014.

"Ahora se agrandó todo. Después de enero comenzaron los pedidos más importantes. Hay una empresa que me provee los cilindros (yo traigo italiano también, donde hay una forma correcta para trabajar, y también compro en Rosario) y dicen que tienen muchos pedidos. Es decir que el sector está mejorando muchísimo, se ven camiones nuevos en las rutas. Con la competencia me llevo bien, hablamos pero nunca de precios, porque cada uno presenta su presupuesto. Pero a nivel general, y sin hablar de ideas políticas, este año ha sido muy superior a 2016 e inclusive a 2015. En 2008 estuvimos a punto de sacar gente y pudimos mantener con mucho esfuerzo el personal, pero luego fue subiendo a tal punto que recientemente tuve que incorporar otras dos personas", agregó.

"Otra cosa importante es que nos abrió buenos y nuevos caminos tener la Norma ISO 9001, y ya estamos gestionando para marzo próximo la Norma ISO 2015. Son normas de certificación de calidad. El auditor viene, inspecciona y exige cada día más cosas, porque pide absolutamente de todo desde la administración hasta la parte constructiva y de funcionamiento. Son normas internacionales que dan prestigio a la empresa y también estemos en un escalón más arriba. De esa manera, los clientes o los que vienen a comprar un equipo, tienen en cuenta eso. Los clientes de toda la vida no prestan tanta atención a eso porque ya nos conocen y saben cómo somos y cómo trabajamos, pero los clientes nuevos quieren saber, mirar y al comprobar que estamos bajo las Normas ISO le dan cierta tranquilidad", terminó diciendo José Luis, un verdadero enamorado de la naturaleza y de andar en moto con los amigos, ya que muy seguido agarra el cuatriciclo y se van a recorrer algunos pueblos, pasando por médanos o arroyos, asado de por medio, para desenchufarse un poco del trabajo ("para mí hacer eso es mejor que ir a un psicólogo", dice) y disfrutar de las cosas simples de la vida.