100066

04.09.2017 

Taller Avenida, desde Olavarría hacia toda la región y el país

"Somos el taller más importante de la Argentina en lo que es reparación de camiones chocados". De cuatro empleados que comenzaron, actualmente hay cerca de cuarenta.  

Cuando hace más de 30 años Carlos Zimmerman decidió abrir su taller de chapa y pintura eran solamente cuatro las personas que trabajan. Hoy son cerca de cuarenta personas para que ofrecer las mejor calidad en reparaciones de camiones.

Para el propietario de Taller Avenida "la mejor publicidad es el boca a boca" y es por ello que "todo el cliente que viene de alguna u otra manera vuelve o nos manda alguien siempre".

"Empezamos haciendo chapa y pintura de autos" recuerda y señala que "eso era lo que podíamos hacer en ese momento. Después empezamos a hacer camiones". Primero fueron Mercedes Benz 1114, después comenzaron a llegar los Scania.

"Scania es el futuro" le dijeron y entonces Carlos decidió lanzarse de lleno a trabajar exclusivamente con camiones. "Experiencia nos faltaba un montón pero coraje no" dice y usa una comparación que lo deja todo más que claro: "cuando tenés 30 años pasa el tren y le ponés el pecho".

Empezaron despacio. Primero llegó un camión y luego otro. Y todo comenzó crecer. "Despacito fuimos creciendo hasta lo que somos hoy: el taller más importante de la república Argentina en reparación de camiones chocados".

Cómo se repara un camión

El primer paso es llamar por teléfono y solicitar un presupuesto del camión siniestrado. Muchas veces desde el taller se acercan para ver el vehículo y dar una cifra justa. Otras veces todo se lleva a cabo por fotografías.

"Si nosotros creemos que por la fotografía le podemos hacer el presupuesto lo más acertado posible, se lo hacemos o si no lo vamos a ver al camión donde está y sin cargo. Como una atención del taller. Después decide el cliente si lo hace o no". Aunque muchas veces, al ser mayor el costo de reparación que el valor del vehículo, "no se repara".

Si se puede reparar, el camión ingresa al taller y se desarma íntegro. Luego se piden los repuestos necesarios y comienzan los trabajos para reparar la chapa, el chasis y la parte mecánica. Después llega la pintura y se preparan los accesorios que deben volver a colocarse en el camión. Para el final queda el armado y ensamblaje.

"Es como lo hacen en una fábrica", aunque sin la misma tecnología señala Carlos Zimmerman. Llave en mano, el camión sale del taller como para poder volver a la ruta.

"Tratamos de que cuando el camión se va la reparación sea totalmente original, que no tenga ningún agregado que no corresponda" manifiesta y agrega que "un camión mal reparado pierde un montón de su valor. Es por eso que hay que tratar de que quede original". El proceso de arreglo puede tardar entre 7 y 50 días, dependiendo de la gravedad del siniestro puede llevar más o menos tiempo.

Crecimiento

Con el paso del tiempo el Taller Avenida fue creciendo y hoy en día todos los arreglos se realizan en el ámbito del taller. "Cuando el cliente se va del taller se le entrega la llave y el camión ya está aprobado, alineado, balanceado y verificado", ya que Carlos Zimmerman, junto con su hijo, tienen a su cargo la Verificación Técnica de Camiones. Y por otro lado comenta que "somos el primer taller en Argentina de reparaciones que tiene una ISO 9001", tras obtenerla de IRAM en el 2015. Pero además desde el 2012 son taller autorizado por la Secretaría de Transporte para hacer reformas y modificaciones en los vehículos. "Tenemos un ingeniero que garantiza que el trabajo esté realizado como corresponde" explica.

"Gracias a Dios trabajo no nos falta, siempre tenemos. Hoy por hoy por ahí está más tranquilo que en otros momentos" dice y añade que "en nuestros mejores momentos hemos tenido en la taller hasta 50 camiones en reparación. Hoy estaremos en 35 camiones pero eso no quiere decir que nos falte trabajo"

"Los costos han cambiado y hoy una reparación cuesta cerca de un 30 por ciento del valor de un camión, a veces un 40 y hasta puede llegar a un 50 por ciento" señala aunque se muestra optimista sobre el futuro al destacar que "la gente tiene sus compromisos de trabajo y necesita el camión".