101626

02.10.2017 | Información General Juan Alberto Salerno

Descubrieron en Loma Negra un busto de Alfredo Fortabat

Un emotivo acto tuvo lugar este sábado en Loma Negra. Participaron vecinos, autoridades municipales y la nieta de Alfredo Fortabat, Bárbara Bengolea.

Este sábado se llevó a cabo un emotivo acto en la plazoleta Padre Baiza de la Capilla Santa Elena de Loma Negra donde se descubrió el busto en homenaje a Alfredo Fortabat.

En la oportunidad estuvieron presentes el intendente Ezequiel Galli, el presidente del Concejo Deliberante, Eduardo Rodríguez, la nieta de Alfredo Fortabat Bárbara Bengolea, la delegada Municipal Valeria Millía, ex combatientes de Malvinas, referentes de la empresa Loma Negra y de otras instituciones de la localidad y vecinos de la localidad, que fueron quienes llevaron adelante esta noble iniciativa.

En diálogo con El Popular Medios, Juan Alberto Salerno, uno de los principales oradores de la jornada explicó cómo se inició el proyecto de homenajear a don Alfredo Fortabat, personalidad reconocida de la historia local.

"Fue una idea mía, la compartí con una amiga Clara Miretzky", comenzó diciendo al tiempo que aclaró que la iniciativa fue compartida por "vecinos nativos de Loma Negra y los industriales pusieron los aportes" para reconstruir la pieza. Finalmente este sábado se concretó la idea tan anhelada, "después de tres años".

Salerno recordó que transcurrió mucho tiempo desde el nacimiento del objetivo pero destacó que cuando el actual jefe comunal tomó la conducción de la ciudad, aque sueño comenzó a concretarse.

Empresarios comprometidos se dividieron las tareas y cada uno puso las rejas, la placa y los materiales para la restauración del busto a cargo de la artista Virginia Herbón.

Salerno es nativo "del pueblo de Loma Negra" como el lo llama y a sus 71 años sabe que su lugar está en la localidad serrana.

"Nací y me crié acá", dijo y aclaró que trabajó como tesorero más de 40 años en la fábrica e incluso fue presidente del club durante 7 años. Consultado sobre la figura de Fortabat aseguró emocionado que "le debíamos algo, es mi segundo padre".

"El acto estuvo muy lindo, con mucha emoción", expresó y no quiso dejar de mencionar al Padre Pablo Bajut, un sacerdote franciscano nativo de Loma Negra.

Además de los citados participantes, estuvo en el lugar María Piazzi, una inmigante italiana que llegó a la localidad en 1933, cuando tenía sólo seis años.