104911

05.12 | Laprida 

Exitoso festival de la Comisión de Apoyo del Hospital Municipal

Muy cerca de 1.000 personas presenciaron el sábado el espectáculo anual que realiza la asociación civil Comisión de Apoyo del Hospital Municipal en el Centro Recreativo, donde este año el cierre tuvo a Facundo Toro que se llevó todo el afecto del público lapridense, con un impecable recital de más de una hora de duración.

La Comisión de Apoyo a lo largo de estos años, no repara en devolver con cultura y músicos de real jerarquía el apoyo que la comunidad brinda adquiriendo su rifa, donando dinero o aportando elementos al único centro de salud.

Más de 450,000 pesos invertidos en este 2017 son una muestra más del destino que las diferentes comisiones directivas, hacen de los fondos. La última adquisición han sido dos camas para terapia intensiva con un valor de 80.000 pesos cada una. A esto anteriormente una larga lista de elementos como camas, colchones, cortinas y elementos fue el detalle que ante la inmensidad del público enumeró la gente de la comisión directiva encabezada por Susana Laiolo, su actual presidente.

En lo musical con artistas de primer nivel volvió a tener el espectáculo que abrió el fuego musicalmente tempranito minutos antes de las 22, Carlos Ramón Fernández, el artista de dolores, el chacarero cantor que entregó sus letras, en medio de la expectativa que despierta por su manera y su forma de decir verdades cantando.

Luego continuaron tres artistas locales como Pablo Draghi en voz, Diego Digiani en guitarra y Miguel Colantonio en percusión. Con clásicos del folklore, el trío sacó del público buenos aplausos y participación cuando hicieron sonar arriba el éxito de los Huayras "La noche sin ti".

Luego fue el turno de Alejandra Noya, que presentó sus interpretaciones con diferentes matices, propio de su historia musical en nuestro país y países vecinos.

Esperado final para la presencia de Facundo Toro que llevó adelante un recital folklórico moderno, con destellos de nostalgia, de muy buena base musical que lideró en dupla con su hermano en la primera guitarra.

No faltaron los clásicos como "Una carta", "Palmeras", chacareras y zambas a pedido del grupo de bailarines que naturalmente se fueron hacia el frente del escenario para no perder la oportunidad de disfrutar el baile con músicos y voces en vivo.

Hubo un tiempo dedicado a recordar un clásico de su padre Daniel, "Para ir a buscarte", que caló en la platea femenina, para colgar su "Pasacalles del amor" y cerrar una noche que en el público amante del buen folklore se recordará por tiempo.