105510

17.12.2017 | Política 

"Mi límite político es Cambiemos"

Eduardo Rodríguez, pieza importante en el engranaje del eseverrismo, habló con EL POPULAR. La construcción opositora, su intención de evitar el escenario 2015, y el llamativo silencio en el diálogo con José Eseverri.

Alexis Grierson
[email protected]
@alexisdechillar


Desde hace una semana, Eduardo Rodríguez tiene un nuevo rol político en la ciudad. Pasó de ser el presidente del HCD a ser un concejal "raso" sin encabezar comisiones, ni estar dentro de las autoridades. Tras varias semanas de silencio, el actual edil de "Cuidemos Olavarría" decidió hablar con EL POPULAR para contar su versión de temas delicados tales como el rol opositor, su intención de que la oposición esté en una alternativa eseverrista-peronista, y su llamativa falta de diálogo con José Eseverri, su líder político.

En la calurosa tarde del sábado, Rodríguez dejó en claro que "como concejal, siento que he ocupado y me he ganado un espacio político en la ciudad. Propio y quizás más reconocido por otros sectores que por compañeros del espacio" al mismo tiempo que relata, paso a paso, cómo debería pensarse la ciudad, con críticas a la actual gestión de Galli. Todo, en medio de un acuerdo entre el eseverrismo y Cambiemos del cual "desconoce" los alcances dado que no fue incluido en la negociación.

-Finalizó su gestión como presidente del HCD, ya pasaron dos sesiones de la nueva conformación. ¿Cómo vio todo este tiempo, entendiendo que hubo un resultado electoral, una reconfiguración y una nueva mirada en torno a lo local? 

-Cerrando un ciclo como presidente del HCD. Mucha satisfacción, mucho reconocimiento de mis pares y concejales de otros bloques políticos. A uno lo reconforta, lo mismo que los empleados del HCD y sobre todo por la apertura que tuvo para las instituciones y los vecinos. Creo que también en lo político cumpliendo un rol para el espacio porque me tocaron los primeros dos años como oficialismo y los últimos dos como oposición. Y creo que he tratado de mantener en los dos momentos el mismo esquema. Un amplio debate, respeto, y búsqueda de consenso en torno a los proyectos. Más allá al rol que teníamos como oficialismo y como oposición después. Ahora, asumiendo un nuevo desafío y preocupado por la ciudad.

-¿Qué opina de la ciudad? ¿Mantiene su postura con respecto a lo señalado en los últimos tiempos, en la campaña? 

-Mi preocupación central es la falta de proyecto de ciudad en la cabeza que hoy le toca gobernar. Creo que eso, si uno tiene que hacer la crítica más fuerte, es la visión. Además, cruzado por políticas nacionales que están impactando fuertemente contra la producción, el empleo, la calidad de vida de los olavarrienses y frente a esa nueva realidad económica, hay que establecer un perfil de ciudad que haga frente. También el deterioro de políticas que deberían tener continuidad a lo largo de las gestiones. La política de Salud es claramente la principal. Aún hoy, después de idas y vueltas con el equipo de gestión persisten problemas graves en el sistema de Salud. Ejemplo de ello es tener localidades, Hospitales, unidades sanitarias sin médicos de guardia, cuestiones básicas. Tampoco se ha dado respuesta y se le puso la cara al vecino. Luego otros temas de gestión como la Cultura, donde hay una política que nos sentíamos orgullosos. La Cultura como un lugar de encuentro, el derecho a la ciudad, el uso del espacio público común a todos...esa visión se ha perdido. Se ha puesto en crisis y hay un destrato a los artistas locales como uno nunca se imaginaba. A eso agregar los problemas de gestión, la sana administración. Eso nos lleva a tener un Municipio que no tiene capacidad de inversión genuina con recursos propios en infraestructura y obra pública. Con lo cual, si bien hay un manejo mejor de las cuentas, el Municipio no tiene una mínima capacidad de inversión que caracterizó no sólo al eseverrismo si no a gobiernos anteriores también. Eso no es todo: no se atiende a empresarios, no hay respuestas. Creo que es el peor año de los caminos rurales de la historia de Olavarría que yo tenga uso de razón. Sin embargo los votantes de este gobierno son los productores y los destinatarios. Hoy no tienen caminos para sacar la producción. Gravísimo. El Parque Industrial que estaba listo para utilizarse y hoy está tapado por los yuyos. No ha habido un solo barrio nuevo. Ni tampoco una compra de tierras para el Banco de Tierras. Creo que el único compromiso de compra que tuvo el intendente Galli fue la compra de La Colmena y fracasó. 

-¿Por dónde pasaría la solución de algunos de estos temas?

-Olavarría necesita que la dirigencia política empiece a convocar a la dirigencia social, representantes de los trabajadores, Cámaras Empresarias, a los empresarios del Parque Industrial, a la gente que tiene el manejo del conocimiento científico, de la universidad, a los representantes de los barrios, los trabajadores, y generar un proyecto de ciudad que hoy no existe. Esa es la principal carencia que tenemos la obligación de construir una alternativa del gobierno de Cambiemos y de la gestión Galli. 

La nota completa en la edición impresa de este domingo en Diario EL POPULAR