106474

07.01 | Policiales 

Confirman la causa de la muerte de la joven en el arroyo Tapalqué

Tras la autopsia, fuentes vinculadas a la investigación confirmaron la causa de la muerte de la joven Lucila Andrea Carli, de 22 años, ocurrida en el arroyo Tapalqué.

A las 5.40 de este domingo, Bomberos Voluntarios y buzos del Grupo Biguá, regresaron al lugar de la búsqueda. Con el transcurso de las horas, se confirmó la triste noticia sobre el hallazgo del cuerpo sin vida de la joven que era buscada con desesperación desde el sábado.

Luego de la autopsia, que se realizó en la sede de la Policía Científica de Azul, se constató que la causa de la muerte fue asfixia por sumersión. Así lo confirmaron fuentes vinculadas a la investigación.

El amplio e intenso operativo inició durante tarde del sábado tras conocerse la noticia de la desaparición en un sector del arroyo Tapalqué, comprendido entre La Isla y el barrio La Candela, de una chica de 22 años identificada como Lucila Andrea Carli.

Ese primer día de búsqueda, la escasa visibilidad provocó que alrededor de las 20, buzos de Bomberos Voluntarios debieran abandonar las tareas. Tras el retorno de los cuerpos especializados al lugar, se confirmó la triste noticia que el cuerpo hallado era el de la joven.

La primera jornada de los rastrillajes

Posteriormente a que se retiraran los bomberos el sábado por la tarde debido a la poca visibilidad, se pudo ver en el sector a personal de Defensa Civil trabajando con un drone, para continuar con el rastrillaje a través del aire. Sin embargo, las pesquisas fueron oficialmente suspendidas hasta las primeras horas de este domingo, que se retomaron a las 5.40 y que concluyeron con el hallazgo del cuerpo.

El accidente

Con respecto a cómo se dio la caída de la joven tan sólo se sabe un lugar y horario aproximado. De acuerdo con lo confiado por diversas fuentes consultadas por este Diario, los únicos puntos concretos serían el sitio aludido al inicio de este artículo y que todo se habría dado alrededor de las 17.

Vale destacar que el inicio de la búsqueda contó con no menos de 10 personas, teniendo en cuenta la presencia de varios chicos y adultos que ocasionalmente pasaban por allí y de manera desinteresada comenzaron a colaborar. Inclusive, algunos de los primeros agentes de seguridad que arribaron al lugar no titubearon en sacarse el uniforme y sumergirse en el arroyo Tapalqué. Todo de manera previa a la llegada de los buzos.

El padre de la joven, Jorge Carli colaboró de manera activa y de manera incansable nadó en búsqueda de su hija. Luego fue el encargado de señalar desde la orilla donde había sido el sitio donde había visto por última vez a Lucila. Luego, ya desde el otro margen, siguió atentamente qué sucedía debajo de la barranca. "La perdí, la perdí", repitió de manera incansable mientras recorría la barranca de uno a otro lado.

Minutos después se dispuso que se lo traslade a la sede del Comando de Patrullas local, donde dio su versión de los hechos. De acuerdo con lo que trascendió, de manera coincidente a lo que se lo escuchó decir a la vera del arroyo, la joven se habría quitado el chaleco salvavidas minutos antes de que todo sucediera.

Lo que aún no se logró conocer es si la joven cayó accidentalmente o si se arrojó a nadar y luego en condiciones que son materia de estudio se habría descompensado y ahogado, tal cual marca la principal hipótesis.

Vale destacar que también trascendieron otras versiones vinculadas a que se habría caído de la barranca o situaciones similares, aunque estas variables tendrían menor peso entre los investigadores, más allá de que nada se descarta debido a que aún todo es muy prematuro.