106488

07.01 | Columnistas 

Una olavarriense incidió en un fallo de la Corte Suprema en el rol de amicus curiae

Para la abogada local Mariana Catanzaro, el 2017 tuvo gran peso. Logró antes del fin de diciembre, como representante de la APDH, que la Corte Suprema fallara contra la obligatoriedad de la enseñanza católica en las escuelas de Salta. Y está llevando la voz del organismo al juicio por Monte Pelloni II. 

Claudia Rafael

crafael@elpopular.com.ar

El 2017 culminó para la abogada olavarriense Mariana Catanzaro con la mirada desdoblada. Por un lado, el juicio por Monte Pelloni II, en donde representa a la APDH y por otro, en la Corte Suprema de Justicia de Nación, en donde, desde el mismo organismo y como amicus curiae reclamó que se dictaminara la inconstitucionalidad de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas de la provincia de Salta. Y lo logró. La instancia Monte Pelloni tiene aún largo tiempo por delante. En tanto, la CSJ declaró que no puede dictarse educación religiosa en horario escolar y como parte del plan de estudios en las escuelas públicas de esa provincia. Para Catanzaro es, indudablemente, un gran logro en el ejercicio del derecho desde una perspectiva equitativa y humanitaria.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR