106621

10.01 | Política 

"Queremos ir gradualmente restringiendo la oferta de juego legal"

Así lo aseguró la gobernadora bonaerense en la conferencia de prensa donde justificó el cierre de tres casinos.  

La gobernadora María Eugenia Vidal explicó que la decisión de cerrar tres casinos en la provincia de Buenos Aires obedece a la intención de "ir restringiendo gradualmente la oferta de juego legal", y destacó que su gestión está "al lado del que sufre la adicción del juego y no de los que la promueven". 

"Queremos que todo sea legal y transparente", consideró Vidal, y adelantó que buscarán restringir de manera gradual la oferta del juego legal. "Por eso hemos tomado la decisión de cerrar tres casinos de los doce en la provincia ", afirmó.

Vidal confirmó en un breve acto en Gobernación la decisión de lanzar una licitación pública para el control de 3.900 máquinas de juego en siete casinos del distrito y aseguró que lo realizado hasta el momento en materia de combate al juego ilegal "es un camino que recién empieza". 

La mandataria sostuvo que se realizará la "licitación pública del control y administración de 3.900 máquinas de juegos en la provincia en siete casinos", y añadió que "es la primera licitación pública que se hace en 23 años. Todo lo anterior fueron adjudicaciones directas y prórrogas".

Acompañada por el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, y por el titular del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, Matías Lanusse, la gobernadora reiteró que este será un camino para ir restringiendo la oferta de juego legal en la Provincia que, destacó, "desde diciembre de 2015 no abrió una sola agencia de recaudación más ni instaló una sola máquina tragamonedas más. El juego dejó de crecer".

Tal como adelantó ayer DIB, el Gobierno licitará por primera vez en más de 20 años el control de las 3.860 máquinas tragamonedas, al tiempo que resolvió cerrar los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea y del bingo de Temperley para "reducir el acceso al juego". No obstante, fuentes de la Gobernación aseguraron que "no se perderán fuentes de trabajo", y que alrededor de 80 personas serán reubicadas y trasladadas a casinos de hasta 40 kilómetros.

De esta forma, el número de casinos en la provincia pasará de doce a nueve: siete entran en la actual licitación, mientras que el Sasso de Mar del Plata y el de Sierra de la Ventana tienen vencimientos en 2019 y 2021, respectivamente. En tanto, el Gobierno dispuso también la licitación de un sistema de control online de las máquinas de los casinos Central y el Hermitage de Mar del Plata, Monte Hermoso, Pinamar, Tigre, Miramar y Tandil.

Las máquinas tragamonedas de la provincia están desde 2002 bajo el control de la empresa Boldt, gracias a un contrato de exclusividad firmado en los '90 y que fue prorrogado en reiteradas ocasiones hasta hoy. El período de vigencia de la licitación será de 20 años, prorrogables, y uno de los criterios de selección pasará por quien ofrezca un mayor porcentaje de las ganancias. Actualmente, el reparto es "50 y 50", pero el Estado debe hacerse cargo de todos los gastos operativos. En el nuevo esquema solo se encargará de los sueldos de los empleados.

Además, se prevé la instalación de un sistema de control tanto de las máquinas como de los empleados, el cual también será sometido a licitación al igual que los servicios de mantenimiento de hardware, control biométrico, limpieza, y seguridad e higiene. De este modo, se espera que todas las máquinas estén conectadas a un sistema central de monitoreo online. Actualmente, el reparto de las ganancias con la Provincia se determina a partir de una declaración jurada de las propias empresas.