106764

13.01 | Información General 

Impuesto Inmobiliario: la Provincia aplica el revalúo urbano desde este mes

Los revaluos inmobiliarios en territorio bonaerense se llevan a cabo cada 10 años. A partir de enero se aplican las valuaciones fiscales establecidas en 2016 para los inmuebles de zonas urbanas.

La Provincia de Buenos Aires va a aplicar este año la actualización de las valuaciones fiscales de la planta urbana, basada en el trabajo técnico que la Agencia de Recaudación (ARBA) realizó en el 2016 junto a los municipios. El último revalúo urbano se había efectuado hacía más de 10 años, por lo que desde la administración provincial se consideraba que los valores se encontraban distorsionados. Esta situación iba a corregirse el año pasado, pero el Ejecutivo provincial decidió esperar al argumentar que el contexto social y económico no era el adecuado para aplicarlo.

De esta forma es que a partir de este año tienen implementación efectiva las valuaciones fiscales de inmuebles ubicados en zonas urbanas dispuestas, las cuales impactan en el Impuesto Inmobiliario Urbano. Asimismo, en el caso de Olavarría, también tienen correlato en la Tasa de Servicios Urbanos ya que la base imponible del tributo municipal son las valuaciones fiscales que establece la Provincia.

Cabe aclarar que los revaluos inmobiliarios en territorio bonaerense se llevan a cabo cada 10 años, tanto en el caso urbano como en el rural. El anterior revalúo de la tierra urbana de la provincia de Buenos Aires se realizó en el año 2005 y tuvo aplicación impositiva a partir del año 2007.

Respecto del revalúo urbano, la Ley Impositiva 2018 estableció topes con el objetivo de que el incremento del impuesto no afecte de forma significativa a los contribuyentes. De esta forma, el promedio del incremento en el Inmobiliario Urbano será del 56%, lo que supone para la mitad de las viviendas de la Provincia de Buenos Aires un aumento máximo de 41 pesos por mes. Cabe aclarar que la normativa aprobada establece distintos topes para las edificaciones y los terrenos baldíos.

En esta oportunidad solo se aplican modificaciones a los inmuebles urbanos: la revaluación catastral no se hizo sobre la tierra rural ya que la última se concretó en el año 2012, con lo que faltan aún cuatro años para que se avance nuevamente en esa tarea.

En el caso de los inmuebles rurales, lo que se aplican son adecuaciones cuando se detectan mejoras en los lotes. Es decir, cuando se hallan nuevas o ampliaciones de viviendas, silos, alambrados o molinos, por ejemplo. Para ello, se aprobó la Resolución 46/17 con la nueva "tabla correspondiente a los valores de las instalaciones complementarias, mejoras y plantaciones" que se aplica también desde este mes. Igualmente, la misma Ley Impositiva 2018 también establece un incremento porcentual máximo del 60% respecto del 2017 para reducir el impacto a los contribuyentes.