108804

23.02 | Información General Inauguraron el Jardín 919

Patricia Camerotto: "Fue una lucha muy larga, parecía que no se iba a lograr"

La comunidad educativa vivió este viernes el día más importante de su historia. Después de tres décadas, el edificio en el barrio Luján es una realidad.

Este viernes marca un hito a la comunidad educativa del Jardín de Infantes Nº 919 "Nicolás Héctor Amoroso", dado que este viernes por la mañana se inauguró la tan ansiada sede ubicada en Sargento Cabral 3949. Vecinos del barrio Luján acompañaron esta jornada cargada de importancia.

Para este acto llegó especialmente el director General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Sánchez Zinny, acompañado por el intendente Ezequiel Galli, funcionarios municipales y el senador provincial Dalton Jáuregui.

El acto de inauguración estuvo marcado por la presentación de un locutor que recordó que el establecimiento educativo nació en 1986 y que años después se lo llamó "Héctor Amoroso". Posteriormente, el párroco del barrio, Pablo González procedió a bendecir el edificio, en el marco de su presentación oficial.

A su turno, el funcionario provincial, confirmó que en todo el territorio bonaerense se están construyendo unas 600 aulas de Nivel Inicial, dado que la principal demanda es en infraestructura para los jardines de infantes.

En su discurso, el jefe comunal expresó que "este es un sueño para mí. Es el jardín más lindo de Olavarría" al tiempo que destacó el compromiso con la obra que culminó en 2017.

La directora del jardín, Patricia Camerotto, recordó no sólo a quienes estuvieron en su mismo cargo durante la vida de la institución sino hizo especial hincapié en Amoroso, cuyo nombre denomina a la entidad. "Fue una lucha muy larga, parecía que no se iba a lograr", dijo a los presentes.

La obra

Los trabajos se finalizaron entre fines de 2017 y principios de este año, e incluso el pasado 11 de enero se entregaron las llaves a los director de la institución.

"Este es un momento inexplicable, de una emoción intensa", dijo en aquel momento conmovida la directora del Jardín, Patricia Camerotto. A su lado, Graciela, la auxiliar que lleva acompañados con su labor 27 de los 30 años de existencia del servicio de Inicial, decía, con la voz quebrada y brillo en los ojos, que "esto es lo que más esperé toda la vida, hemos luchado y trabajado mucho por esto".

La obra cuenta con mucha iluminación natural y está totalmente adaptada de acuerdo con los requerimientos técnicos y a las necesidades de niños y niñas que asisten al establecimiento de nivel inicial. Pensado sobre un amplio pasillo central, a la derecha, se integra, sobre la calle, el inmenso Salón de Usos Múltiples y a continuación, la cocina equipada con cocina industrial, mesada de granito y sus correspondientes amoblamientos, con un patio interior, más las cuatro aulas, de importantes dimensiones, con su propio sanitario y dos bachas sobre una mesada enana, también de granito, en cada una de ellas.

Sobre la izquierda, se suceden la Dirección, un sanitario, la secretaría, dos patios, la biblioteca con estanterías ya colocadas y al fondo, la preceptoría. Todo, con calefacción central, por radiadores.

Lo cierto es que unos 30 años debieron pasar desde el anuncio del edificio propio hasta su finalización. En el medio, obras que nunca se concretaban, paralizaciones y empresas que se iban del lugar. Hoy toda la comunidad celebra que el 2018 arranca en nueva locación.

El Jardín 919, que hasta ahora funcionó en un viejo y deteriorado edificio, tiene una matrícula de 143 nenes de 3 a 5 años. Sin embargo, a fuerza de ampliar la capacidad en cada aula, "para el inicio ya tenemos más de 180 inscriptos; pudimos ingresar más nenes y tenemos lista de espera en sala de 3, aunque las demás salas tienen vacantes". El servicio funcionará con cuatro salas de mañana y otras cuatro de tarde.

Tras la paralización de las obras desde octubre de 2013, el año pasado se retomaron las tareas. La inversión del Municipio y Provincia fue superior a los 8 millones de pesos, en el marco del Fondo Educativo. La obra del establecimiento se licitó en el año 2006 por iniciativa de la gestión eseverrista. A inicios de febrero de 2017, y después de haber estado en pausa durante 11 años, se reanudó el proyecto. El origen de esta obra fue con la idea de brindarles a los más chicos un espacio propio para perfeccionar la calidad educativa del nivel inicial en la ciudad de Olavarría.

Tras varias promesas y visitas de funcionarios de la provincia de Buenos Aires, en el año 2011 se licitó la construcción del jardín, en un terreno que fue cedido por el Gobierno Municipal de Olavarría.

La obra tenía un costo total de casi 2 millones de pesos y tras varios vaivenes, demoras en la obra y nuevos reclamos de distintos entes educativos, el Gobierno Provincial realizó a principios del año 2013 el depósito de los primeros fondos para el inicio de los trabajos, ya que hasta la fecha mencionada la empresa no había recibido pago alguno. El 5 de marzo comenzarán las clases en el edificio que tantos años estuvieron añorando.