109759

11.03 

Indio en Olavarría: a un año de una de las páginas más memorables de la historia local

"Andate a tocar a la luna...la luna la vamo' a copar". El 21 de noviembre de 2016 el Indio Solari no anunciaba que iba a tocar efectivamente en la luna, pero sí que vendría a Olavarría.

Alexis Grierson

[email protected]

@alexisdechillar

Esa ciudad que no lo dejó tocar en 1997, esa ciudad que marcaba una parte de la historia, que se preparaba para escribir historia. No sería, quizás, una de las páginas gloriosas. Pero a la distancia, el balance, los días previos, todo tiene un sabor distinto. Agridulce, pero distinto al sabor amargo de las primeras horas. Dudas no hay: el Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado marcaron a fuego la historia local.

Dani: "El Indio es familia"

Vamos a hacer un ejercicio: salgamos a la calle. Preguntemos por el Indio. Por las latitas, por el miedo, por el desafío. También por las trágicas muertes. Pero también por la vida de la ciudad, esa vida que, muchos afirman, nunca volverá a tener Olavarría. Porque hubo algunos enojos, pero hubo gente que fue feliz, mancomunada en una fiesta. La que se vivió en los días previos. Ese paseo por avenida Avellaneda donde lo único que sonaba era un tema de Los Redondos o del Indio. Porque se saltó, una y mil veces, con Jijiji. O se cantó Juguetes Perdidos. Las charlas entre gente del sur y del norte del país. De la provincia de Buenos Aires, de Capital. El que paseaba con su 4x4 o el que llegaba a dedo, con lo puesto. Con la revolución del sábado 11 de marzo de 2017.

Micaela: El Indio "es ese amigo que nunca vemos, pero siempre está"

O cómo cambió el paisaje de la ciudad, de manera radical. En una noche, cual Cenicienta, Olavarría pasó a ser una ciudad que se preparaba para un tsunami, en algo irreconocible. A pesar de la mala organización, de la improvisación de muchos puntos. Uno paseaba por la zona y no reconocía el tranquilo barrio Los Robles, o la parte sur de San Vicente. Parecía otro mundo.

Catalina: "Mi lugar en el mundo"

Porque los fanáticos, los "ricoteros" como se los mencionó durante esos días, valoraron la solidaridad de la gente. Con los camiones, la falta de carga en el celular, con un plato de comida, agua, hasta alojamiento. Un hecho que fue trágico en el resultado, sacó lo mejor de cada uno de los habitantes de Olavarría.

Lo que parecía una fiesta de principio a fin, se tiñó de muerte. Dos jóvenes. Los medios nacionales que expusieron sus bajezas con un papelón sin precedentes: erraron las informaciones, manipularon las voces y hasta generaron y alentaron sospechas infundadas de más fallecimientos. Una interpelación al intendente Galli, una causa que tuvo pocos avances hasta hace poco más de un mes, con tres imputados, pedidos, rechazos, avances y próximas novedades. En este suplemento, incluso, habrá muchas de ellas.

Uriel: "Toda la inmensidad"

Pero también hay color, hay historias, hay grises, y mucho por contar. ¿200? ¿250? mil personas. Tantas historias como personas. Esto es una pequeña parte, recordando el aniversario de, aunque suene insistente, un capítulo grande de la historia de Olavarría. Cada uno lo evaluará como crea. La propia, la historia del Indio Solari y Olavarría, será para siempre.