109937

14.03 | Policiales 

Declaran no culpable al acusado de un crimen en Sierras Bayas

En el cierre del juicio por la muerte de Carlos Martell, ocurrida en 2015, el jurado de civiles entendió que el único imputado no era el autor del hecho. En la primera audiencia apuntaron a otra persona de ser el homicida. 

Este miércoles se dio por finalizado el juicio por el crimen de Carlos Martell, que fue baleado en un domicilio del barrio Fonavi de Sierras Bayas en mayo de 2015. En el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Azul, un jurado de civiles declaró como "no culpable" al único acusado por el hecho, Maximiliano Dargel.

El jurado, en un debate que fue encabezado por el Dr. Joaquín Duba, determinó que Dargel fue no culpable de la muerte de Martell, de 37 años, quien falleció luego de recibir un disparo en el rostro, aunque además le dispararon dos veces más en el brazo.

Lo llamativo del dilatado juicio, que se iba a llevar adelante el año pasado pero no se pudo hacer porque no se logró integrar el jurado, es que en la jornada del martes, uno de los testigos presenciales del hecho que tomó parte de la audiencia afirmó que Dargel no fue el homicida, sino que fue otra de las persona que se encontraba en el domicilio del barrio Fonavi aquella noche.

La querella fue llevada adelante por el fiscal de juicio Martín Pizzolo, mientras que la representación legal del acusado, Maximiliano Dargel, fue llevada adelante por la defensora oficial Adriana Hernández.

Los detalles del crimen

El caso se registró a inicios de mayo de 2015 en el interior de un domicilio del barrio Fonavi, donde un grupo de amigos compartían un encuentro que se había extendido hasta ya transcurrida la madrugada.

Según transcendió por aquel entonces, algo que inclusive se tradujo en la imputación y posterior captura, en que Dargel habría sido el autor del crimen de Martell, luego de que ambos protagonizaran una discusión.

La agresión no habría sido inmediata ya que, según continúa esa hipótesis, el acusado había ido hasta su domicilio, ubicado a pocos metros, y retornado con un revólver con el que disparó al menos en tres ocasiones contra la víctima. Dos de esos proyectiles lo hirieron en el brazo, mientras que el restante impactó a la víctima en el rostro, ocasionándole la muerte poco después.

La nota completa, en diario El Popular