110145

18.03 | Policiales EXCLUSIVO DE EL POPULAR

Condenaron a un olavarriense por el homicidio de una joven embarazada

El hecho ocurrió a inicios del 2016, en el barrio Villa Aurora, donde todo derivó de una discusión por el presunto ataque de un perro. La víctima, que estaba embarazada de algo más de 5 meses, salió en defensa de su padre y recibió el disparo cuando intentaba protegerlo.

Días atrás concluyó, al menos en su primera instancia, el proceso judicial contra un joven olavarriense que protagonizó un episodio tan violento como irracional. El caso tiene aristas que extrañan y estremecen a la vez.

El inicio del conflicto y el trágico saldo otorgan una muestra cabal de ello: comenzó en una discusión por perros sueltos y terminó con la muerte de una joven de 19 años y el bebé que tenía en su vientre. EL POPULAR tuvo acceso a la resolución que dispuso una severa pena de 15 años de prisión para el único acusado.

"Si mañana a la mañana no veo los perros atados, te mato a vos y a los perros". Según coincidieron distintos testigos -palabras más, palabras menos-, esa fue la amenaza que Jesús Alberto González, hoy de 20 años, efectuó en la noche del 16 de febrero de 2016 contra Valuis Rojas Peredo, un vecino suyo del barrio Villa Aurora. Segundos después se desataría la tragedia que se cobraría la vida de Mariela Rojas Camacho, hija de este último.

Aquella noche los perros de la víctima habrían intentado morder a González, o al menos ese fue el reproche que el joven le realizó a Rojas Peredo, que se encontraba en el patio de su domicilio ubicado sobre Las Hortensias al 2500. "Andate de mi casa, si los perros no te hicieron nada", respondió el padre de la víctima, quien también habría insultado al joven buscando que se retirara de su propiedad.

González, según coincidió el relato de los testimonios vertidos en la investigación, efectivamente se retiró de allí pero retornó escasos segundos después con una carabina. Los gritos y la discusión ya habían llamado la atención y preocupación de Mariela, que había salido de la casa y dirigido hacia el patio, para defender a su padre y convencerlo de que ingresara. "Entrate, entrate papá", habrían sido sus últimas palabras antes de escucharse el único y letal disparo, que no sólo mató a ella, sino que además le arrebató también la vida al bebé de 22 semanas que tenía en su vientre.

"Disparó la carabina hacia mí, me pasó rozando la bala por la panza y le dio en la panza a mi hija Mariela, que me estaba teniendo", fue parte de la declaración testimonial de Rojas Peredo realizó ante la justicia, más precisamente a la fiscal de la causa, la doctora Viviana Beytía, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 10. González, por su parte, sería detenido horas más tarde y se negaría a prestar declaración indagatoria en dos ocasiones, ya que en distintas audiencias fue notificado formalmente de cada una de las acusaciones en su contra.

Los detalles sobre la resolución a la que accedió en exclusiva El Popular, este domingo en la edición impresa de El Popular