110633

26.03 | Policiales 

Condenaron a un olavarriense de 28 años por robar junto a un adolescente

En mayo del 2016 dos personas forzaron la puerta de ingreso a una vivienda y robaron herramientas y una bicicleta.  Ahora se condenó al mayor de edad por aquel caso.

Condenaron a un olavarriense de 28 años a la pena de cuatro años y ocho meses de prisión como "autor penalmente responsable del delito de robo calificado" por haber sido cometido con "efracción y por la participación de un menor de edad", hecho que ocurrió en nuestra ciudad el 23 de mayo de 2016.

El fallo recayó sobre Gabriel Oscar Molinate y corresponde al Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Azul, que entendió que se demostró legalmente que el 23 de mayo de 2016 a las 14.30, aproximadamente, dos personas (una de ellas menor de edad) se dirigieron a una casa ubicada en avenida Ituzaingó 4695.

Al llegar al lugar, se dividieron tareas y quedó el menor de edad en la puerta de acceso para asegurar el accionar de su cómplice, quien ejerció fuerza abollando y rompiendo la puerta de ingreso a la vivienda a la altura de la cerradura y así se apoderaron ilegítimamente de una caja pequeña con herramientas, una bicicleta playera cromada y una motoguadaña, dándose a la fuga y siendo aprehendidos por personal policial en la intersección de las calles Guisasola y Rufino Fal.

Cabe recordar que el dueño de la casa reconocería como de su propiedad esos objetos, al serle exhibidos por personal policial.

La defensa había argumentado que el agravante de la participación del menor de edad "no podía prosperar, porque el objeto procesal presentaba una ausencia insalvable al no hallarse identificado el menor en la descripción del hecho, entendiendo que sin esa identificación no resultaba posible un adecuado ejercicio del derecho de defensa, considerando además que no se encontraba debidamente acreditado que esa otra persona de sexo masculino haya sido menor de edad".

Pero el Tribunal aclaró que "para la efectiva aplicación al caso de la agravante específica" la descripción que se exige "es la sola y concreta mención que hubiera y cómo participado un menor de edad, no siendo necesario identificarlo, como así tampoco mencionar específicamente cuál es concretamente su edad, debiendo sí estas dos circunstancias ser efectivamente probadas, por lo que dicho planteo no prospera".

La responsabilidad de Molinate en el hecho juzgado se basó, según el fallo, en el análisis conjunto de las "probanzas descriptas" y, "fundamentalmente, a la circunstancia de haber sido aprehendido a poca distancia del lugar del hecho -nueve cuadras aproximadamente- en compañía del menor de edad y teniendo en su poder los elementos sustraídos de la vivienda", además de los testimonios del personal policial, el propietario de la casa donde se concretó el robo y otros testigos.

Tras determinar que "no concurren eximentes de responsabilidad penal, ni tampoco hubo planteos al respecto", en la sentencia se computó "como atenuante la carencia de antecedentes penales computables".

De este modo, se resolvió que "la calificación legal que corresponde otorgar al hecho que diera por probado en la primera cuestión del veredicto, es la de Robo Calificado por ser cometido con efracción y por la participación de un menor de edad".

Y, finalmente, se impuso la sentencia de cuatro años y ocho meses de prisión, accesorias legales y costas procesales.