111344

08.04 | Policiales 

Macabro giro: la mujer y sus dos hijos fueron asesinados y luego incinerados

EL POPULAR accedió a información exclusiva acerca de lo que arrojaron las pericias a las víctimas. En todas fueron encontradas impactos de bala. Tanto la mujer como sus dos pequeños hijos murieron antes del inicio del incendio.

La continuidad de las pesquisas y averiguaciones en torno a la tragedia que se desató en una vivienda del barrio Independencia arrojó novedades tan impactantes como macabras. La mujer y sus dos hijos, de tan sólo 7 y 11 años respectivamente, fueron asesinados a disparos antes de que el incendio arrasara con el lugar. EL POPULAR dialogó con los investigadores y logró tener acceso a las conclusiones preliminares de distintas pericias, no sólo las practicadas sobre los restos de las víctimas, sino también sobre el lugar de los hechos.

En la edición impresa de ayer se había anticipado que la fiscal Viviana Beytía había ordenado la realización de pericias y averiguaciones sobre aspectos puntuales en torno a los cuerpos de las víctimas. La labor sobre los mismos lejos iba a estar a limitarse a que la autopsia detalle las causales de muerte, sino que además se ordenó la realización de placas y la toma de diversas muestras, entre otra serie de labores investigativas.

Fiscal Beytía: "Una escena en donde hay menores de edad es impactante"

Desde ese entonces todo trascendió con sumo hermetismo, tal cual se caracterizan las causas desarrolladas desde la UFI Nº 10. Buscando evitar que la divulgación de cualquier dato truncara el avance de la investigación transcurrieron las últimas horas, con minucioso análisis de lo recabado y hasta con la realización de una reunión interdisciplinaria en la que especialistas de distintas materias analizaron la evidencia.

Con todo ello se logró determinar que lo sucedido durante la madrugada del viernes en un domicilio ubicado sobre Pelegrino al 1400, entre Tacuarí y Piedras, no se trató para nada de un incendio accidental. Fue todo lo contrario a un accidente, ya que desde la Justicia se lo investiga como un episodio premeditado y macabro. Las víctimas fatales fueron baleadas una a una y dejadas en la habitación donde se inició de manera intencional el incendio, tal cual lo acreditaron las pericias realizadas desde bomberos de la Policía Bonaerense, quienes arribaron provenientes de Azul y en las últimas horas acercaron a la fiscal local el informe preliminar de sus actuaciones. Las posteriores explosiones y la forma en la que cedió la estructura del inmueble se habría dado únicamente por el avance de las llamas.

Aún más oscuro fue lo que arrojaron las autopsias desarrolladas también en la vecina ciudad. En todas las víctimas fueron encontrados impactos de bala. Sorprende y estremece la sola idea de imaginar que cada una de ellas fue asesinada a sangre fría, al punto de que la niña, Jazmín Ríos de 11 años, presentaba tres disparos en distintas partes de su cuerpo. Su hermano, Ezequiel de 7 años, y su madre Verónica Montenegro de 33, presentaban sendos disparos en el pecho y la cabeza respectivamente.

La nota completa en la edición impresa de este domingo de Diario EL POPULAR