112377

25.04 | Política Continúa la investigación

A un mes de su detención, liberan a las empleadas de Bromatología

La justicia habilitó el pedido de la defensa de las tres mujeres, a las que se las investiga por asociación ilícita, estafa y falsificación de documentos. A mediados del año pasado fueron suspendidas por el Municipio. 

Según pudo saber EL POPULAR, en estas horas serán puestas en libertad las tres empleadas de la Dirección de Bromatología, quienes están acusadas por "fraude en perjuicio de la administración pública y asociación ilícita en concurso real y estafa (dos hechos); uso de documento falsificado de instrumento público y estafa en tentativa en concurso real".

La denuncia fue presentada a mediados del año pasado por la directora de Bromatología Municipal, Mirta Alcobedo. Inmediatamente se inició un sumario administrativo y se las suspendió de sus labores.

Claudia Gabriela Carlos, Silvina Elvira Baudry y Liliana Alvarez fueron detenidas el 26 de marzo pasado, y pocos días después fueron trasladadas a una alcaidía de Junín.

Recientemente se les había otorgado la prisión domiciliaria, pero ahora la Cámara de Apelaciones y Garantías de Azul hizo lugar a otra solicitud de los defensores de las imputadas por lo estarán libres mientras avanza la investigación judicial.

Carlos cuenta como defensor al Dr. Marcelo Fuche, en tanto que Baudry y Alvarez cuenta la asistencia de la defensora oficial Soledad Kelly.

El caso

En junio de 2017 se informó que tres empleadas fueron suspendidas en sus tareas, que se inició un sumario interno de investigación y que fueron denunciadas penalmente. La investigación administrativa daba cuenta de maniobras vinculadas al "cobro indebido por parte de agentes municipales de tasas y derechos a distintos contribuyentes" y que las acusadas habrían recaudado dinero y entregado documentación a nombre de la Dirección de Bromatología.

Desde aquel momento se fijó una suspensión por 30 días en sus puestos de trabajo, la cual se extendió mensualmente hasta los primeros meses de este año.

En la Justicia, según trascendió, los hechos investigados son centralmente dos. El primero, tiene como imputadas a las tres empleadas por asociación ilícita. Se las acusa de que cumpliendo funciones para la Dirección de Bromatología, defraudaron a la Municipalidad al cobrar en su nombre, sin estar habilitadas, dinero en efectivo y cheques por servicios municipales. Y de que en esta maniobra expedían recibos aprócrifos. Estos delitos se cometieron entre julio de 2016 y junio de 2017.

El segundo hecho tiene como imputada a Claudia Carlos a quien se acusa de que durante 2017 se habría presentado en comercios como agente municipal donde habría ofrecido servicios por los cuales se cobraba en efectivo. En este caso, los perjudicados son los particulares. , junto a sus representantes legales. La magistrada explicó a las partes las decisiones que había tomado, algo que según trascendió, los titulares de las defensas valoraron positivamente.

Más detalles del caso en la edición impresa de Diario EL POPULAR