112550

27.04 | Policiales 

Trasladan a Comodoro Py a un olavarriense implicado en un secuestro

El hecho ocurrió en julio del año pasado, cuando la familia de un hombre debió pagar 10 mil pesos para liberarlo. El Juzgado Federal de Azul determinó que sea alojado en la alcaidia de Capital Federal. 

A mediados de julio del año pasado un hombre fue víctima de un secuestro extorsivo cuando se encontraba corriendo en la Costanera Norte de nuestra ciudad. Para liberarlo, los secuestradores solicitaron a la familia 10 mil pesos. Tras una intensa investigación se logró determinar que una persona que ya había sido detenida en diciembre, pero luego liberada, era la autora del hecho.

Según difundieron fuentes oficiales, en la últimas horas se detuvo a un hombre acusado por el secuestro de Carlos Alberto Buhrle de 42 años. El acusado es Carlos Horacio Pais, quien ya había sido detenido por esta misma causa en diciembre del año pasado, pero recuperó la libertad poco tiempo después.

Ahora fue vuelto a detener por parte de personal de la SubDDI de Olavarría y por orden del juez federal de Azul, doctor Martín Bava, acusado de haber participado del secuestro registrado en nuestra ciudad el 18 de julio del año pasado.

La detención se logró este viernes en horas del mediodía tras haber reunido una serie de elementos probatorios. Pais sería trasladado al asiento del Juzgado Federal de Azul y posteriormente será encarcelado en la alcaidia de Comodoro Py en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El hecho

Cabe recordar que el caso, que resultó muy llamativo en nuestro medio tanto por la modalidad así como por el lugar y por haber ocurrido a plena luz del día, tuvo como víctima a Carlos Alberto Buhrle de 42 años. Se registró sobre la costanera norte del arroyo Tapalqué, varios metros más allá del cruce con la ruta nacional 226, con dirección hacia Sierra Chica. En esa zona el hombre practicaba actividad física.

Alrededor de las 13.30, a pocos metros del viejo Club Hípico, fue interceptado por dos hombres que circulaban en moto. Uno de ellos le mostró un arma y le exigió que se "tirara" y la entrega de dinero en efectivo. Hasta allí los hechos se configuraban como un asalto, pero cuando la víctima respondió que no poseía dinero los delincuentes lo obligaron a mandar mensajes de texto y audio a su cuñada para contar la situación y pedir que le trajeran efectivo por su "liberación".

Para la maniobra siguiente se pactó un lugar de entrega aproximadamente una hora después y a varias cuadras de donde permanecía la víctima. Su hermano, Leopoldo Buhrle, llevó la suma acordada -10 mil pesos- y se retiró del lugar. Uno de los secuestradores recogió el dinero y volvió hasta donde estaba el cómplice con la víctima para, luego, dejarlo en libertad. Carlos Buhrle se dirigió a establecimientos rurales cercanos donde pidió ayuda y estos vecinos del sector lo trasladaron hacia el domicilio de sus familia.

Configurado de esta manera el secuestro extorsivo, en la modalidad informalmente conocida como "secuestro express" tomó intervención la Justicia Federal.