113547

14.05 

Las 10 cosas que los perros odian de los humanos

Como en todas las relaciones, en la que hay entre perros y humanos también puede haber malentendidos. De hecho, para evitar estos problemas con nuestro mejor amigo vamos a plantear una serie de tips para conocer mejor lo que interpreta nuestra mascota, lo que le gusta y lo que odia que le hagamos. 

1)  Los ruidos y los olores fuertes

"Los perros tienen un oído mucho más desarrollado y escuchan tanto los sonidos como las vibraciones. Lo que nosotros percibimos a 4 metros, ellos pueden hacerlo desde 25 metros (...)Es muy frecuente que los perros reconozcan el ruido de los autos familiares" explicó la veterinaria Lorena D'onofrio en la columna de Mejor de Mañana. "Los ruidos de ciertos electrodomésticos, el ruido de las motos y los ya sabidos petardos, les provocan trastornos porque no pueden reconocer desde donde vienen y muchas veces somos nosotros quienes se los infringimos" siguió. La recomendación es desde cachorros naturalizar y minimizar el impacto que tenga, poniendo una radio, actuando normal, sin demostrar nerviosismo desde el humano.

El tema de los olores fuertes también es algo delicado. Imagínate los olores de productos químicos, de higiene personal y de limpieza del hogar. Son olores realmente muy fuertes que irritan las fosas nasales de nuestros peludos, por lo que fácilmente nos lo hagan saber con un estornudo y se vayan a otro lugar. "Los olores que para nosotros pueden ser lindos como un perfume o un desodorante de ambiente, es muy frecuente oír ´lo termino de bañar y se revuelca´. Y sí, lo que para nosotros es rico para ellos no" dijo la veterinaria.

2)  Hablar mucho y no usar nuestro lenguaje corporal

"Ellos no entienden las palabras que nosotros usamos, sí entienden de tonos de voz y de posturas corporales. Si querríamos regañarlos, deberíamos usar palabras cortas en un tono seco y fuerte. Y si lo quiero premiar, porque hizo pis afuera -por ejemplo- como estoy tratando de enseñarle, voy a usar un tono de voz más tranquilo, relajado y una caricia detrás de las orejas que ellos tanto disfrutan" indicó la especialista.

Es cierto que los perros sí que entienden las emociones básicas de los humanos, pero lo hacen a través del lenguaje corporal y el tono de voz que utilizamos. 

  • Desafío: Proba un día entero sin decirle una sola palabra a tu perro. Sólo gesticula, sin exagerar. Podes utilizar algún tipo de sonido como un silbido. Después nos contás como te fue con ese desafío!

3. Nuestra energía negativa y que les regañemos sin que entiendan por qué

Puede que cuando estemos de mal humor o nos enojamos con nuestro perro porque ha hecho algo que no nos gusta, le transmitamos ese enojo y negatividad como en principio haríamos con otra persona. Como ya hemos comentado, los caninos no entienden lo que les gritamos y la mayoría de las veces tampoco entienden por qué lo hacemos. Evidentemente es algo que les molesta mucho, se sienten mal, reciben energía negativa y no saben ni por qué.

4) Falta de estructura

"Cuando decidimos tener una mascota, tenemos que tener tiempo. Un perro tiene que tener una rutina, un horario de comida, de paseo, para hacer sus necesidades. La comida no hay que dársela en el mismo espacio donde comemos nosotros ni al mismo tiempo, en la medida de lo posible., porque además estas rutinas le dan estabilidad en la conducta del animal" contó Lorena.  

Un perro desestructurado, sin un mínimo de adiestramiento básico, puede que resulte en un perro poco feliz, y podría tener inseguridades y malentendidos tanto con la familia como con otros perros o animales.

Es importante que primero nos instruyamos bien nosotros mismos sobre el adiestramiento adecuado para nuestro perro.

5. Mirarlos fijamente a los ojos

El contacto visual prolongado para los caninos equivale a retarse, por lo que si uno aparta la vista pasa a ser el sumiso y en cambio si la aguanta y el otro la retira, será el dominante. Es peligroso hacer esto a perros que no conocemos, pueden ponerse agresivos.

Si querés acercarte a saludar a un perro, es mejor que lo hagas un poco de lado, sin mirarlo fijamente y extendiendo un poco la mano permitiéndole que te olfatee y conozca, una vez que te acepte, lo acaricias.

6. Besos y abrazos en exceso

Hay muchas cosas que para nosotros son normales y nos gusta hacer, como por ejemplo apachucharlos, abrazar y dar muchos besos a nuestros peludos, pero ellos no interpretan todo como nosotros. Entre perros no se abrazan ni besan como lo hacemos nosotros. Por lo tanto, está bien que les abraces y les des algún beso, pero tené cuidado de no excederte y atento a las señales que el perro te haga como relamerse muy seguido, estar nervioso, echar las orejas hacia atrás, bostezar o incluso enseñar los dientes, cosas que muestran que no están nada a gusto con la situación.

7. No usar bien la correa y pasear con prisas

A veces mantenemos la correa tensa, vamos dando tirones constantemente, no le dejamos que olfatee su entorno, etc. También muchas veces paseamos muy pocos minutos y estamos apurados por terminar el paseo. Esto definitivamente a nuestro perro no le hace mucha gracia. Necesita un rato para explorar su entorno y relacionarse con los demás. Querrá olfatear, pararse a hacer sus necesidades y a jugar con otros, es lo normal.

8. Vestirles innecesariamente

Lo que no soportan nuestros amigos o al menos la mayoría de ellos, es que les vistamos porque sí o con cosas sencillamente decorativas y para nada funcionales. Ellos no se sienten cómodos si no pueden andar bien o si llevan algo que no se pueden quitar cuando quieran. Piensa que tu perro no es un humano, intenta no humanizarle ya que eso sólo traerá desequilibrios y problemas. Se recomienda vestirlos cuando realmente sea necesario con las piezas de ropa adecuadas.

9. Asearlos muy a menudo

Para nosotros es normal bañarnos cada día, para ellos no. Ellos se mantienen limpios a su manera, necesitan su olor corporal para comunicarse con los demás. Así que si los aseamos muy seguido realmente no les estamos haciendo ningún favor.

Es bueno que bañemos a nuestro perro en casa o en la peluquería canina de vez en cuando, pero no podemos hacerlo muy seguido porqué, además de que necesitan su olor para comunicarse bien, estaremos dañando las capas de protección natural de la piel y podemos provocarles algún problema de salud.  

10. Ser aburridos o estar ausentes

Los perros no soportan estar aburridos, quieren hacer cosas y compartir su tiempo con vos. Por supuesto odian cuando estas ausente, nunca están seguros de cuando vas a volver o si lo harás, de ahí sus enormes alegrías cuando regresas aunque solo haga unos minutos que no te ven. Pero lo peor para ellos es, sin duda alguna, cuando su compañero humano de verdad no regresa nunca. Lo peor que les puede pasar es que les abandonemos, nunca entenderán el por qué y les cuesta seguir adelante.

Así que ya sabes, no seas aburrido y haz muchas cosas con tu fiel compañero, además procura estar el menor tiempo posible ausente, pero sobre todo, nunca lo abandones.