113760

17.05 | Política 

El FMI afirma que "el objetivo es ayudar a proteger la economía argentina"

El vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice, aseguró que el organismo multilateral no es igual que hace 20 años. 

"Nuestro principal objetivo es ayudar a las autoridades a proteger la economía argentina y los estándares de vida de los argentinos, en especial a los más vulnerables", dijo Gerry Rice desde Washington, donde se encuentra un grupo de funcionarios argentinos negociando el acceso a un

crédito stand by, A través de un comunicado, Rice explicó que "nuestro objetivo en común es alcanzar un acuerdo rápido".

Destacó los comentarios del presidente Mauricio Macri sobre reducir drásticamente el déficit fiscal que "reflejan el reconocimiento del gobierno de los problemas centrales que aquejan a la economía argentina", y a la vez "propiciar el equilibrio y el crecimiento inclusivo, la creación del trabajo y el compromiso de proteger a los más vulnerables".

Adelantó que "cuando termine la reunión mañana" con los funcionarios, "el FMI y el gobierno argentino pasarán a la siguiente etapa de las negociaciones y comenzarán a tratar el programa". En cuanto a los objetivos y las metas de este acuerdo, afirmó que "estamos de acuerdo con el presidente Macri, esto tiene que ver con las prioridades argentinas. Este programa le pertenece a Argentina. El FMI apoya las prioridades de Argentina y ése es el tenor de los debates", destacó el vocero del Fondo.

Para Rice, la situación actual de la Argentina "es totalmente diferente a la que tenían hace 20 años. Hoy tienen un tipo de cambio marcado por el mercado e instituciones fuertes". "Nosotros (el FMI) también cambiamos, nos adaptamos al cambio de nuestros miembros. Nos enfocamos más en la protección social, le damos mucha atención a las cuestiones sobre inequidad, y a la necesidad de crecimiento inclusivo", indicó.

Rice destacó que "las autoridades argentinas han manejado con éxito algunos de los problemas que surgieron, por ejemplo el refinanciamiento de la deuda por parte del Banco Central esta semana". Y agregó: "Confiamos que la situación está controlada".

"Quiero ser bien claro en este punto. Estamos aquí para apoyar el esfuerzo de Argentina en lo que ellos determinen qué va a ser lo más útil y lo que fortalezca aún mas su economía, para poder así proteger los estándares de vida y a los más vulnerables", reiteró el funcionario.

Por su parte, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, señaló hoy que la administración del presidente Macri no va "a negociar un programa de gobierno" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), sino que va a llevar su programa "y a defenderlo hasta las últimas consecuencias".

"Vamos a ir al fondo con nuestro programa de gobierno, con la posibilidad de pedir que nos financien este camino que hemos elegido, que tiene que ser firme y sólido hacia el equilibrio de las cuentas públicas. Pero no estamos dispuestos a negociar un programa de gobierno, vamos a llevar nuestro programa y a defenderlo hasta las últimas consecuencias", aseguró Frigerio a radio Continental.

En tanto, esta mañana, el economista jefe de la calificadora de riesgo estadounidense Moody's, Gabriel Torres, afirmó que "la presión para Argentina podría disminuir con la ayuda de una línea de crédito otorgada por el Fondo Monetario Internacional".

Torres dijo a Télam que "la turbulencia de las tasas de interés y tipo de cambio han puesto en evidencia las debilidades estructurales de Argentina", y precisó que éstas son "alta inflación, una fuerte dependencia de los flujos de inversiones y un pequeño mercado financiero y crediticio local".

Indicó que "hasta ahora, la respuesta del Gobierno ha sido incrementar fuertemente las tasas de interés, reducir las inversiones públicas de 2018 e iniciar negociaciones con el FMI para obtener una línea de crédito flexible".

Explicó Torres que "estas medidas proactivas buscan impedir que la turbulencia financiera afecte la economía real, aunque probablemente tendrán una presión negativa en el crecimiento económico de este año".

Por su parte, el gobierno de Brasil anunció este jueves el respaldo al plan de reformas económicas de la Argentina y el pedido de apoyo financiero al FMI, y descartó la posibilidad de un efecto "contagio" de la situación argentina para el resto del Mercosur.

"Nuestra posición es respaldar a la Argentina y al presidente Macri y a su gobierno, inclusive en relación al FMI, donde tiene todo nuestro apoyo y comprensión", dijo a Télam, durante una teleconferencia con corresponsales extranjeros, el jefe de Gabinete del gobierno brasileño, Eliseu Padilha.

Según Padilha, el presidente de Brasil, Michel Temer expresó su "admiración y respeto irrestricto al presidente Macri y su gobierno, que está enfrentando dificultades como todos los emergentes y países en desarrollo". (Telám)