114842

04.06 

Prepará a tu perro para el invierno

Durante los días más fríos del año ciertas enfermedades se presentan en forma más frecuente, como las enfermedades respiratorias, o en forma más intensa como es el caso de las osteoartritis. Prevenir en otoño, para no enfermar en el invierno.

Desde enfermedades respiratorias o inflamatorias que tienen que ver más con predisposiciones según la raza de los canes. Conocé cuáles pueden ser los síntomas, y ante la duda, consultá al especialista para prevenir enfermedades que en determinados casos, pueden resultar muy graves.

  • Distemper Canino

Conocida también como Moquillo Canino. Esta enfermedad se puede presentar en cualquier época del año, pero la estadística aumenta en los meses más fríos. Es una enfermedad producida por un virus. No solo afecta el aparato respiratorio, sino que puede afectar también el aparato digestivo, el sistema neurológico y la piel.

Los síntomas respiratorios se manifiestan como conjuntivitis, rinitis y más grave aún, neumonía. Vómitos y diarrea se presentaran si el afectado es el aparato digestivo. En piel aparecerán pústulas y engrosamiento de las almohadillas plantares, y tendrán tics o convulsiones si el virus se aloja en el sistema nervioso.

Esta enfermedad es de pronóstico grave, ya que no hay tratamiento específico para tratarla y puede llevar a la muerte del perrito.

Afecta a perros de cualquier edad, aunque los cachorros y los más viejitos son los más susceptibles a contraerla, y es muy contagiosa.

Es muy fácil prevenirla, ya que vacunándolo de cachorro, con 3 dosis o más, dependiendo el criterio veterinario, y revacunándolo todos los años estará protegido.

  • Tos de las Perreras

Esta enfermedad se llama así ya que es muy común en lugares donde hay alta densidad de perros en un mismo ambiente, como sucede en las perreras. Es multietiológica, ya que puede ser causada por varios agentes, como virus, bacterias y micoplasmas.

El perro va a presentar una tos continua y podrá acompañarse de arcadas si la tos es muy intensa, lo que el dueño puede confundir con vómitos.

La enfermedad puede avanzar hasta presentarse una neumonía, por lo cual, ante los primeros síntomas se debe hacer una consulta con el médico veterinario. Puede durar desde un par de días hasta semanas, resultando muy molesta tanto para el perro como para el dueño.

Afecta a los perros de cualquier edad y es muy contagiosa, sobre todo, como ya describimos, si se encuentran muchos perros juntos. Para prevenirla se deben utilizar las vacunas contra Distemper, Parainfluenza y Adenovirus (incluidas en las vacunas que conocemos comúnmente como Quintuples o Sextuples) y además, hoy en día, tenemos disponible una vacuna más, para proteger contra las infecciones de la bacteria llamada Bordetella.

  • Enfermedades inflamatorias - Predisposiciones raciales

También hay que tener en cuenta que ciertas razas de perros, por sus características anatómicas o por su predisposición a tener patologías congénitas, como una estrechez traqueal, tienen tendencia a padecer enfermedades inflamatorias en el tracto respiratorio superior y primera porción del inferior (rinitis, faringitis, traqueítis). Estornudos, secreción nasal y tos, son los síntomas más comunes. Las razas braquicefálicas son las que, en proporción, más las padecen, entre ellas, Boxer, Pequines, Bull Dog inglés, Bull Dog francés.

Enfermedades Osteoarticulares

La osteoartritis es una enfermedad articular crónica degenerativa, en la cual el cartílago articular, el hueso y el resto de los componentes de la articulación se ven afectados. Causa mucho dolor y disminución de la flexibilidad de las articulaciones afectadas. Puede producirse en cualquier articulación del cuerpo del perro, pero las que resultan afectadas con más frecuencia son las de columna, cadera, codos y rodillas.

La osteoartritis puede ser leve, moderada o severa, y dependiendo del grado de severidad serán diferentes los síntomas que veremos, comenzando por disminución de la actividad, renguera y rigidez articular, hasta mucho dolor, dificultad para levantarse y pérdida de la capacidad para moverse en los casos más avanzados.

Es importante hacer un control veterinario de rutina para detectar esta patología en forma temprana para retrasar su avance lo máximo posible.Se debe dar una alimentación adecuada, evitar el sobrepeso, no interrumpir los paseos pero adecuarlos a las posibilidades del perro que padece la enfermedad.

Y, algo muy importante, dar la medicación indicada para brindar al perro la mejor calidad de vida, administrando protectores de cartílago y, sobre todas las cosas, un analgésico, el cual debe ser prescripto por el médico veterinario para que lleve un control estricto del tratamiento.

Esta patología se puede presentar en cualquier raza y sus mestizos, pero algunas están más predispuestas que otras a padecerla, a saber, razas grandes y gigantes, como Golden Retriever, Labrador Retriever, Ovejero Alemán, Rottweiler, Dobermann; y razas pequeñas, como Caniche Toy, Pequines, entre otras.

¡Para que tu perro pase un invierno feliz, visitá a tu médico veterinario de confianza para prevenir o tratar cualquier enfermedad que pueda opacar su bienestar!

Recordá además que los miércoles en la edición de Noticias a las 13 por Canal Local tenemos nuestro espacio para hablar de las mascotas y los jueves, nos escuchamos en "Mejor de Mañana".