115177

10.06 | Columnistas 

El conflicto agrario que marcó al país y que sacudió políticamente a Olavarría

A una década de la 125, Olavarría quedó atravesada por una fractura que, como en el país, nunca se pudo zanjar. Eseverri estrenaba intendencia y Cristina, gobierno nacional. La ciudad desabastecida. El cruce 226 -51 como escenario multitudinario. El escrache. Huevazos a Scioli. La incomodidad de los funcionarios.Por Silvana Melo

Silvana Melo

[email protected]

Diez años atrás, la disputa entre el gobierno y el campo por el intento de imponer un proyecto de retenciones móviles (resolución 125) generaba una crisis social, económica y política sin precedentes. José Eseverri, a tres meses de estrenar un gobierno que le cayó como un bumerang tras la muerte de su padre, fue marcado a fuego por un huracán político que le hizo temblar las estructuras: su profunda adhesión al kirchnerismo, su ocasional giro ideológico respecto del conservadorismo de su padre y un staff heredado que no terminaba de comprender qué pasaba convirtieron la intendencia de la ciudad en un terreno cenagoso. El enfrentamiento feroz con Julio Chango Alem, antes con un vínculo casi fraterno, complicó cualquier construcción política. Mientras tanto, Norma Urruty se consolidaba en el liderazgo de una protesta que habitualmente no deja espacio para conducciones femeninas. Con la 125 y la reacción rural se visibilizaba una fractura social que nunca pudo zanjarse.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR