115280

11.06 | Carta de Lectores Carta de lectores

Sobre Educación Sexual Integral

Sr. Director:

Ciudadanos y ciudadanas de Olavarría, estamos en peligro.

El acceso a la información que tenemos en la era de Internet está descubriendo el engaño de miles y miles de educadores que hoy desempeñan sus tareas dentro de las aulas. Geografía, historia, ciencias naturales, todo está aIlí, en un universo de páginas web a los que nuestros hijos e hijas acceden a través del celu, y no necesitan nada más.

Al menos eso dio a entender una docente del colegio de mi hija, de 14 años, ante el pedido que la juventud está llevando adelante en esta secundaria pública céntrica, de tener Educación Sexual Integral. "Todo lo que tienen que saber lo tienen acá", dijo, con su smartphone en la mano.

Y ahí es donde la realidad me golpeó cual viento de invierno. ¿Para qué necesitamos docentes si ya todo está en la web? ¿Para qué incluso debemos confiar la educación de nuestros hijos a desconocidos, si Wikipedia puede hacer su tarea en la comodidad del hogar? "Y las interpretaciones, la crítica y el análisis?" pensarán algunos. No se preocupen, la juventud puede vivir sin eso. Puede vivir sin abordajes integrales, puede vivir sin poner en tela de juicio los discursos institucionales, puede vivir sin intercambio con pares. Obvio que puede ¿Debe?

Hasta que el momento de la revolución educativa vía Google se materialice por completo, yo seguiré procurando que mi hija asista a la escuela de Jean y bombacha de campo. De calza no, para no tentar a los varones, no sea cosa que tengamos que explicarles a respetar a las personas sin distinción de género, religión e inclusive vestimenta. Y mientras tanto deberé soportar a docentes que justifican abusos por la "inconsciencia" que provoca el alcohol y las drogas. Pero estas falencias educativas no van seguir por mucho tiempo más. Se van a caer, las vamos a tirar.

Olivia Orsatti
33.193.743