115395

13.06 | Opiniones Cartas de lectores

El Estado y la legalización de la marihuana

Sr. Director:

Hace algunos días se realizó en nuestra ciudad una concentración y marcha, al parecer una de las tantas que se habrían hecho en el mundo, para legalizar el consumo de esa sustancia.

El tema arroja algunas cuestiones legales que es necesario aclarar para evitar confusiones.

Por empezar, el fallo "Arriola" de la CSN no legalizó el consumo sino que despenalizó la tenencia de droga para consumo personal, que es algo muy distinto.

Para consumir hay que comprar o tener una planta. Y luego se llega a la tenencia. El fallo Arriola despenaliza la tenencia pero no dice nada respecto de la venta o de la compra de la droga. Es un agujero del fallo que arroja graves problemas pero no los vamos a tratar aquí. Aquí vamos a analizar que significa legalizar el consumo.

Para legalizar el consumo hay que legalizar la compra. Pero también hay que legalizar la venta. Ya que sería altamente contradictorio desde el punto de vista legal que una compraventa sea legal para una parte e ilegal para la otra.

¿Quién vende? Hasta el momento el que vende es el narcotráfico, al cual de tanto en tanto le decomisan toneladas de marihuana.

Y aquí caben dos alternativas. Una es legalizar que el narcotráfico venda marihuana, en cuyo caso tendremos un narcotráfico "bueno" que vende solo marihuana y un narcotráfico "perverso" que vende las demás drogas que son legión. En consecuencia, el narcotráfico "bueno" deberá legalizarse, crear sociedades legalmente formadas, pagar impuestos, salarios, cargas sociales etc. Podríamos llamar a licitación por áreas, crear Defensas del Consumidor al efecto, etc. Sin contar las amnistías o indultos que habría que dictar para sacar de la cárcel a los que están presos por vender o matar por la marihuana.

El otro narcotráfico "malo" deberá ser perseguido por las autoridades.

Será difícil diferenciar uno de otro pero así son las cosas.

La otra alternativa es que venda el Estado. En consecuencia el Estado deberá cultivar o bien comprarle a los narcos para luego revender en forma lícita. ¿Quizás una expropiación a los narcos y creamos una Secretaría "Marihuana para Todos"?

Cómo evitará el Estado que paralelamente a su venta lícita exista el mercado negro de la droga ilícita de los narcos, es un tema adicional. Tendríamos la droga oficial que cotiza a X y una paralela que cotizará (curiosamente) menos que la oficial. Sin contar que vuelve a renacer el tema de la necesidad de amnistiar o indultar a todos los están presos por vender marihuana o matar por temas de marihuana. Pero como es un negocio muy jugoso ¿de dónde sacará el Estado los fondos para montar su propia fabricación, comprar a los narcos o expropiarles? Espero respuestas.

Por otra parte un Estado que no tiene fondos para necesidades básicas (agua- rutas- seguridad - educación) ¿tiene que distraer fondos para que los interesados se diviertan?

Todo esto parece un delirio pero es la consecuencia lógica de querer legalizar el consumo. Legalizar el consumo es legalizar la compra pero también la venta. Y ahí empiezan los problemas.

La única solución al tema de las drogas no es legalizarlas ni matar a todos los traficantes. Es disuadir a la gente para que no consuma, así como hacemos campañas ecológicas, para donar órganos o colectas con fines caritativos. Si no hay consumidores se acabó el narcotráfico.

Por otra parte cabe un argumento adicional. Dicen los que propulsan la legalización de la marihuana que se limitará "algo" el narcotráfico. Ahora bien, si legalizar "algo" reduce "algo" el narcotráfico ¿por qué no propugnan la legalización de "todas" las drogas para terminar con "todo" el narcotráfico? Es una simple deducción irrebatible que se basa en un pequeño delirio para llegar al delirio total.

Adolfo Rocha Campos