115464

14.06 

El Día del Padre, una fecha para celebrar el amor y la dedicación a los hijos

Los papás de hoy son todo terreno y, lejos de otras épocas, la mayoría se suma a llevar y traer hijos a la escuela, cumples, casas de amigos, organizan los deberes, cocinan y obviamente, cambian pañales. A esos papás, dedicados y amorosos, nuestro mejor regalo: el abrazo fuerte y el amor de hijos.

El primer festejo del Día del Padre en nuestro país se realizó un 24 de agosto de 1958. Ese día, pero en 1816, nacía Mercedes Tomasa de San Martín y Escalada, única hija del General Don José de San Martín, y por tal motivo el homenaje se extendió a todos los padres. Sin embargo, en la década del '60 (y por razones principalmente vinculadas al marketing) el festejo en nuestro país se alineó con la fecha estadounidense, que también se replica en la mayor parte de Latinoamérica y en varios países europeos y se pasó al tercer domingo de junio.

Más allá de la ubicación en el calendario, lo importante de esta celebración trasciende todo tipo de fronteras: se trata de homenajear el amor, la dedicación y compañía de los padres, agasajarlos con obsequios y planear distintas actividades para hacer de este domingo un día especial para ellos. En Argentina es un clásico que los hijos preparen el desayuno para llevárselo a la cama a papá quien (a veces haciéndose el dormido) aguarda la sorpresa.

Las escenas suelen ser de lo más graciosas: chicos y mamás en la cocina haciendo mucho ruido, mientras que un papá "dormido" se suma al desayuno sorpresa y agradece abrazos, besos y regalos.

Y si de regalos se trata, nada mejor que aprovechar el invierno par regalar algo cálido. Minotauro puede convertirse en una excelente opción.

"Acá el día del padre está súper preparado. Y hay opciones para todos los bolsillos porque es una temporada fantástica, con ropa de abrigo a precio muy accesibles y con mucha variedad y sobre todo muchas prendas: sweaters, camperas, buzos de varios colores, de diferentes diseños, camperas de todos los estilos. Además tenemos todas las promociones de diferentes bancos, mas las cuotas sin interés".

La gente por otro lado "ya empezó a consumir y ya desde la semana pasada estamos trabajando a pleno. Y ayuda mucho el tema de que los precios están fríos, paralizados. Yo compré toda la colección anticipada y entonces los últimos aumentos no se sintieron".

A Minotauro concurren a comprar esposas, hijos, suegras. "De todas las edades. Trabajamos mucho para el día del padre, pero también para quien se compra para ellos, de todas las edades y género. Desde los 15 o 16 años a la edad adulta, todos preguntan porque tenemos también ya sea para un papá canchero, para los más clásicos, para gente grande. El otro día vino uno señor que buscaba algo moderno pero clásico a la vez, para el cumpleaños de 15 de su nieta y se fue muy bien vestido y contento". En este lugar los arreglos de los pantalones (dobladillos por ejemplo) corren por cuenta del local y la gente se va con la prenda lista.

En el lugar hay posibilidades de elegir entre camperas, sweaters, buzos, pantalones de corderoy, de gabardina, de vestir. "La gente entra y viene por una prenda y se llevan tres. Los elogios son por los precios y la calidad", a lo que se suma la excelente atención.

A esto se suman valijas de muy buena calidad, reforzadas. Y también la chance de elegir morrales, bufandas, gorros de lana, sacos de lana o paño. Y hasta pijamas o algunos zapatos.

Más posibilidades

El origen del Día del Padre se remonta a comienzos del siglo XX, cuando Sonora Smart Dodd, hija de un veterano de la guerra civil estadounidense, quiso homenajear a su padre por haber criado él solo a sus seis hijos con total amor y dedicación, luego de que su esposa falleciera en el transcurso del sexto parto.

En 1909, tras escuchar un sermón del Día de la Madre (que por entonces ya se celebraba), Sonora propuso instalar esta festividad el día del cumpleaños de su padre, 5 de junio. La fecha no prosperó, pero sí la intención de celebrar a todos los padres: en 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea de hacer este día nacional, y en 1966 el presidente Lyndon Johnson finalmente declaró el tercer domingo de junio como el Día del Padre en los Estados Unidos. En nuestro país tomamos ese ejemplo y lo "copiamos".

Y hacemos agasajos a nuestros padres, esposos, hijos-padres o papás conocidos. Lo importante es pensar en sus gustos e intereses.

En La Tranquera también es posible encontrar cosas acordes a la época del año y a los gustos de papá. Mario Schwab mencionó que en su espacio se pueden encontrar bombachas de corderoy, pantalones de corderoy, camisetas térmicas manga larga y corta, medias térmicas, camisa de viyela, buzos de algodón, buzos y camperas de polar. "Todo bien abrigadito, ideal para este frio que se vino muy fuerte", aseguró.

Al mismo tiempo, analizó que "esta semana ya está la gente más enfocada al día del padre, vienen clientes de siempre, los que conocen el producto y el negocio. Son talles especiales, tenemos mucho, de buen gusto y calidad", agregó. El horario de atención es de lunes a viernes de 7,30 a 12 y de 15 a 20,30, mientras que este sábado abrirán sus puertas desde las 15.