115632

17.06 | Columnistas 

Desde junio de 2016 hasta ahora hubo 3300 denuncias por violencia intrafamiliar

Entre 2011 y 2018 hubo un 132 por ciento de aumento en las denuncias por violencia intrafamiliar. Según datos oficiales del Juzgado de Familia de Olavarría desde el 14 de junio de 2017 al viernes pasado hubo 1796 denuncias. Por Claudia Rafael

Claudia Rafael
[email protected]

De junio de 2016 al mismo mes del año siguiente, el juzgado de Familia recibió 1505 denuncias por violencia intrafamiliar. En el período siguiente -que abarcó hasta el viernes último- el total ascendió a 1796. Así lo confirmó el juez Daniel Morbiducci a esta periodista y agregó que en el primero de esos dos períodos el juzgado tomó 132 medidas de abrigo para niñas y niños víctimas de diferentes tipos de violencia que fueron separados de su familia y, entre junio de 2017 y el viernes último el número subió a 142.

El incremento en las causas por violencia al interior de una familia, institución primaria del modelo de producción capitalista, fue del 19,33 por ciento entre un año y otro y, del 31,25 % en las medidas de abrigo. En este último caso pueden ser temporales o definitivas. Es decir, los chicos pueden estar derivados un tiempo mientras se trabaja con el entorno para su regreso o bien terminar en un corte definitivo con ese núcleo familiar. Que puede implicar una vida institucionalizada hasta la mayoría de edad o bien, la decisión de darlos en adopción.

Para entender la gravedad que asiste a la toma de este tipo de medidas, hay que salirse de los números. Hay que mirar la realidad con nombres, con rostros, con dolores concretos y efectos de tragedia evitable. Y entender que una decisión como la asumida por el suspendido juez de Familia Claudio García en relación a Verónica Montenegro y sus niños Jazmín y Ezequiel derivaron en un triple homicidio que nunca hubiera ocurrido si el magistrado, con todos los informes en contra, no hubiera intentado jugar al viejo y macabro juego del paraíso familiar falsamente feliz. Para quienes no hagan culto de la memoria, los tres fueron asesinados por el padre de los niños el 6 de abril de este año.

La nota completa en la edición impresa de Diario EL POPULAR