116084

24.06 | Información General 119º Aniversario El Popular

Instrumental Huella Pampa: cuatro décadas como embajadores de Olavarría

Los hermanos Néstor y Daniel Godoy, junto con el recordado Fernando Valverde y José Luis Belsito, iniciaron hace 44 años una historia que hoy está más viva que nunca. El folclore es la esencia de "los Huella", aunque luego fueron incorporando otros estilos como el tango, pero siempre respetando sus orígenes. Ocho discos -dos de Oro- y cinco giras, más la recorrida por la Argentina, hablando de un grupo bien nuestro que se ha transformado en embajadores de Olavarría.

Huella Pampa, años de historia, de música excelente, de continuidad, de viajes, con ocho discos grabados, cientos de recitales, giras por Estados Unidos y por Europa, y el reconocimiento permanente de su gente, de su Olavarría, pero también en distintos rincones del país. Aquel grupo de música folclórica que iniciaron en 1974 los hermanos Néstor y Daniel Godoy, junto con Fernando Valverde y José Luis Belsito, marcó un hito y fue haciendo un legado que se fue pasando a quienes integraron "los Huella", aunque sobre el final se sumaron nuevos nombres pero la mística permaneció y permanecerá intacta. Hoy integran Instrumental Huella Pampa: Esteban Delapenna, José Luis Belsito, Marcelo Merlos, Gonzalo Belsito, Jorge Amadeo (que reemplazó a su madre, Nacho Amadeo, quien falleció en 2016), Marcos Herrera, Santiago Sopelana, Raúl Minnig y Hernán Calascibetta, llevando su música adonde sea, llevando esa excelencia, calidez y forma de transmitir lo que hacen sobre cada escenario, originando que el público los admire siempre. Son Huella Pampa, nuestros embajadores en la Argentina y en el exterior. Y son bien nuestros.

Después de aquellos cuatro músicos que comenzaron con la historia de "los Huella", al próximo año (1975) fueron al Fesetival Nacional de Cosquín y se ganó el Pre-Cosquín, "cuando había que ir a Córdoa, no como ahora que hay sedes por todos lados. Fueron y ganaron el PreCosquín y recibieron la invitación para el ´76, pero ya no estaba Fernando porque había fallecido y se había sumado José Luis Andrich, que era un músico de Azul, quien estudiaba ingeniería en Olavarría y estuvo hasta 1980, porque se volvió a su ciudad, y allí los "Gordos" me llamaron para sumar. Fue a buscarme Néstor a casa. Yo había dejado de estudiar guitarra en el Conservatorio, tenía 17 años, y mi vieja habló con ellos para darme guitarra. Yo nunca había escuchado nada de Huella Pampa y un día fue a buscarme; me llevaron y quedé para siempre. Fue a fines de abril del ´80, cuando se inundó Olavarría. En el 81 grabamos el primer disco de vinilo, en ATC, se llamaba Folclore en Concierto 1, pero fue editado por el estudio Sonotron, de Benito Juárez. Y luego el Folclore en Concierto Volumen 2, también de vinilo, en Buenos Aires, en el 85" recordó Esteban Delapenna.

"En aquella época fuimos a Uruguay. A Durazno, a 200 kilómetros de Montevideo, y luego a Minas, que está a 50 kilómetros de Punta del Este; era un festival como el de doma de acá, con un gran show musical. Eramos cuatro los que viajábamos por ese entonces: los hermanos Godoy, José Luis y yo" siguió diciendo Esteban. "Cuando en Estudiantes se hacía el festival que organizaba Daniel Vera, una vez vinieron Los Chalchaleros, y tocamos tres temas con ellas. Nos juntamos en la casa del padre de Néstor a ensayar. Fue inolvidable, algo espectacular. Anda un videocasete de ese momento, tocar con esos monstruos no se olvida más", agregó.

Huella Pampa grabó ocho discos. "Además de esos dos de vinilo, luego vinieron otro en forma independiente, era un CD que produjeron Bergessio y Ruiz, en Buenos Aires, en el 95, y eso nos abrió las puertas en el 98 para llegar a DBN gracias a un contacto de Alberto Matrella, que era Titán Amorena. Se firmó un contrato por seis discos, y grabamos cinco. El otro está pendiente y en algún momento se hará alguna producción. Grabamos: Folclore para no olvidar, Tiempo de folclore, Tierra mística, Leyenda -que fue Disco de Oro- y Con el alma, que también fue disco de oro" siguió diciendo Esteban, quien resaltó que "en la crisis de 2001, DBN tenía como cien grupos y se quedó con solamente 25 y tuvimos el orgullo de quedar entre ellos, con distribución de discos directamente de ellos. Fue bueno porque significaba que la compañía ganaba dinero con nosotros, porque vendieron nuestros discos, y adonde vamos se conoce nuestra música".

Respecto de las giras, "la primera fue en 1998. Nació mi hijo y al día siguiente nos fuimos a Estados Unidos. Hicimos cuatro conciertos y también la Misa Criolla en la catedral de Orlando, llena de gente, también inolvidable. Fueron shows para estudiantes de música en universidades, que tenían teatros impresionantes. Había estudiantes norteamericanos, alemanes, japoneses, de todos lados. Después volvimos a ir en 2006, por Italia, en Cagliari, al sur de la isla de Cerdeña, fueron 26 días de gira con festivales de intercambio cultural, con ballet incluido, y de ahí nos trasladamos a Friburgo, Alemania. En 2010 hicimos tres festivales en Italia, en 2014 viajamos Colombia, en 2016 volvimos a Europa (Austria, Alemania -nuevamente en Friburgo-, Italia -donde ganamos un premio en el que votaba el público, y la copa se la dimos al intendente Galli; y en 2017 estuvimos en México" terminó contando Esteban Delapenna, quien contó que "se fueron Eduardo Lalanne y Jesús Veneciano, por temas personales aunque estamos en excelentes relaciones como siempre, por lo que estamos haciendo dos músicos para adaptarlos a lo nuestro, como Sopelana y Calascibetta, ya que Minning ya había estado antes con nosotros, y ya hay proyectos para seguir concretando".