116091

24.06 | Información General 119º Aniversario El Popular

El Servicio de Procuración de Organos y Tejidos: un equipo que trabaja para seguir dando vida

Trabajan desde hace dos años y en los últimos 12 meses se han realizado unos 8 procesos, 7 de los cuales fueron donantes reales. En 2017 Olavarría se ubicó dentro de los primeros 10 hospitales en procurar órganos y se apuesta a seguir creciendo.

El objetivo es claro: poder salvar otras vidas, más allá de la muerte. Y en ese trabajo intervienen los médicos terapistas de cuidados intensivos, psicólogas, instrumentadoras, cirujano, enfermeras, neurólogos y neurocirujanos. Colabora el servicio de laboratorio, por las pruebas necesarias mientras dura el operativo, ambulancias, trabajadores de la salas, de quirófano y de la Región Sanitaria. El equipo es amplio debido a la importancia, seriedad, compromiso y tiempo que dura un operativo de donación y trasplante de órganos.

En nuestra ciudad, el Servicio de Procuración de Organos y Tejidos trabaja desde hace dos años bajo la dirección del Dr. Diego Bassano, quien explicó que "los primeros meses hicimos diagnóstico, capacitaciones internas y de ahí fueron surgiendo los perfiles y personas que quisieron integrar y el equipo y las diferentes especialidades. Y en el transcurso de ese primer año se fue formando gente hasta que en abril del año pasado hicimos un curso de nivel internacional que vino a dar a Buenos Aires un equipo de españoles, que son los que desarrollaron en España el "Hospital Donante". En mayo empezamos a tener los primeros procesos de donación".

Tal es así que en 2017 el hospital local se ubicó dentro de los diez primeros hospitales en procurar órganos, entre 300 en total. "Olavarría se plantea como Municipio Donante, actuamos en clínicas privadas, porque la idea es que la ciudad sea donante mas allá del hospital y ojalá podamos extenderlo en el resto de la región sanitaria. Ni hablar de la Secretaria de Salud que nos ha apoyado en esta iniciativa", destaca el médico cirujano.

El equipo de procuración se ocupa puntualmente de la detección, mantenimiento del donante, certificación de muerte neurológica y una vez que se asignan los órganos según la lista de espera a nivel provincial o nacional, ahí viene la ablación y traslado de órganos. La ablación es el acto quirúrgico, pero el operativo completo dura unas 30 horas.

"Si los órganos a extirpar son hígado, pulmón, corazón, páncreas e intestino, son ablacionados por gente del mismo equipo que después los implanta. No por el mismo médico, sino por los integrantes del mismo equipo. Un corazón por ejemplo tiene como máximo 4 horas para ser implantado, entonces el equipo mira el corazón, hace un chequeo de ese órgano para confirmar que es óptimo para su receptor y está en permanente contacto con el equipo médico que realizará el trasplante en otra ciudad, adonde ya se va preparando al paciente para ser trasplantado".

Desde que comenzó a funcionar, en Olavarría se hicieron 7 donantes reales.

¿Cómo toma la familia este doloroso proceso? El Dr. Diego Bassano contó que "nuestro principal objetivo en el proceso de procuración, más allá de la donación en sí, es establecer una relación de ayuda con la familia que acaba de perder un ser querido. Es muy importante la comunicación, porque se entiende que en nuestro contexto legal -aunque todos seamos donantes con la ley de donante presunto- todavía se aplica esto de que la familia tenga intervención en la decisión. Más allá de la ley, nosotros nos preparamos para acompañar a la familia en el duelo. Al establecer esa empatía, la familia empieza a tener otra visión de la realidad que vive, que puede encarar el duelo de otra manera, siendo muy claros en el diagnostico. Les explicamos que una persona fallecida bajo criterios neurológicos es la muerte misma, aunque tenga movimientos respiratorios o latido cardíaco y cuesta asumir que falleció. Ahí esta la capacidad en comunicar. Sin asumir que los familiares hayan entendido el diagnostico, no se puede hablar de donación. Eso es lo primero. Y para nosotros la estadística nos muestra algo casi inédito: tenemos casi un 100% de afirmativa familiar en este proceso".

Lo importante es explicar el proceso a la familia, paso a paso. "Casi todos los operativos me esperan en puerta de quirófano, explicamos lo que se pudo hacer desde el punto de vista quirúrgico, cuántas posibilidades de vida dan al haber tomado esta decisión y la verdad que les produce una gratificación, es como un bálsamo. Lo viven con mucha paz y ellos terminan agradeciendo al equipo. nosotros siempre agradecemos a ellos y ellos nos terminan agradeciendo a nosotros, cuando perdieron un ser querido".