116743

04.07 | Policiales 

Ingresaron a una cerealera, redujeron a los empleados y robaron dinero

El hecho ocurrió alrededor de las 9.30 de este miércoles. Los desconocidos escaparon en moto. Armados fuertemente y con sus caras cubiertas obligaron a arrojarse al piso a las víctimas.

Este miércoles alrededor de las 9.30, dos personas armadas y con sus rostros cubiertos ingresaron a la Cerealera Zubillaga ubicada en ruta 226 km 302 cuando en el interior se encontraban cuatro empleados.

De acuerdo a lo relatado desde la firma, los amenazaron y se llevaron dinero en efectivo. La producción de Canal Local se comunicó, pero debido a la angustiante situación prefirieron no hablar públicamente.

Por su parte, El Popular Medios pudo dialogar con uno de los damnificados quien se presentaba estado de shock debido al momento vivido y el lógico temor causado por el hecho.

De acuerdo al relato de lo sucedido, ingresó uno de los delincuentes, mientras otro oficiaba de campana. El primero de ellos obligó a tirarse al piso a los cuatro trabajadores a quienes les sustrajo el dinero en efectivo de sus respectivas billeteras, el teléfono celular de uno de ellos y las alianzas matrimoniales. Según una de las víctimas, el ladrón les apuntó constantemente con lo que parecía un revólver calibre 38. 

En ese momento, llegó un proveedor al lugar quien fue obligado a ingresar a la cerealera, encañonado con una escopeta recortada por el delincuente que estaba en el exterior. De esta manera, el hombre que desgraciadamente llegó en ese momento, fue la quinta persona reducida y obligada a tirarse al piso.

Consideraron que son "pocas las descripciones" que pueden aportar los testigos dado que ambas personas permanecieron tapadas.

La preocupación fue in crescendo dado que uno de ellos gesticulaba mucho con el arma y se temía lo peor, es decir que se "escape" algún disparo.

De acuerdo a lo que pudo averiguar El Popular, los delincuentes finalmente escaparon en moto y uno de ellos perdió en un camino vecinal, su casco, que por estas horas es custodiado por un móvil policial y que se transformará en evidencia para la instrucción del caso.