116782

04.07 | Carta de Lectores Carta de lectores

Declaración de la Independencia y la grieta (Parte I)

Sr. Director:

Este artículo está basado en Felipe Pigna, Los mitos de la historia argentina, Buenos Aires, Planeta, 2016.

Para 1816 la situación de los patriotas no podía ser peor. Por entonces, se vivía en Europa una ola de restauración monárquica, que rubricó en el Congreso de Viena el restablecimiento de los principios absolutistas del Antiguo Régimen. Tras la batalla de Waterloo, retornaron a Francia los reyes absolutistas, que trataron de anular las reformas sociales y económicas concretadas por la revolución de 1789. Uno a uno fueron retomando sus tronos los reyes europeos de esta época a la que se llamó de la "Restauración". Era una vuelta al pasado, al privilegio de unos pocos y al sufrimiento de muchos. Entre los reyes que volvían a sus tronos, Fernando VII aparecía como uno de los más reaccionarios. Volvía decidido a recuperar las colonias americanas a toda costa.

En América Latina, las cosas iban de mal en peor. Los realistas habían recuperado el poder en toda ella, y amenazaban seriamente con invadir las últimas provincias rebeldes, las del Río de la Plata.

Cuando se produjo la convocatoria al Congreso de Tucumán, José Artigas convocó a su vez a un Congreso de los Pueblos Libres, para discutir democráticamente con su gente los mandatos que llevarían los diputados a Tucumán. Dicha Asamblea se reunió en Concepción del Uruguay (Entre Ríos) el 29 de junio de 1815. Allí estaban los delegados de la Banda Oriental, Corrientes, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Misiones. Sus primeros actos fueron jurar la independencia, izar la bandera tricolor -celeste y blanca con una franja roja en diagonal- y enviar una delegación a Buenos Aires para concretar la unidad.

Mientras en Buenos Aires se sancionaba el Reglamento de Tránsito de Individuos, que decía: "Todo individuo que no tenga propiedad legítima será reputado en la calidad de sirviente y será obligatorio que se muña de una papeleta de su patrón visada por el juez. Los que no tengan estas papeletas serán reputados como vagos y detenidos o incorporados a la milicia", Artigas proclamaba su Reglamento Oriental para el Fomento de la Campaña, que establecía la expropiación de tierras de "emigrados, malos europeos y peores americanos" y su reparto entre los desposeídos del país para "fomentar con brazos útiles la población de la campaña".

José Gervasio Artigas representó los intereses del interior y fue el primero en adherir abiertamente a las ideas federales en el Río de la Plata. Unió a las ideas de cambio político planteadas por la Revolución de Mayo la voluntad de llevar adelante cambios económicos y sociales, y lograr una distribución más justa del poder y la riqueza.

Cuando las dilaciones se hicieron injustificables y ante el peligro de que los delegados de Artigas se enteraran de la inminente invasión a Santa Fe y revelaran a su jefe la noticia, el director Álvarez Thomas decidió secuestrarlos, como lo admitirá en una carta a Artigas comunicándole la invasión: "He enviado fuerzas a Santa Fe con las instrucciones que manifiestan las proclamas que incluyo. Los diputados de V. E. han padecido alguna detención en su despacho porque, hallándose informados de la indicada medida, temí precipitasen a V. E. para oponerse a que se realizase, con el sosiego que conviene a todos". A todos, menos a los santafesinos, convendría aclarar.

Néstor Mineo
DNI 5.498.259