118351

30.07 

Tapate las orejas, llegó la otitis

La otitis es una dolorosa inflamación del oído frecuente en perros y gatos. Detectar sus síntomas y comenzar un tratamiento cuanto antes es clave para evitar que se agrave y se haga crónica, o pueda llegar a causar sordera.

La otitis es la inflación del conducto auditivo, "pueden ser externas, medias o internas, depende si está o no afectada la membrana timpánica. La más habitual es la externa, se da tanto en perros como en gatos pero es mucho más común en los caninos" indicó la veterinaria Patricia Karabin.

La otitis externa se caracteriza porque el perro siente mucho dolor, le pica, se queja, se puede volver hasta agresivo cuando le tocas la zona de la cabeza o se lastiman cerca del oído porque no llegan a rascarse, dijo la veterinaria.

"Porque uno tiene la idea que el perro se rasca sólo con la pata y en realidad se pueden refregar contra el piso, contra las paredes y esos son todos signos de molestia y de picazón. Otro síntoma es el olor desagradable que emana de sus oídos, aumento del cebo de esa zona; que en cierta medida es de protección pero cuando es en exceso, está mal. O le supura el oído" cerró Karabin.

Un oído sano no tiene olor ni mucha secreción

Hay distintas causas por las cuáles sufren otitis los perros, explicó Nuñez. "Se dividen en las causas predisponentes, las causas en sí o los perpetuantes, que depende de cómo se llevó adelante un tratamiento indicado y si se hizo o no a tiempo".

Las causas predisponentes por lo general tienen que ver mucho con la forma de la oreja. Es decir "una de las cosas que hacen que crezcan los hongos y las bacterias, es la humedad y el calor, y se ve mucho en las razas que tienen las orejas caídas" sintetizó el veterinario. La típica raza es el Cocker o el Beagle también. Estos perros, junto a los Labradores y los Golden, por ejemplo; son los que más predisposición tienen a sufrir esta enfermedad.

  • ¿Qué tratamientos debemos seguir?

Son largos, por lo general se considera que no deben durar no menos de 3 o 4 semanas. Al estar usando un antibiótico o un antimicótico, o algo para lo ácaros; tenés que hacerlo largo. Y no es complicado, pero muchas veces "lo que nos pasa en la clínica, es que nosotros recetamos las gotas, hay mejoría y dejan de colocárselas porque en realidad es muy engorroso ponérselas" contó Nuñez.

Todos los miércoles por Canal Local en Noticias, primera edición a las 13. Comunicate con nosotros al 2284-652620 y enviá la foto con tu mascota

->Seguinos en Twitter @aperrosolava  y en Facebook como @Amoresperrosolavarria <-