118689

06.08 | Policiales 

Permanece internado el remisero que fue violentamente golpeado por dos hombres

De acuerdo al último parte médico, el hombre continúa en el centro de salud a la espera de su evolución. Sufrió varias fracturas en su rostro cuando fue abordado por desconocidos.

Otro asalto y otro remisero como víctima. Esta vez fue en el barrio Amparo Castro, donde se inició y concluyó de la peor forma el recorrido. Los delincuentes lograron escapar con dinero en efectivo y el teléfono celular, pero en el saldo también deben mencionarse las lesiones en el cuerpo del remisero, que debió ser trasladado al Hospital Municipal "Doctor Héctor Cura".

El último parte médico del lunes por la mañana emitido desde el centro de salud indica que continúa en el mismo donde se espera su evolución. La víctima, por su parte, sufrió una fractura de órbita ocular y maxilar derecho, además de otra fractura en el dedo de su mano derecha.

El primer día, fue observado por distintos especialistas entre oftalmólogos, otorrinolaringólogo y personal de guardia médica. Inclusive fue necesaria la realización de diversos estudios, entre ellos una tomografía para determinar las heridas sufridas.

El caso

Si bien no trascendieron mayores precisiones, tal cual fue la directiva emitida desde la fiscalía, se logró conocer que todo ocurrió al cierre de la noche del sábado, cuando en la agencia de remis Doblete, ubicada sobre avenida Del Valle al 3400, se requirió un móvil para que se acerque al barrio Amparo Castro, conocido también como Fonavi y ubicado a escasas cuadras.

El vehículo fue abordado por dos personas, optando una de ellas sentarse en el asiento del acompañante. Hasta ese entonces todo parecía ser un viaje más, con la particularidad de tener ese punto de la ciudad no sólo como punto de inicio del viaje, sino que también se retornaría allí una vez concluido el recorrido.

Así fue varios minutos más tarde. A partir de ese momento todo cambiaría radicalmente, demostrando los delincuentes sus reales intenciones y dando inicio a todo tipo de agresiones contra el remisero. Los golpes fueron realizados tanto por el asaltante que tenia a su par como el que se había ubicado en el asiento trasero. Si bien no habrían sido utilizadas armas de fuego, se presume que uno de los delincuentes habría utilizado alguna especie de cubre puño o manopla de acero.